ENTREVISTAS Vicente Lorente, historiador: “El Convento de los Servitas forma parte de la esencia de Las Cuevas de Cañart”

Vicente Lorente, historiador: “El Convento de los Servitas forma parte de la esencia de Las Cuevas de Cañart”

Vicente Lorente, en el Convento de los Servitas de Las Cuevas de Cañart
Vicente Lorente, en el Convento de los Servitas de Las Cuevas de Cañart

Vicente Lorente es licenciado en Historia y en Ciencias Eclesiásticas y experto en la congregación de los Siervos de María, que fue la que construyó y habitó el convento de los Servitas de Las Cuevas de Cañart. Ofreció el pasado sábado una conferencia en la localidad y explicó cómo era este espacio monacal un año antes de ser desamortizado en 1836.

- ¿Cuál es el origen de los Servitas en Cuevas de Cañart?

- En 1497 se funda el convento en Ladruñán, en la antigua ermita de San Miguel. Se trata del segundo convento de la orden en España, ya que el primero fue uno de monjas en Sagunto que se fundó en 1489 y  sigue vivo hoy.

- ¿Por qué recalan los Siervos de María en Cuevas de Cañart?

- El Ayuntamiento le pide a un fraile dominico, Juan Lido, que se haga cargo del convento y lo pase a la Orden de los Siervos de María. 

- ¿Entonces en Ladruñán ya había un convento?

- Había una ermita de pequeño tamaño y dedicada a San Miguel, que existe al menos desde 1448. Es Lido quien pide hacer un convento y lo cede a los Siervos. Él vive allí hasta 1504, cuando viaja hasta Barcelona y allí funda otro convento. Realmente en Ladruñán solo están 7 años.

- ¿El de Ladruñán era un convento de gran tamaño?

- Seguramente sería una iglesia pequeña, con dos o tres habitaciones, algo pequeño, pero no hay muchos datos.

- ¿Vuelven los frailes a ocupar esas primeras dependencias de Ladruñán?

- Sí, en 1617 piden los frailes el convento para la orden de los Servitas, y viven hasta 1727, cuando se trasladan junto al pueblo de Las Cuevas de Cañart.

- ¿Por qué se trasladan?

- En 1716 piden acercarse al pueblo porque en Ladruñán hay desprendimientos y el lugar es poco accesible. Al final ceden el antiguo convento de Ladruñán al concejo de Cuevas de Cañart, es una permuta, lo cambian por un terreno cerca del pueblo, que es donde construyen el convento, pero hay una serie de condiciones, como que no dispongan de más tierras.  En 1727 se hace el traslado  y se quedan hasta 1835.

- ¿Había muchos frailes en Ladruñán?

- Sí, en torno al año 1667 vivieron 60 frailes en el antiguo convento, es inconcebible porque es una zona muy agreste. 

- ¿Son los años de mayor esplendor de la orden en Teruel?

- Sí, hubo unos 80 frailes aproximadamente, de hecho cuando el Ayuntamiento se queja del incumplimiento del acuerdo porque habían adquirido tierras se justifican diciendo que son 80, 6 criados y 14 caballerías, y que a las festividades que organizan acude mucha gente. 

- Es un número elevado, ¿no cree?

- No vivían los 80 fijos, habría unos diez o alguno más porque el resto iban a predicar y estaban fuera del convento, se movían. Cerca de allí no había ningún convento de frailes, lo más cercano eran los dominicos de Alcañiz, era la alternativa más cercana si se quería vivir la vida conventual. 

- ¿Qué dependencias había en Las Cuevas de Cañart?

- El refectorio, la biblioteca, el claustro, los dormitorios, las celdas… tenían una especie de farmacia, un sitio donde se les rasuraba… Era como un pequeño pueblo. 

- ¿A qué se dedicaban?

- Se dedicaban a pedir limosna y a la espiritualidad. Son frailes, no monjes, la espiritualidad es diferente entre ambos. 

- ¿Por qué se van?

- En 1835 llegan las medidas exclaustradoras del gobierno y todas las ordenes dejan de estar en conventos, salvo los Escolapios, que se hacían cargo de los colegios, y los Hospitalarios, que tenían hospitales. No se fueron porque quisieran, se les obligó. A partir de mediados del siglo XVIII hay unas medidas que dificultan la vida religiosa en ese momento. Los Servitas dejan ese convento y los otros 9 que tenían en España. Había 230 frailes en diez conventos y 20 de ellos se van a Italia, a los conventos de la orden, y el resto se van a las parroquias o vuelven a sus casas. Había una paga por parte del Estado pero era bastante ridícula, cada uno se busca la vida como puede, aunque casi todos permanecen dentro de la vida religiosa. Algunos se quedan por la zona, según se recoge en registros del arzobispado.

- ¿Los restos que quedan en Las Cuevas de quién son propiedad?

- Pasaron a formar parte del estado y luego lo adquirieron unos particulares a mediados del siglo XIX, ahora son propiedad del Ayuntamiento y hay una subvención para intentar conservar y restaurar algunas partes.

- Sería interesante, al menos, conservar lo que hay.

- Sí, porque además fue construido por frailes y por autóctonos, con piedras de la zona, son restos que forman parte de la esencia y de la historia. Los apellidos de los frailes y colaboradores, como los criados, que aparecen en la documentación, son apellidos que todavía están por allí. Como cualquier otro convento, fue un centro religioso pero también cultural, tiene un centro de gramática para la gente del pueblo y es un centro económico, los conventos movían dinero. 

- Sin embargo, el convento es un gran desconocido incluso para la gente de la zona. 

- La verdad es que sí. En Montán, un pueblo de Castellón, hay un convento de Servitas que se ha conservado porque lo adquirió gente que se hizo sus viviendas en su interior pero manteniendo la estructura, el patio interior y el claustro.

Vicente Lorente, en el Convento de los Servitas de Las Cuevas de Cañart
Vicente Lorente, en el Convento de los Servitas de Las Cuevas de Cañart
Vicente Lorente, en el Convento de los Servitas de Las Cuevas de Cañart
Vicente Lorente, en el Convento de los Servitas de Las Cuevas de Cañart
Vicente Lorente, en el Convento de los Servitas de Las Cuevas de Cañart