aragóndigital.es
Síguenos en...
Viernes, 25 de mayo de 2018
TERUEL

17/5/2018

El Cefca reúne a astrofísicos de tres continentes para lanzar el proyecto J-PAS

La capital turolense acoge la 16 reunión científica del cartografiado que realizará el telescopio T250
Francisco Javier Millán
imprimir
Los científicos que participan en el 16 meeting de J-PAS durante una de las sesiones de trabajo en la sede del Cefca en el antiguo Banco de España
Los científicos que participan en el 16 meeting de J-PAS durante una de las sesiones de trabajo en la sede del Cefca en el antiguo Banco de España

El Centro de Estudios de Física del Cosmos de Aragón (Cefca) en Teruel reúne esta semana a astrofísicos de tres continentes en un encuentro previo al lanzamiento definitivo del proyecto J-PAS, el cartografiado del cosmos que se hará con el telescopio grande del Observatorio Astrofísico de Javalambre (OAJ), el denominado T250 de dos metros y medio de diámetro. Se trata del decimosexto J-PAS meeting que se celebra desde que se puso en marcha este proyecto científico, al que asisten medio centenar de astrofísicos de Europa, América y Asia, y que tiene lugar una semana antes de que comience el trabajo científico con la cámara Pathfinder

La reunión comenzó el pasado lunes y se prolongará hasta este jueves, mientras que el viernes los participantes subirán al observatorio en el Pico del Buitre. Durante estos días están ultimando el inicio de lo que será el cartografiado definitivo con el telescopio de gran campo, una iniciativa fruto de la colaboración de España y Brasil aunque participan científicos de otros países.

En este meeting asisten medio centenar de astrofísicos, según indicó Silvia Bonoli, astrofísica del Cefca y miembro del comité científico, procedentes de países como Estados Unidos, Alemania, Italia, Argentina y China, además de España y Brasil.

El director del Cefca, Javier Cenarro, explicó que estos encuentros, denominados meeting en el argot de los investigadores,  son fundamentales para poder avanzar en el desarrollo de los proyectos cuando se trata de colaboraciones como es este caso, en el que participan científicos de distintos centros de investigación.

Estas citas se vienen celebrando dos veces al año desde que se puso en marcha el proyecto científico del OAJ, y las reuniones rotan por distintas ciudades tanto de España como de Brasil al ser los dos países de la colaboración científica que lo impulsaron. En Teruel capital se ha celebrado en varias ocasiones, la última vez en  el año 2016.

“Este encuentro es sobre todo para definir la estrategia científica definitiva a seguir tanto con la Pathfinder (cámara de primera luz) como en un futuro con JPCam (la cámara científica especialmente diseñada que está en proceso de integración en el OAJ)”, explicó Cenarro, quien indicó que “tenemos que decidir cuánto tiempo vamos a tener montada la Pathfinder antes de cambiar a la JPCam, qué campos queremos observar, y dependiendo de ello si vamos a hacer una ciencia u otra, así como las estrategias de trabajo”.

En estos meeting, el director del Cefca recordó que “los diferentes colaboradores plantean sus estrategia científicas de acuerdo a lo que ellos quieren hacer, también los apuntados del cielo que son idóneos para ellos, y al final se trata de buscar la mejor solución para el grueso de la colaboración”.

El J-PAS (Javalambre Physics of the Accelerating Universe Astrophysical Survey) es el proyecto principal para el que se construyó el Observatorio de Javalambre con el fin de realizar un cartografiado fotométrico del cielo visible desde el hemisferio norte de 8.500 grados.

La peculiaridad es que se va a realizar con 59 filtros especiales combinando un telescopio especialmente construido para ese fin con un espejo de 2,5 metros de diámetro y un gran campo de visión, y una cámara de 1.2 gigapíxeles formada por 14 CCDs que es la segunda más grande del mundo. 

Gracias a esa combinación podrán producirse imágenes de gran calidad con un espectro de baja resolución, lo que mostrará una nueva imagen del cosmos que contribuirá a resolver algunos de los grandes enigmas de la física actual como es la energía oscura, que está provocando la aceleración de la expansión del Universo.

Complejidad científica

La JPCam, la cámara con la que se realizará ese cartografiado, se encuentra en proceso de integración dada la complejidad científica y técnica de un instrumento que es único y que se ha fabricado específicamente para este proyecto.

