Síguenos
Albalate consolida con urgencia el soporte rocoso de Los Chaparros en el Parque Cultural del Río Martín Albalate consolida con urgencia el soporte rocoso de Los Chaparros en el Parque Cultural del Río Martín
Miembros del equipo comprueban el soporte mediante la toma de termografías. Parque Cultural del Río Martín

Albalate consolida con urgencia el soporte rocoso de Los Chaparros en el Parque Cultural del Río Martín

La degradación amenazaba con la pérdida irreparable de pinturas rupestres de hace 6.000 años

El Parque Cultural del Río Martín ha intervenido de urgencia para consolidar el soporte rocoso de las pinturas rupestres de los Chaparros, en Albalate del Arzobispo, declaradas Patrimonio Mundial, ante el riesgo de que pudieran perderse por fisuras y escamaciones de la piedra. 

La actuación ha sido promovida por el Ayuntamiento de Albalate, como integrante del Parque Cultural, y el Ministerio de Cultura y Deporte, a través de la Dirección General de Bellas Artes.

Entre los meses de mayo y julio, un nutrido grupo de especialistas, con asistencia técnica y coordinación a cargo del Parque Cultural y el Gobierno de Aragón, acometieron un proyecto de estabilización de urgencia de algunos puntos del soporte rocoso donde se localizan diferentes paneles de pinturas rupestres de gran relevancia y que se estaban empezando a ver afectadas por las descalcificaciones de la roca. 

El objetivo era frenar en lo posible el proceso de degradación de la roca en su parte central –la que más figuras alberga–, cuyo estado y fragilidad amenazaba con la pérdida irreparable de fragmentos pintados hace más de 6.000 años. Para ello se consolidaron las zonas de mayor riesgo y se realizó también un estudio termográfico para localizar las patologías más graves que afectan al abrigo.

La erosión ocasionada por el aire y el agua a lo largo de los años, junto con la cristalización de sales superficiales y la interacción de fenómenos de origen biológico, han producido importantes desprendimientos de la superficie de la roca. El director del Parque Cultural, José Royo, que coordinó la actuación, indicó que las pinturas “estaban amenazadas por fisuras de la roca, descamaciones, desplacamientos y pulverulencias, entre otros”, y aclaró que el proceso de consolidación consistió en el rellenado de las fisuras con mortero de cales y arenas tamizadas en partículas muy finas, aplicado con espátulas o inyectado en las fisuras más estrechas.

Por otra parte, indicó Royo, se realizó un completo estudio sobre la composición de la roca y un seguimiento mediante termografías de la superficie objeto de trabajo para evaluar y localizar estas alteraciones, las zonas huecas o sueltas con más riesgo de desprendimiento y su tamaño. “La realización de las termografías nos permite obtener imágenes con información térmica de la superficie objeto de estudio y así detectar estas alteraciones antes de la consolidación”, así como “comprobar si su estado se ha estabilizado tras la misma”, aclaró el coordinador.

El alcalde de Albalate, Antonio del Río, cuantificó la inversión en más de 7.000 euros, además de la asistencia técnica, fruto de la colaboración interadministrativa. “El arte rupestre es muy susceptible de degradación y su conservación es una obligación que nos compete a todas las administraciones como parte integrante de un patrimonio que pertenece a la humanidad en su conjunto”.

Los trabajos de consolidación corrieron a cargo de los restauradores Laura Ballester y Eudald Guillamet. El seguimiento del estudio termográfico fue realizado por el ingeniero Rubén Pérez y en la asistencia técnica participaron el arqueólogo José Ignacio Royo y la geóloga Blanca Latorre, de la Dirección General de Patrimonio del Gobierno de Aragón, bajo la coordinación del director del Parque Cultural del Río Martín.