aragóndigital.es
Síguenos en...
Sábado, 20 de enero de 2018
BAJO ARAGÓN

10/1/2018

Igor El Ruso pudo haber estado en Híjar un mes antes del triple crimen de Andorra

En noviembre, alguien robó en un masico dos kilos de carne, una botella de coñac y un chaleco de caza
Maribel S. Timoneda
imprimir
Policía Judicial y el grupo ROCA, junto a la caseta de campo en la que fueron tiroteados los dos vecinos de Albalate del Arzobispo el 5 de diciembre
Policía Judicial y el grupo ROCA, junto a la caseta de campo en la que fueron tiroteados los dos vecinos de Albalate del Arzobispo el 5 de diciembre

Cómo llegó Norbert Feher, alias Igor El Ruso , a España, por dónde y cuándo. La respuesta a estas tres preguntas es lo que la Guardia Civil intenta determinar en la investigación abierta tras el triple crimen de Andorra, mientras continúa decretado el secreto del sumario. Para hacerlo podrían cobrar relevancia los robos ocurridos en otros municipios que mantienen muchas similitudes con los que supuestamente perpetró el asesino de los dos guardias civiles Victor Romero y Víctor Caballero y del ganadero José Luis Iranzo en Andorra y Albalate. Uno de ellos se produjo en noviembre en un masico de Híjar -localidad limítrofe con Albalate- , donde alguien robó comida, alcohol y un chaleco de caza.

Que el triple asesino podría haber estado en este masico entre el 12 y el 19 de noviembre es una hipótesis que a José Ángel Gan y a su mujer se les ocurrió cuando conocieron de las andanzas de Igor El Ruso  por Albalate y Andorra. Allí hirió a dos personas de gravedad, asesinó a otras tres y, entre tanto, fue entrando en distintos mases en busca de comida, bebida y utensilios de supervivencia. Eran el mismo tipo de cosas que alguien se había llevado una noche de su masico “a mitad de noviembre”, según relató el lunes la mujer de este aficionado a la caza.

La mujer no recuerda qué día con exactitud, pero calcula que “a los que 15 o 20 días se produjo el tiroteo de Albalate”. La familia se encontró “un lunes” la valla que rodea la parcela “cortada”, pero “no echamos en falta ninguna cosa de valor”, salvo los dos kilos de carne, además de “una botella de coñac y uno de los chalecos de caza de mi marido”, que éste guardaba dentro del mas. La puerta no había sido forzada. A quien entró no le hizo falta, porque “la tenemos siempre abierta, porque mi suegro tiene gallinas allí y prácticamente acude todos los días a darles de comer y beber”. Aparte de las gallinas, en el masico sólo estaban los perros de caza que “ladran, pero que no son peligrosos”. Además, relató esta vecina de Híjar, “están acostumbrados a ver gente, porque es una zona de paso, donde suelen transitar los vecinos; está tan cerca de la carretera nacional que se ve desde allí”.

A la familia ni se le pasó por la cabeza denunciar. “Por lo que robó simplemente pensamos que era alguien que tenía hambre y ya está”, detalló la mujer. Sin embargo, “cuando supimos lo que pasó en Albalate y después en Andorra y cuando supimos que se habían producido robos de comida y alcohol como el que nosotros habíamos tenido fue cuando nos dimos cuenta de que podría ser que fuera el mismo que entró en nuestro masico”. Fuentes de la Guardia Civil explicaron que conseguir pruebas que demuestren que detrás de éste y otros robos está la huella del asesino de Andorra será complicado. Posiblemente, la mayoría de los hurtos de este tipo ni siquiera han sido denunciados, como en el caso de Híjar.

En Samper también

Todos guardan semejanzas, aunque el de Híjar es el primero detectado fuera de la Comarca de Andorra-Sierra de Arcos que mantiene el mismo modus operandi a los que han sido denunciados, con posterioridad en Albalate y Andorra. Queda en evidencia que no era un ladrón al uso, porque robaba comida, alcohol y útiles de supervivencia, pero ni forzaba las cocheras, donde los agricultores guardan motosierras, gasóleo o herramientas que pueden ser revendidas para obtener dinero.

Otro que no es un robo al uso es el que sufrió Vitorián Marqués en Samper de Calanda, también en noviembre, “unos dos o tres días antes” de que se produjera el robo en el masico de Híjar de José  Ángel Gan. En este caso, quien accedió a su casa de campo -una vivienda bien adecentada, con luz y agua corriente - únicamente se llevó un bote de melocotón y una rueda de bicicleta que, asegura Marqués, “tenía toda la cubierta quemada”. 

La casa, como en el caso de Híjar, está “a la vista desde la carretera” y, como en el caso de Albalate, “se encuentra al lado del río”. Pero según este samperino, “nadie durmió allí, porque las camas estaban hechas y sin deshacer”. Como pasó con Gan, solo relacionó los hechos con Igor El Ruso “cuando sucedió lo de Albalate”. Y no denunció por que apenas había nada que denunciar. A Vitorián volvieron a robarle “el día 26 de diciembre”, con Igor El Ruso ya detenido. En ese caso tampoco se le llevaron nada, pero, a diferencia del robo de noviembre, esta vez “bajaron varios guardias civiles armados con metralletas”.

Piezas de bicicleta

La bicicleta que llevaba Igor El Ruso  en el coche de Iranzo cuando fue detenido es otro elemento más sobre el que la investigación tendrá que incidir para conocer cuáles fueron sus pasos antes del triple crimen de Andorra. Si ha sido robada y hay denuncia del robo, la Guardia Civil podrá reconstruir con mayor facilidad el itinerario que siguió el criminal hasta que dio señales de vida, primero en Albalate, donde tiroteó sin previo aviso a dos vecinos desarmados, y después en Andorra, cuando mató a tres personas. Si no hay denuncia de robo de esta bicicleta, la reconstrucción de su ruta será mucho más complicada.

Que el asesino iba haciéndose con un kit de supervivencia lo demuestran el tipo de útiles que se llevaba y los rastros que iba dejando. Del masico de Manuel Andreu (el vecino de 73 años tiroteado en Albalate del Arzobispo)  se llevó las dos ruedas de la bicicleta de su yerno, según confirmó éste, y también el asiento de la bicicleta de su nieto. Esto podría indicar que ya llevaba la bicicleta consigo (en una casa de campo de Samper también hubo un robo de una rueda de bicicleta). Lo que no ha podido confirmar el yerno de Andreu es si las ruedas de la bici encontrada en el vehículo de Iranzo son las suyas. Tampoco si Feher se las llevó el mismo día del tiroteo o regresó días después, porque “el masico estuvo siete u ocho días más abierto y yo no fui allí hasta el día 12” de diciembre, comentó.

Portada de Hoy
Encuesta

¿Es acertada la sanción de 1.200 euros a Interpeñas por una becerrada ensogada con presencia de menores?

© 2018 Diario de Teruel. All rights reserved.