aragóndigital.es
Síguenos en...
Jueves, 26 de abril de 2018
COMARCAS

11/12/2017

Patrimonio termina la restauración del peirón más alto de Aragón en Huesa del Común

Declarado BIC, estaba en la lista roja de Hispania Nostra ante el peligro de derrumbe
Pedro Pérez
imprimir
Estado del peirón de San Miguel de Huesa del Común tras la restauración
Estado del peirón de San Miguel de Huesa del Común tras la restauración

Patrimonio del Gobierno de Aragón ha terminado la restauración del peirón más alto de Aragón, el de San Miguel en Huesa del Común. El peirón de San Miguel, con cerca de 7 metros de altura y declarado Bien de Interés Cultural, fue construido a principios del siglo XVIII y estaba en la Lista Roja de Hispania Nostra por peligro de derrumbe. En la restauración se han invertido 47.000 euros. 

El pasado 28 de noviembre la Dirección General de Cultura y Patrimonio del Gobierno de Aragón terminó la restauración del peirón más alto de Aragón, el de San Miguel, en Huesa del Común.

El alcalde de Huesa del Común, Jerónimo Gracia, mostró su satisfacción y la del municipio entero por la terminación de la restauración del peirón de San Miguel, “por ser un icono de la localidad”. 

El primer edil de Huesa del Común recordó las largas gestiones realizadas por conseguir la restauración del peirón que estaba en la Lista Roja de Hispania Nostra por peligro de derrumbe y que finalmente Patrimonio del Gobierno de Aragón ha atendido. “Para un Ayuntamiento como el nuestro de un pueblo pequeño 47.000 euros es mucho dinero además de que el peirón de San Miguel está declarado Bien de Interés Cultural”.

En la larga lucha por conseguir la rehabilitación del peirón más alto de Aragón, cerca de siete metros, Jerónimo Gracia recordó que en 2004 se mandaron cartas a Instituciones y a los medios de comunicación por los desperfectos que tenía el peirón, Esta iniciativa partió de la Asociación Cultural Castillo de Peñaflor. 

En 2006 se redactó un proyecto para acometer los desperfectos del peirón de San Miguel. En diciembre de 2015, Miguel Ayete Belenguer mandó una carta al Ayuntamiento para solicitar que se reparen los daños del peirón y que se traslade a las Instituciones su arreglo. 

En enero de 2016 se tienen reuniones con Patrimonio del Gobierno de Aragón y Comarca Cuencas Mineras y se realiza una memoria valorada sobre la reparación y conservación del peirón que es remitida al ayuntamiento de Huesa del Común en mayo de 2016. 

A primeros de abril del pasado año, la Asociación Hispania Nostra incorporó a su Lista Roja del Patrimonio (www.listarojapatrimonio.org) al peirón de San Miguel, en el municipio  de Huesa del Común, por su estado de ruina y total abandono y por el riesgo que corre de derrumbe inminente. “Se encuentra en una situación muy grave, con su base socavada y hundida. Presenta, además, una fuerte inclinación y sus ladrillos están erosionados, por lo que está apuntalado”. 

Desde mayo de 2016 se mantienen conversaciones con Patrimonio para comunicarles el estado del peirón con la urgencia de su reparación o su caída es inminente. En diciembre del pasado año se realizó el refuerzo de la estructura del peirón. 

Jerónimo Gracia expuso que a primeros de julio de este año se empezaron las obras de restauración del peirón de San Miguel por parte de la Dirección General de Cultura y Patrimonio del Gobierno de Aragón encargándose también de la contratación y gestión de los trabajos. 

El pasado 29 de septiembre, día de San Miguel, se hizo una presentación oficial de la restauración del peirón cuya última actuación terminó el pasado 28 de noviembre. Una restauración que se ha llevado también a la talla de San Miguel.

En los trabajos de restauración del peirón se actuó en su cimentación además de la retirada, cara a cara, de la estructura de ladrillo de la base, rehaciendo las zonas derruidas.

No obstante, el punto más delicado de la actuación consistió en colocar cuatro gatos hidráulicos que, ayudados de la estructura de acero situada en 2016, se utilizaron para nivelar el fuste del peirón y devolverle la verticalidad perdida hace años. Una vez aplomado el fuste, se reconstruyeron las caras de ladrillo, siguiendo los patrones previos de los ladrillos desmontados, y se macizó el interior con cal y canto, tal y como estaba originalmente. Además, para garantizar una mayor estabilidad, en el fuste se colocaron varillas de acero inoxidable cruzadas de cara a cara y se inyectó cal hidráulica especial para restauración, de manera que la estructura está completamente consolidada.

La intervención en el pairón de San Miguel continuó hacia la parte de la coronación, rehaciendo los faldones de la cubierta, completamente disgregados, y origen de toda la patología del peirón, dada la entrada de agua continua que acabó por afectar a la base del monumento. Se han restaurado  también las cornisillas y la hornacina que cobijaba la estatua de San Miguel, que se ha  vuelto a colocar una vez que sea restaurado.

Para el primer edil de Huesa del Común, además de agradecer la actuación llevada a cabo por Patrimonio del Ejecutivo autonómico, ahora lo que hace falta es que se divulgue el peirón para que sea visitado y recordó que su municipio cuenta con 7 peirones más ubicados en las entradas del pueblo. 

Los peirones tienen una doble funcionalidad: por un lado señalan el inicio o confluencia de caminos, siendo referencia fundamental para identificar lugares, y por otro lado tienen un carácter devocional, santificando el lugar que ocupan. 

El peirón de San Miguel de Huesa del Común es barroco y muy esbelto, siglo XVIII. Los lienzos de sus caras son de ladrillos cocidos de arcilla de la zona, colocados “a soga y tizón”, formando un prisma cuadrangular cuyo interior se rellenó con los materiales de desecho de la obra, piedras, grava-arena del río y yeso. Está construido sobre una base cuadrada de piedra de 4×4 metros, a la cual, formando escalera, se le superpuso otra de 2,70×2,70 y aún una tercera de 2×2 metros, sobre la cual simétricamente se alza el peirón, de base cuadrada, de 1,20 m. de lado y de una altura total de 6,90 metros, que estaría rematado con una pequeña cruz de forja. Una pequeña imagen del Santo de San Miguel ocupa el hueco de la hornacina. Su capitel está cubierta por tejas escamadas vidriadas en verde y azul.

Portada de Hoy

© 2018 Diario de Teruel. All rights reserved.