Síguenos
Adjudicada por 32,1 millones la variante de Alcorisa Adjudicada por 32,1 millones la variante de Alcorisa
Travesá de la N-211 en Alcorisa

Adjudicada por 32,1 millones la variante de Alcorisa

Las obras en un plazo de dos años y medio

La Dirección General de Carreteras de Fomento ha adjudicado a la empresa Azvi S.A. por 32,1 millones de euros la ejecución de las obras de construcción de la variante de Alcorisa, una de las infraestructuras dependientes del Estado más demandadas en la provincia. Estos trabajos, cuya adjudicación acaba de publicar la Plataforma de Contratación del Sector Público, tienen un plazo de ejecución de dos años y medio.
Azvi S.A. ha sido la adjudicataria entre las 26 empresas que presentaron oferta, y que la mesa de contratación reunida a mediados del mes de junio ya propuso como adjudicataria al ser la oferta más ventajosa económicamente, al haber ofertado su construcción por 26.555.078,74 euros, cantidad que con el IVA se eleva a 32.131.642,86 euros.
La contratación de estos trabajos salió a licitación el año pasado por un importe de 39,2 millones de euros (IVA incluido), y un plazo de ejecución de 30 meses. Los trabajos consistirán en sacar la N-211 del casco urbano de Alcorisa, con una circunvalación de casi 7 kilómetros que contará con 13 estructuras, tres pasos superiores, siete pasos inferiores y tres viaductos.
Se trata de una de las obras de infraestructuras dependientes del Ministerio de Fomento más demandadas en la provincia que debería estar hecha hace tiempo. Figuraba entre las variantes de población contempladas hace una década en el Plan de Actuación Específico para Teruel del Gobierno central para convertir la N-211 en una vía de comunicación más rápida entre la capital turolense y el Bajo Aragón.
En una primera fase dicho plan tenía previsto eliminar las limitaciones de velocidad que suponían estas travesías en los cascos urbanos sacándolas fuera de los núcleos de población con circunvalaciones. El objetivo no era otro que mejorar las comunicaciones para que la provincia ganara en competitividad, junto a otras infraestructuras que se proyectaron a principios de siglo y que todavía no se han hecho, como la A-68 por el Bajo Aragón, la A-40 para conectar Teruel con Madrid por autovía a través de Cuenca, y la A-25, para convertir en vía rápida la actual carretera N-211 entre Monreal del Campo y Alcolea del Pinar.
Al final no se ha ejecutado ninguna variante y los estudios han ido caducando y cayendo en el olvido sin que el Ministerio de Fomento ni las fuerzas políticas con representación en el Parlamento hayan dado explicaciones de lo que ha pasado; con lo cual, quince años después de que los agentes económicos y sociales de la provincia plantearan esta actuación como prioritaria, no se ha hecho ninguna de las variantes, salvo la de Alcañiz y la de Alcorisa que por fin se va a empezar a construir ahora.
Los pasos inferiores y superiores que se harán son algunas de las mejoras que se introdujeron en el periodo de alegaciones.