El espejo de tinta El Espejo de Tinta, los relatos del verano de DIARIO DE TERUEL. Listen to me and listen to me good (II), de Diego J. Colás

El Espejo de Tinta, los relatos del verano de DIARIO DE TERUEL. Listen to me and listen to me good (II), de Diego J. Colás

En las localidades monegrina de Candasnos y pirenaica de Ansó, los etnólogos han recogido la costumbre de sacar a bautizar al bebé recién nacido por una ventana cuando entre los niños de la casa, se habían producido varias muertes prematuras.  Se creía que, de este modo, se engañaba a la muerte y se mantenía a los niños con vida, tan importantes, tanto en las labores del campo como en las tareas domésticas.
Los escenarios en los que se desarrolla la narración son obra de la mente del autor, aunque emplazados en la actual provincia de Teruel podrían, muy bien, encontrar su reflejo real en las poblaciones del valle del Jiloca.  Sus personajes, también fruto de su imaginación, muestran cualidades y defectos propios del mundo rural previo a la mecanización.  Subyace en todo el texto el enfrentamiento entre la cultura tradicional, apegada a la experiencia, y la posmodernidad, vacua en demasiadas ocasiones, desapegada del hecho existencial.