Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Acuaes prevé que la presa del Cañón esté acabada a finales de año Acuaes prevé que la presa del Cañón esté acabada a finales de año
Presa del Cañón de Santolea, en construcción y con buena parte de la pared levantada. Acuaes

Acuaes prevé que la presa del Cañón esté acabada a finales de año

Será cuatro meses más tarde de lo previsto por el modificado del proyecto

Las obras de construcción de la presa del Cañón de Santolea, que promueve la empresa pública Acuaes (Aguas de las Cuencas de España), siguen avanzando en la estructura, aunque el modificado del proyecto que se aprobó el pasado mes de octubre con motivo de la necesidad de realizar una mayor cimentación en la infraestructura retrasará su terminación  hasta, al menos, finales de este año, según estimó el director de obra, Fernando Lacasta. 
Este modificado es el primer reformado que sufre el proyecto de 2018, necesario, según Lacasta, para realizar una "profundización mayor en la cimentación". Desde el inicio de los trabajos se vio ya que sería necesario incrementar la capacidad de amarre de la presa, al observarse  “circunstancias geológicas en los estribos” de la presa que hacían necesarios cambios en el proyecto, según el informe que justificaba el modificado. Estos condicionantes impedían la completa terminación del cuerpo de la presa a partir de las mediciones previstas en el proyecto. 
El modificado ha tenido un coste de 1.913.812 euros, un 9,6% de sobrecoste sobre el precio de adjudicación de la obra.
En este momento, la construcción del cuerpo de presa ya ha finalizado, así que los trabajos se centran "en la ejecución del aliviadero". 
Los plazos de terminación de la obra se verán modificados con respecto a la previsión inicial, que planeaba terminarla este verano. Sin embargo, “el trabajo se alargará un poco más”, según Lacasta, hasta finales de este año 2021.
La empresa adjudicataria de la construcción de la presa del Cañón - la UTE formada por Vidal Obras y Servicios S.A y Constructora de Riegos S.A.-  se centra ahora en la construcción del aliviadero de la presa, estructuras de hormigón armado destinados a la “evacuación de futuras avenidas del río en condiciones de seguridad", señaló el director de obras. 
Después de la construcción del aliviadero, habrá que acometer el resto de trabajos de control e instrumentación de la presa. No en vano, una infraestructura de regulación debe de estar perfectamente controlada mediante la instalación y funcionamiento de distintos mecanismos "que miden su comportamiento". En este sentido, el director de obra recordó que queda pendiente la instalación de todos los sensores y otros mecanismos", que se encargarán de efectuar ese control del funcionamiento de la presa. 
Por otra parte, también queda pendiente la colocación de las barandillas en los interiores y “otra cuestión muy importante es la conexión de los sistemas de comunicaciones con los centros de decisión", añadió Lacasta, desde donde se vigilará el comportamiento de la infraestructura, de las avenidas, aportes de agua, etc. 
En definitiva, son “remates pequeños, pero costosos de ejecutar que prolongarán la obra  hasta finales de año", afirmó Lacasta.
El Plan de Puesta en Carga de la presa, que permitirá el inicio del llenado, está, por otra parte, avanzado.
Hasta 82Hm3
La construcción de la presa del cañón de Santolea permitirá incrementar la capacidad de almacenamiento del embalse hasta casi los 82 hectómetros cúbicos. En total, contabilizando el agua que podrá almacenarse en este vaso y en el de la presa principal y sumándole el volumen de agua de la presa del Puente (en cola), la infraestructura hidráulica podrá garantizar una reserva de 104.84 hectómetros cúbicos.
Las obras arrancaron a finales de 2018 y tienen un plazo de ejecución de 32 meses, que, debido a los retrasos motivados por el último modificado, serán algunos más.
La presa del cañón se levanta a un kilómetro y medio de la pared principal del embalse, cuyo recrecimiento se desechó en 2014 después de que se iniciaran las obras y se comprobara que había un deslizamiento horizontal del terreno que hacía inviable, por motivos de seguridad, la intervención. La pared de la presa del cañón tendrá una altura de 59 metros sobre su cimentación y 220 metros de longitud en coronación. Contará con un aliviadero de labio fijo y una capacidad de desagüe de 536 metros cúbicos por segundo.