EL FUTURO ES LO DE MENOS Reuniones urgentes

Reuniones urgentes

Este periódico -y otros medios- publicamos el 24 de noviembre del año pasado que el plan estratégico de Endesa no preveía invertir en las térmicas de carbón nacional “por las condiciones de mercado”. Esto significa el cierre de la central de Andorra en 2020 si no se cambia el marco regulatorio. La información apareció en el papel el 24 de noviembre de 2016.

Ayer, el presidente de Aragón, Javier Lambán, soliticó   “formalmente” una reunión con el de España, Mariano Rajoy, para obtener "certezas" sobre el futuro de la central de Andorra, después de que la Junta General de la empresa Enel, propietaria de Endesa, insistiera en algo que no es nuevo, que sus planes son cerrar si el Gobierno central no da algún paso que favorezca sus intereses.

La reunión urgente hubiera tenido más sentido hacerla en noviembre, cuando Endesa desveló sus planes de futuro para los próximos años. No deja de ser sorprendente que ahora se activen todas las maquinarias políticas para intentar aclarar un asunto que se ve venir desde hace tiempo.

Y, a más a más, como dicen los catalanes, el tiempo de las reuniones ya terminó. Sería mucho más productivo que el Gobierno central dijera si piensa tocar el marco regulador para favorecer las inversiones de Endesa o no. Claridad y contundencia en este asunto ahorraría muchos digustos.

En esta historia de Endesa, el carbón nacional y los marcos regulatorios todo el mundo tiene sus intereses -lícitos, por supuesto-, pero quien acaba pagando el pato es un pueblo y unos trabajadores cuyo futuro es más negro que el carbón del que han vivido durante décadas y que se están quedando sin tiempo.

Llevamos meses mareando perdices, haciendo proyecciones de futuro basadas en previsiones, viendo como se tensan las cuerdas por intereses económicos, aprobando mociones en parlamentos que no van a ningún lado y echamos de menos que se sea claro para no vender motos estropeadas.

En esta provincia no salimos de una y nos metemos en otra. Y luego insinúan que los de Teruel lloramos demasiado. 

Epifanía cultural
Voy a ser un prohombre
Revisión en diagonal
No llegó el milenarismo