Síguenos

298_1200x150-opticalia.gif banner click 298 banner 298

Alcañiz acondiciona el polígono para pymes después de vender tres parcelas Alcañiz acondiciona el polígono para pymes después de vender tres parcelas
La planta de Arasfalto, al fondo, en el polígono de Fomenta

Alcañiz acondiciona el polígono para pymes después de vender tres parcelas

La sociedad municipal Fomenta licita dos obras para poner a punto las lineas de baja y media tensión
banner click 236 banner 236

La sociedad municipal Fomento de Alcañiz (Fomenta) dotará de las infraestructuras eléctricas de media y baja tensión al polígono para pymes Fomenta I, ubicado en la carretera de Valmuel (TE-V7032), junto a la cooperativa del campo de Nuestra Señora de Pueyos, y que se desarrolló entre los años 2010 y 2012.

La obra se entregó hace ya seis años, aunque no con todas las dotaciones necesarias para la puesta en marcha. No obstante, los dos lotes que ha sacado a licitación la empresa pública municipal no sólo son obras pendientes o que quedaron sin acabar seis años atrás, sino que también incluyen la reposición de los elementos que los amigos de lo ajeno han sustraído del polígono en estos años en que ha estado prácticamente abandonado: cableado eléctrico y transformadores, principalmente.

En concreto, la empresa pública licita la reposición de las instalaciones de media tensión, con transformadores que faltaban, cuadros de baja tensión y conexión con la linea de media tensión de la subestación eléctrica que se encuentra justo en frente del polígono. También la legalización y puesta en marcha de la instalación de baja tensión y del alumbrado del polígono, hasta ahora inexistente por la falta de actividad en el mismo (hasta hace poco, el Ayuntamiento solamente tenía vendida una parcela en el área urbanizada).

Estas obras vienen motivadas por la venta de tres parcelas que en los últimos meses ha realizado la sociedad Fomenta “a tres empresas de Alcañiz”, según avanzó el concejal de Promoción Económica, Javier Lahoz, y por la inminente puesta en servicio de una planta de hormigonado de la empresa Arasfalto, que ya está levantada y cuya actividad, según el edil, supondrá la ocupación de dos parcelas de esta empresa. 

Así, la licitación tiene por objeto “legalizar” y hacer efectiva la puesta en marcha de la instalación, según consta en la memoria del proyecto, una vez que se han completado las ventas. Según el concejal, “el Ayuntamiento está obligado a prestar el servicio en debidas condiciones”.

Dos lotes separados

Fomenta licita por un montante superior a los 108.000 euros dos obras, que ha distribuido en dos lotes, uno de 80.979 euros (reposición de instalaciones de media tensión) y tres meses de ejecución, y otro de 27.000 euros (alumbrado público e instalaciones de baja tensión), de dos meses de plazo de ejecución desde la adjudicación. 

Tal y como consta en el proyecto, se trata de “terminar trabajos que quedaron pendientes cuando se entregó la obra y para la puesta en marcha de las instalaciones comunes. No en vano, tal y como reconoce la empresa pública municipal en la memoria de las obras, las carencias con las que ha estado dotado este polígono, que no tiene alumbrado, por ejemplo, “imposibilitan su funcionamiento efectivo”.

 

Más actuaciones

El concejal reconoció que “hay que dotar de nuevo alumbrado al área, porque en estos años ha habido gente que se ha llevado cables y transformadores, así que se tienen que reponer y terminar lo que quedó inacabado para poner en servicio las parcelas que ya se han comprado. Además, se ponen las condiciones para que se puedan seguir vendiendo otras”. Lahoz reconoció que en 2012 “la obra no se terminó de entregar conforme debería haber sido, porque faltaban instalaciones”. 

En cualquier caso, no todas las parcelas se pueden vender. Hay varias que están afectadas por el paso de una linea de alta tensión, según declaró Javier Lahoz, y esa es otra intervención que ahora quedará pendiente “a la espera de que volvamos a disponer de presupuesto suficiente”, añadió. La linea en cuestión “tendrá que modificar el trazado, porque pasa por la mitad del polígono y afecta a nada menos que cuatro parcelas”. En ninguna de ellas se puede construir, informó el edil, así que “cuando llegue el momento y dispongamos de presupuesto,  se tendrá que decidir si la soterramos o la hacemos pasar por otro lado”.

El polígono para pymes de la carretera de Valmuel se urbanizó entre los años 2010 y 2012 con un total de 26 parcelas y unas dimensiones de seis hectáreas.

El concejal añadió que las infraestructuras eléctricas no son las únicas obras que se han realizado, ya que el paso de los años y la falta de uso y mantenimiento ha deteriorado otros elementos del polígono. 

“Hemos tenido que reacondicionar el depósito de agua y repasar tuberías, además de colocar contadores, instalar una placa solar para la potabilización del agua y otras actuaciones”, dijo.