aragóndigital.es
Síguenos en...
Martes, 13 de noviembre de 2018
ENTREVISTAS

14/11/2017

El turolense Julio Arenere, presidente de la Audiencia de Zaragoza: "En 42 años de profesión, nadie me ha dicho cómo debo dictar una resolución"

adigital
imprimir
Julio Arenere nación en Mora  de Rubielos
Julio Arenere nación en Mora de Rubielos

Julio Arenere fue reelegido el pasado mes de septiembre como presidente de la Audiencia Provincial de Zaragoza. Un nombramiento que publica este jueves el Boletín Oficial del Estado (BOE). Seguirá al frente de este tribunal hasta agosto de 2018 cuando se jubile al cumplir 72 años. 

Natural de Mora de Rubielos (Teruel), admite que su trabajo le gusta y le satisface y se enorgullece al asegurar que en 42 años de profesión, "nadie" le ha dicho cómo debe dictar una resolución. No cierra la puerta a sustituir a Fernando García Vicente como Justicia de Aragón, pero, eso sí, tiene que existir un acuerdo político entre los partidos con representación en las Cortes de Aragón.

Julio Arenere ingresó en la carrera judicial en marzo de 1976 y ha ejercido como juez en los juzgados de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Osuna y de Caspe y en el número 2 de Tortosa. Ascendió a magistrado en 1981 y en enero de 1989 accedió a la Audiencia Provincial de Zaragoza.

PREGUNTA.- Lleva ya 10 años como presidente de la APZ y va a continuar hasta su jubilación, ¿cómo afronta esta nueva etapa?

RESPUESTA.- Con un continuismo de lo que hemos hecho hasta ahora. La Audiencia de Zaragoza funciona bien, hemos rebajado los plazos de respuesta y continuamos con la necesidad de que se incrementen al menos tres plazas: una en la Sección Sexta de lo Penal para equipararla al resto de secciones penales que tienen cuatro magistrados y otras en las secciones Segunda y Quinta que conocen de materia Civil. La Segunda está muy cargada porque lleva la especialización de Familia y la Quinta lleva materia Mercantil. Actualmente, con los asuntos sobre cláusulas suelo está muy recargada.

P.- La saturación del Juzgado de Primera Instancia especializado en cláusulas suelo, ¿se nota en la Audiencia de Zaragoza?

R.- Las sentencias que se dictan en Primera Instancia son susceptibles de recurso de apelación y vienen aquí. Cuanto más número de sentencias se generen en Primera Instancia, más posibilidades de recurso de apelación existen. No quiere eso decir que se recurran todas ellas, pero es algo que hay que tener previsto.

P.- En cualquier caso, las estadísticas ponen de relieve la agilidad de la Justicia en Aragón en comparación con la media nacional, ¿a qué cree que se debe?

R.- En primer lugar, en Aragón tenemos unos grandes profesionales de la Justicia. En segundo lugar, un porcentaje mayoritario de jueces son aragoneses, fijan su residencia aquí hasta que se jubilan y eso influye. Lo más importante es controlar tu juzgado porque así se vive más descansado que si el juzgado te controla a ti. La intención de la mayoría de los jueces es poner los juzgados al día y controlarlos debidamente.

P.- Próximamente, la Sección Primera juzgará a un hombre acusado de asesinar a su mujer en Zaragoza, ¿qué cree que falla para que siga habiendo un goteo constante de casos de violencia de género? 

R.- La violencia de género es una cuestión de educación. Hay que educar a la gente desde la infancia, transmitir que eso no se debe hacer y que debe existir un comportamiento igualitario entre ambos géneros, el masculino y el femenino.

P.- ¿Se puede hace más legalmente?

R.- No creo que haya mayores opciones. Es una cuestión educativa.

P.- Desde el punto de vista judicial, ¿qué opinión le merecen las decisiones adoptadas frente al desafío independentista catalán? 

R.- Sobre la actuación de los compañeros no suelo opinar. Lo único que puedo decir es que jueces y magistrados somos totalmente independientes y nadie nos guía en nuestras resoluciones. En 42 años de profesión, nadie me ha dicho cómo debo dictar una resolución. Es lo único que puedo decir porque para valorar la cuestión hay que ser el instructor o tener pleno conocimiento de las actuaciones.

P.- Existe en la sociedad la sensación generalizada de que no se castiga suficientemente a los cargos o figuras públicas procesadas por corrupción, ¿qué le parece?

R.- Los casos de corrupción se castigan con arreglo a las penas establecidas en el Código Penal, lo único que ocurre, a veces, es la dificultad para demostrar los hechos. Lo importante en estos casos es que se devuelva el dinero del que han dispuesto y luego imponer una sanción adecuada para que se vea que esto no se puede hacer sin castigo por parte de las leyes penales.

P.- Hablando de corrupción, ¿hay ya fecha para el juicio por el llamado caso Plaza?

R.- El ponente ha minutado ya la prueba que han propuesto las partes y en breve saldrá el auto en el que se admite y se rechaza prueba. Estamos además pendientes de la adscripción de una persona para que dé apoyo a esa causa. Una vez tengamos la prueba documental practicada, fijaremos la fecha porque organizar este juicio conlleva un lapso de tiempo importante. No podemos arriesgarnos a establecer la fecha sin tener la prueba documental practicada.

P.- ¿Será el año que viene?

R.- Sí, yo creo que sí.

P.- Cuando ingresó en la Academia Aragonesa de Jurisprudencia en el año 2013 sugirió en su discurso que la independencia judicial parecía estar más amenazada que nunca, ¿cómo ve ahora la situación? 

