Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Los nuevos depósitos de acero inoxidable

Aguaviva inicia la campaña del aceite con su almazara recién renovada

La instalación ha mejorado el proceso de producción y las medidas de seguridad

Los almazareros de Aguaviva que trabajan en el molino de aceite empezaron este miércoles la campaña de procesado de la oliva de la campaña 2020-2021 con las instalaciones renovadas y unas mejores condiciones de trabajo. Esto ha sido posible gracias a las obras llevadas a cabo en el molino por parte del Ayuntamiento y a la mejora de las instalaciones y maquinaria relacionada con el proceso productivo de recepción de oliva y elaboración del aceite.
El proyecto de adecuación ha costado 90.000 euros, que han sido financiados en su totalidad por el Fondo de Inversiones de Teruel (Fite) con cargo a la convocatoria de ayudas para infraestructuras municipales en municipios de las Comarcas Mineras de Teruel.
Desde el inicio de la actividad en esta almazara municipal prácticamente no se habían introducido cambios significativos en los procesos de producción del aceite, si bien en los últimos años se llevaron a cabo diversas actuaciones para la mejora de las fachadas y de la cubierta del edificio principal. La elaboración del aceite de oliva se seguía realizando mediante un sistema de extracción completamente artesano, modelo que se mantiene, aunque con cambios dirigidos a la mejora en la calidad y a aumentar la producción del oro amarillo.
La almazara no estaba suficientemente mecanizada en cuanto a la recepción y limpieza de la materia prima. Las bañeras de decantación estaban revestidas con baldosas que no tenían un acabado sanitario correcto y que conferían al producto final un aspecto más oscuro. Lo mismo ocurría con todas las superficies de contacto de la pasta antes de llegar a la bañeras de decantación, pues las canales por las que circulaba el zumo de aceituna estaban hechas de hormigón y el estado de conservación era muy deficiente. 
Con la inversión realizada ha mejorado la mecanización del proceso de producción tras la recepción y limpieza de la materia prima y se han sustituido algunos materiales que permanecían en contacto con el aceite y que no tenían un acabado sanitario correcto. Esto provocaba atributos negativos que influían en el aspecto y sabor del producto final. 
Por otra parte, el edificio presentaba numerosas deficiencias en aspectos de seguridad, en materia de prevención de incendios o de instalaciones eléctricas. 
Con todo, se ha invertido en mejoras en la maquinaria, en las instalaciones y en los procesos de producción del aceite obtenido, conservando el sistema artesano de molturación.

Adaptación a normativa
Para este objetivo, el Ayuntamiento diseñó unas instalaciones adaptadas a las normativas vigentes con el fin de poder comercializar la producción generando  un valor añadido. Así, se han ejecutado diversas obras e instalaciones. Para la mejora de la productividad se ha instalado una cinta de transporte, motorizada y automatizada, que permite trasladar la aceituna limpia desde la planta baja hasta la planta primera. En relación a las condiciones higiénico-sanitarias, se han sustituido las cubetas de decantación por otras de acero inoxidable, que es el mismo material del que están fabricados los nuevos depósitos de almacenamiento del aceite terminado.
Por otro lado, se ha realizado una reforma completa de la instalación eléctrica del edificio, renovando cuadros eléctricos, conductores, mecanismos, iluminación y protecciones eléctricos, de forma que dicha instalación se adapta ya al reglamento electrotécnico de baja tensión y cumple con las medidas de seguridad necesarias para cada actividad. Asimismo se ha procurado incrementar la seguridad en las máquinas antiguas para que puedan adaptarse a las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por parte de los trabajadores de los equipos de trabajo.

Medidas de seguridad
En cuanto a la protección de incendios, se han colocado pulsadores de alarma, sistemas de comunicación, extintores y alumbrado de emergencia, en cumplimiento de las normativas contra incendios en los establecimientos industriales. Por último, se ha dispuesto un sistema de calefacción mediante la construcción del cuarto en el que se aloja la nueva caldera de leña y la correspondiente instalación de tuberías de agua caliente y aerotermos para calefactar las estancias.

Primera molturación
El alcalde de Aguaviva, Aitor Clemente, explicó que este miércoles los operarios probaron las nuevas instalaciones. “Se empezó a molturar y los cambios han supuesto una mejora notable que se palpa en el momento del trabajo. Aunque no se ha incrementado la capacidad de producción, sí han mejorado mucho las condiciones de trabajo, así como la seguridad y la eficiencia y comodidad para el personal”, añadió el regidor. No en vano, hasta ahora se llevaban a cabo procedimientos de trabajo “muy artesanales, algunos de los cuáles queremos conservar, pero se han introducido mejoras importantes y muy necesarias, como la instalación de una cinta que transporta la oliva del piso inferior al primero”.

Desde 2015
Las mejoras en las instalaciones han llegado en los últimos cinco años. “Primero se hizo el tejado, en el año 2015, después se ejecutaron en 2018 las fachadas y el contenido se ha terminado ahora, con una nueva instalación eléctrica, que se ha sustituido por completo, con mejoras en la calefacción y con la instalación de una nueva caldera”. Igualmente, “se han comprado depósitos de acero inoxidable aéreos, cuando hasta ahora los depósitos de almacenamiento eran subterráneos y de obra”, añadió el alcalde.
En Aguaviva se suelen recoger una media de 54.000 kilos de aceitunas por campaña, que se traducen en unos 12.000 kilos de aceite de oliva finales.