LA VENTOLERA Pensar en positivo

Pensar en positivo

Hace unos días pasó algo bueno en Teruel. Se ha instalado un Desfibrilador Operacional Conectado en la esquina entre la plaza San Juan y la calle Ramón y Cajal. Me parece una gran idea que se haya puesto en marcha esta iniciativa por parte de CEOE - Cepyme Teruel con la colaboración de doce de sus empresas asociadas y del Ayuntamiento, ya que considero que a partir de ahora estamos un poco más seguros en caso de emergencia cardiorrespiratoria.

No han faltado voces en las redes sociales que han recelado de esta decisión, no por las dudas de los beneficios que pueda aportar a nuestra ciudad este aparato, sino por la falta de desconfianza en que el mismo perdure intacto después de algún fin de semana de desenfreno etílico -por llamarlo de forma amable- de ciertos congéneres más jóvenes y menos respetuosos con el entorno urbano. 

Sin embargo, a mí me gustaría dar un voto de confianza a esa parte de la sociedad turolense (y a veces también foránea) que tiene por costumbre hacer “de su capa un sayo” y que se dedica a romper o estropear lo que no es suyo. Quiero pensar que cundirá de modo ejemplarizante nuestro tradicional respeto por los temas sanitarios. 

Recordemos que en esas fechas tan señaladas para todos, como son las fiestas de La Vaquilla del Ángel, todo es caos hasta que aparece una ambulancia para atender a algún enfermo o herido.

No termino de comprender esa mentalidad pesimista y agorera que nos lleva a pensar que hechos que han sido un éxito en otras poblaciones, van a salir mal en Teruel. Ya que los de fuera nos tienen un tanto abandonados, alentemos con entusiasmo las buenas ideas de los de dentro.

Prefiero, personalmente, pensar en positivo. ¿Se ha acometido una actuación que es beneficiosa para todos? Nos toca, pues, dar las gracias, esperar acontecimientos y cruzar los dedos. Y si no da el resultado esperado, que nadie pueda decir que no se ha intentado.