Síguenos

298_1200x150-opticalia.gif banner click 298 banner 298

Alcañiz declara el agua de boca no apta para el consumo humano por turbidez Alcañiz declara el agua de boca no apta para el consumo humano por turbidez
El río Bergantes, principal aporte al pantano de Calanda durante las gotas fría

Alcañiz declara el agua de boca no apta para el consumo humano por turbidez

banner click 236 banner 236

La Alcaldía del Ayuntamiento de Alcañiz ha emitido este mediodía un bando informativo en el que declara el agua no apta para el consumo humano hasta nuevo aviso por superar los límites de turdibez establecidos en la normativa sanitaria.

El consistorio alcañizano asegura que el agua captada desde el embalse de Calanda supera los límites de turbidez permitidos, una situación causada a su vez por el reciente episodio de gota fría y crecidas de caudales y barrancos, por lo que “no se debe consumir el agua suministrada por la red municipal en tanto no se corrija esta situación temporal”.

Según explicó el alcalde de Alcañiz, Juan Carlos Gracia Suso, antes de emitir el bando (sobre las 12 horas del mediodía) el Ayuntamiento alertó a los centros educativos, deportivos y sanitarios de la localidad para evitar que los usuarios bebieran agua del grifo, cuya turbidez es apenas imperceptible al ojo humano pero que, según el regidor, supera los niveles recomendados para el consumo. Sí es apta, en cualquier caso, para fregar o lavar la ropa.

Desde la Mancomunidad de Abastecimiento de Aguas Guadalope-Mezquín a la que pertenece el Ayuntamiento de Alcañiz reconocieron que el domingo se suministró agua por encima de los valores permisibles de calidad. Entre 1 y 6 NTU (Unidad Nefelométrica de Turbidez) el agua “es potable pero con deficiencias”, aseguró el presidente de la Manconumidad, Carlos Martín, mientras que por debajo está perfecta y por encima no se puede beber. “El domingo por la mañana estuvo unas horas saliendo de la planta sobre las 15 NTU”, pero a partir del mediodía se normalizó entre 3 y 4, dijo, nivel que ha tenido durante el día de hoy lunes.

Según datos de Sastesa, la empresa que gestiona la potabilizadora a pie de embalse de Calanda, de los ocho municipios que forman parte de la Mancomunidad el único que asegura tener niveles por encima de los permitido para el consumo humano es Alcañiz. Otros municipios a los que se ha enviado agua a partir del domingo como Calanda o Castelserás registran a mediodía de hoy 3,5 NTU a la salida de sus depósitos, mientras que el valor en Torrecilla de Alcañiz se reduce a 1 NTU. Valdealgorfa, La Codoñera, Belmonte de San José y Torrevelilla no han registrado entradas de agua en sus depósitos desde la riada al no ser necesaria porque siguen teniendo reservas.

Martín señaló que la previsión es que la calidad del agua mejore ostensiblemente en las próximas 24 horas debido al proceso de sedimentación de las partículas en suspensión en el pantano de Calanda, que recibe menos caudal y con menos fuerza.

Polémica con los avisos

El alcalde de Alcañiz, que no aportó el dato de NTU que ha registrado la empresa Aquara, aseguró que Sastesa no avisó al Ayuntamiento ni a Aquara de que el agua salía ayer con el límite superado. “Gracias a los análisis que hace la empresa de gestión de aguas hemos podido detectar la turbidez, pero se debería haber avisado desde la empresa que gestiona la potabilizadora de Calanda”, manifestó Gracia Suso.

Martín reconoció que no habló directamente con el alcalde de Alcañiz, si bien explicó que existe un grupo de WhatsApp en el que están incluidos varios concejales, en el que se da cumplida información técnica de la situación del agua que reparte la Mancomunidad.

“Durante el fin de semana el presidente de la Mancomuniadd ha mantenido informados a todos los delegados con respecto a lo que sucedía, incluso con fotografías”, ratificó el alcalde de Castelserás, Javier García, quien aseguró haber emitido un bando “en sentido contrario” al del Ayuntamiento de Alcañiz “para tranquilizar a los vecinos”.

“Mientras la Mancomunidad y Sastesa no nos diga lo contrario, no diremos nada al pueblo porque no es necesario alarmar”, dijo el alcalde de Calanda, José Ramón Ibáñez. “Teníamos los depósitos bastante completos y vamos consumiendo lo que teníamos. En principio no tenemos ningún problema”, dijo.