EL PUYAZO Teruel es una feria rentable

Teruel es una feria rentable

Hay una matraca impenitente con la que se nos taladra el cerebro desde hace años referida a lo deficitaria que resulta la organización de la feria de Teruel. La cosa tiene su guasa porque a día de hoy la mentira ha calado en la opinión pública y muchos empresarios hacen ascos a este coso pensando que de presentarse al concurso uno va a cavar su ruina y su tumba financiera. De entrada una cosa hay que decir. Si el que está lleva siete años dando el serial cual conejito de Duracel es que el conejito tiene dinero para pilas. Punto. Y que no me cuenten milongas sentimentales por las que ofrecerse como Salvador de una plaza y una feria en ruina, y mucho menos me vendan la burra de que en aras de un Teruel floreciente uno va y se ofrece en santo sacrificio y en martirio lacerante y desgarrador. ¡Por mi Teruel pierdo hasta la camisa! Y un jamón, que diría El Guerra. También es cierto que forma parte del juego empresarial amagar con irse y echar mierda en el propio tejado para ahuyentar con su supuesto hedor a quien quiera asomar la vista por la plaza. Para que se vaya. Para que no se presente a concurso. Pues vale. Se puede entender pero una cosa es cierta: El conejito de Duracel sigue… y sigue…. y sigue… y si no es en primera instancia será en segunda pero terminará volviendo al “martirio” de este coso. Como que hay cielo y estrellas estampadas en él. Por cierto… creo que Cayetano y una corridita a modo podrían estar en uno de esos supuestos carteles que ya prepara. En el campo te lo cuentan todo.

Pero a lo que vamos... Uno quiere competencia, muchas ofertas y muchos empresarios que tengan ganas de hacer negocio y formar parte de la historia taurina de esta ciudad. Porque de la competencia saldrá la mejor oferta para la plaza. También es cierto que el pliego lo pone difícil pero de las trampillas que esconde ya hablaremos en otro momento. Lo único cierto es que Teruel es una feria rentable. Lo escribo otra vez para que cale: Teruel es una feria muy rentable. Lo fue de forma alucinante cuando dirigían sus destinos José Félix González y Juanjo Marqués, y lo es ahora por una razón que muchos empresarios desdeñan o desconocen: Los festejos populares. La cosa roza los más de cincuenta mil euros de beneficio. Así. Sin despeinarse. Y sumen a ello la tele como ha sido el caso de esta pasada temporada. Descontados los derechos de imagen de toreros y ganaderos, otros cincuenta mil euros para la cuenta del organizador. Claro que es cierto que los festejos formales no dan beneficio. Es verdad. Las corridas de toros y rejones salen a lo comido por lo servido. O escrito de otra forma: Las que entran por las que salen que diría Mota, José. Si algo recuerdo de los dos festejos que en una ocasión organicé es que hubo que hacer encaje de bolillos con carnes, bares, publicidad y almohadillas para cuadrar las cuentas. Y cuadraron. Y aún quedó un buen beneficio para los chavales de ATADI. Por eso al empresario que le preguntes te dirá que la cuenta no le sale. Nunca le sale si la cosa va bien. Si no va bien se marcha y punto. Amigo, los festejos populares… Échese la cuenta y adelante con Teruel.  Se necesitan ideas nuevas y elevar el nivel.


F.J.B.
Recta final y sangre
Zaragoza crece
Ponce-Tomás, culpables ambos
Autocrítica
7.000 euros