Antes se va a realizar un mini JPAs, un cartografiado con una porción pequeña del cielo, con la denominada cámara de primera luz, la Pathfinder, equivalente a uno solo de los 14 CCDs de que se compone la cámara científica principal.

Silvia Bonoli explicó que está ya todo listo para empezar a hacerse el trabajo científico, aunque todavía no se dispone de datos “porque el tiempo ha sido muy malo para hacer las observaciones”. Precisó que disponían de algún dato para comenzar a trabajar, pero que esperaban que “dentro de la próxima semana tendremos las cosas bien concretas para empezar a hacer ciencia; es cuestión de tener una temporada buena de cielos para empezar a trabajar”.

El director del Cefca señaló por su parte que los científicos del proyecto “están muy satisfechos, con muchas ganas de que comiencen a llegar datos”. Reconoció que la meteorología en los primeros meses del año ha sido “anómala, algo muy raro, y estamos intentando recuperar el tiempo perdido”.

De hecho, para estas fechas se esperaba contar ya con el cartografiado de unos cuantos grados cuadrados pero ha sido imposible debido a la meteorología. Pese a ello, Cenarro aseguró que la gente estaba “muy motivada con el hecho de que los datos están a punto de llegar, y eso se nota en que también hay gente nueva que se ha ido sumando”.

En cualquier caso, el científico aseguró que la Pathfinder, la primera cámara con la que se está trabajando, está dando un “resultado excelente, la calidad del cielo es la que es, y la del telescopio también, y sabemos que así se proporciona una calidad de imagen muy buena”. Aseguró al respecto que tienen datos que “así lo atestiguan y lo único que estamos esperando es a poder encadenar un periodo suficiente donde la climatología nos permita finalizar el proyecto mini JPAs, que es cartografiar unos pocos grados cuadrados del cielo, en vez de los 8.000 grados de JPAs”.

Eso supone que ese pequeño cartografiado se realizará con los filtros de JPAs, aunque al no ser todavía la cámara científica definitiva, la JPCam, eso supone que para cada zona del cielo que se registra se tienen que ir montando y desmontando los filtros. “Eso lleva un tiempo y para tener datos completos nos tendremos que ir al verano”, precisó Cenarro, quien destacó que con este trabajo se hará como una “especie de pincelada” del cartografiado, que servirá como datos de validación.

Avances

A la espera de poder hacer ciencia con el telescopio grande de Javalambre, construido específicamente para el proyecto J-PAS, al igual que la cámara que se instalará, los filtros y el resto del equipamiento, los avances en el otro proyecto que se desarrolla desde el Cefca están dando ya sus frutos. Tanto es así que en el próximo congreso de la Sociedad Española de Astronomía (SEA) está previsto que se den a conocer los primeros mil grados cuadrados del proyecto J-PLUS, el otro cartografiado que se está haciendo desde Javalambre pero con el telescopio pequeño, el denominado T-80 con un espejo de 80 centímetros de diámetro.

El director del Cefca, Javier Cenarro, comentó que están “muy contentos” por cómo va ese otro proyecto, habiéndose enviado ya siete artículos a revistas científicos, algunos de los cuales están ya publicados.

“Los datos están verificando la calidad del lugar y de la instrumentación y en sí la calidad para poder hacer ciencia, y eso es lo que están comprobando ahora los científicos de la colaboración”, comentó Cenarro.

J-PLUS es un proyecto parecido a J-PAS pero sin las dimensiones que tendrá este último por los instrumentos científicos que se van a utilizar. Al hacerse de forma previa está permitiendo planificar mejor el cartografiado que se hará con el telescopio T-250, que junto con la cámara JPCam se van a convertir en la herramienta más poderosa para realizar grandes cartografiados del cosmos. Su resultado será un mapa 3D de alta definición del Universo local que además de mejorar el conocimiento de la energía oscura arrojará luz sobre la formación y evolución de las galaxias lejanas, además de contribuir al descubrimiento de planetas menores y asteroides en nuestro sistema solar.

Silvia Bonoli explicó que el meeting que se celebra estos días en Teruel ha atraído también a científicos de otros proyectos que observan el cosmos en otras bandas de luz, abriéndose así nuevas colaboraciones.   

Portada de Hoy

© 2018 Diario de Teruel. All rights reserved.