R.- No me refería a una independencia de los jueces a la hora de poner las sentencias sino a los cargos discrecionales, a cómo se realizan sus nombramientos. Parece ser que hay una preponderancia o una predisposición a rehacer nombramientos de personas que pertenecen a determinadas asociaciones judiciales y que están conectadas con determinados partidos políticos. En mi caso, yo no pertenezco a ninguna asociación.

P.- ¿Qué es lo que hace falta a la hora de efectuar estos nombramientos?

R.- A la hora de efectuar el nombramiento de los miembros de Consejo General del Poder Judicial hace falta quitar la prevalecía que tienen los partidos políticos para nombrarles y dar una mayor presencia a los jueces para poder elegir a aquellas personas que les van a representar y dirigir y crear mayor número de jueces. Tenemos una de las ratios más bajas de la Unión Europea en número de jueces por habitantes. Hay que crear más plantilla de jueces.

P.- Eso requiere presupuesto y, actualmente, no parece fácil.

R.- Exactamente, todo eso requiere dinero.

P.- Usted tiene a un compañero en la Sala, al magistrado Juan Alberto Belloch, ¿qué le parece la vuelta a la Justicia de aquellos que han ejercido algún cargo político?

R.- Anteriormente no era así. Se modificó la ley para favorecer a determinadas personas, para que pudieran volver a la carrera judicial. Anteriormente, solamente cuando eran servicios especiales mantenían el escalafón porque daba lo mismo que estuviera en servicios especiales o ejerciendo. Se entendía que el tiempo también podía considerarse como que estaba ejerciendo. Eso se extendió a los supuestos de excedencia voluntaria. Fue Aberto Ruiz Gallardón quien, al frente del Ministerio de Justicia, modificó la Ley Orgánica del Poder Judicial para permitir que a aquellos que estaban en excedencia voluntaria se les computara ese plazo como si estuvieran en servicios especiales. 

Personalmente, puedo decir que el compañero que tengo en la Sala en esta situación, a pesar de llevar muchos años fuera de la Judicatura, se ha puesto al día en breve plazo de tiempo y tiene la humildad de que pregunta todo aquello que desconoce.

P.- Durante 16 años ha sido coordinador territorial para Aragón de los Planes de Formación Continuada de Jueces y Magistrados, ¿cuáles son los principales ámbitos en los que han de formarse las nuevas generaciones?

R.- Las nuevas generaciones están muy bien formadas. Además de superar una oposición muy dura, pasan un periodo de dos años en la Escuela Judicial y están junto a un juez realizando unas prácticas efectivas. Los planes de formación han perseguido siempre poner al día a los jueces en aquellas modificaciones legislativas que se llevan a cabo y las nuevas generaciones están muy bien preparadas.

P.- Ahora que está a punto de jubilarse, si algún Grupo Parlamentario volviera a proponerle como Justicia de Aragón, ¿qué le diría?

R.- Me propusieron ese puesto en su momento. Me dijeron que había acuerdo entre los partidos políticos y dije que adelante, pero cuando rompieron el acuerdo les dije que no contaran conmigo. Prueba de ello es que tengo sin completar la instancia que me remitieron para que rellenara. Es un cargo en el que tiene que haber un acuerdo. Si no hay acuerdo mayoritario, no lo aceptaría.

P.- ¿Cómo valora el trabajo del actual Gobierno de Aragón en materia de Justicia y, especialmente, en la implantación de las nuevas tecnologías?

R.- El Gobierno de Aragón ha hecho importantes actuaciones, fundamentalmente los edificios de los órganos judiciales. Fue el anterior Gobierno, pero el actual consejero de Justicia también está en esa línea. 

En cuanto a la cuestión telemática, los jueces y magistrados no somos reacios a esa materia, sí somos reacios a que se hagan las cosas mal. No podemos permitir que los documentos se escaneen, envíen telemáticamente y el juez tenga que ir a buscar ese documento. Eso no contribuye en absoluto a agilizar la Justicia. Actualmente, hay una agilidad en la tramitación, pero en la resolución judicial, no. Nos cuesta más resolver sobre Internet que sobre papel. Por ejemplo, cuando llega un recurso de apelación hay veces que tengo que escuchar toda la declaración de un testigo para ver si ha dicho o no algo. Me refiero a que no tenemos algo tan sencillo como es indexar los documentos. 

P.- ¿A qué quiere dedicarse cuando deje la Presidencia de la Audiencia Provincial de Zaragoza

R.- Me lo tengo que plantear porque los hobbies que yo tenía eran de tipo deportivo y, por razón de la edad, uno se va retirando. Actualmente, me dedico casi casi exclusivamente a mi profesión, que me satisface y me gusta. Cuando me jubilé daré más tiempo a mis cinco nietos y a mi esposa. Viajaremos. Eso y leer, fundamentalmente.

Portada de Hoy

© 2018 Diario de Teruel. All rights reserved.

EDITA: PRENSA DE TERUEL, S.L. • DEPÓSITO LEGAL: TE-2-1961

Teruel: Avenida de Sagunto nº 27 C.P. 44002 Tlf.: 978 617 087 Fax: 978 600 682 • Alcañiz: Avenida de Aragón nº6 - 3ª Plta. C.P. 44600
Tlf.: 978 870 386 Fax: 978 832 515 Administración, publicidad y suscripciones: Tlf.: 978 617 087 Fax: 978 604 702 Emails: direccion@diariodeteruel.netredaccion@diariodeteruel.net alcaniz@diariodeteruel.netcomarcas@diariodeteruel.netdeportes@diariodeteruel.netdeportesalcaniz@diariodeteruel.netpublicidad@diariodeteruel.net suscripciones@diariodeteruel.netmaquetacion@diariodeteruel.netautoedicion@diariodeteruel.net