Síguenos

298_1200x150-opticalia.gif banner click 298 banner 298

Alcañiz licita las obras de reparación de las riberas por la riada de 2018 Alcañiz licita las obras de reparación de las riberas por la riada de 2018
Estado en el que quedó la ribera de Alcañiz tras la riada de octubre de 2018

Alcañiz licita las obras de reparación de las riberas por la riada de 2018

Se arreglarán todas las zonas dañadas por el agua desde el azud a la depuradora con una inversión de 61.000 euros
banner click 236 banner 236

El Ayuntamiento de Alcañiz acaba de sacar a licitación las obras de acondicionamiento y reparación de las riberas del Guadalope a su paso por Alcañiz por un montante de 61.078 euros (IVA incluido). Los trabajos tienen por objeto el arreglo de las infraestructuras dañadas durante la riada de octubre del año pasado desde el azud ubicado bajo la Ronda de Teruel y la depuradora municipal.

Aquel fuerte episodio de lluvias provocó una crecida de los ríos en cabecera (Guadalope y Bergantes) y obligó a desembalsar el pantano de Calanda, lo que generó una crecida que terminó provocando daños en las pasarelas, caminos y otras infraestructuras del paseo de las riberas de la capital bajoaragonesa.

Precisamente, estas infraestructuras afectadas son las que el Ayuntamiento de Alcañiz tuvo que arreglar en el año 2017 debido a la fuerte riada que se produjo en marzo de 2015.

Las riberas del Guadalope es una zona de esparcimiento que se ha convertido en el espacio con mayor aceptación y uso por parte de los ciudadanos para practicar deporte.

Obras por zonas

Las seis pasarelas con las que cuenta el paseo de la ribera se repararán por completo. Los soportes de todas ellas se reforzarán y los accesos se reconstruirán y se repavimentarán con grava artificial. Además, todos los listones  de madera que falten, debido a la riada, se repondrán para que los puentes sean accesibles para todo el mundo.

En la zona del azud 1 -debajo del bar Saloon- se tendrán que retirar las cañas y la vegetación arrastrada por el río. Para arreglar la salida del Molino Harinero -entrada al camino San Antonio por el Trillero- será necesario retirar la grava que actúa como presa de la salida del agua del molino hacia el río y se deberá limpiar el material acumulado en la salida. Más adelante, el tramo que da acceso a la Urbanización Santa María se deberá limpiar, ya que la obra de fábrica está completamente taponada y, además,  hay que nivelar el camino y hormigonar el acceso.

El tramo que da acceso a la urbanización Santa María y el puente de la carretera N-211 es la zona que más arreglos necesita. No en vano, consta de varios puntos que se vieron fuertemente afectados en aquella riada y fueron diversos los daños que se produjeron. En el azud 2 -frente a la urbanización Los Chopos- es necesario limpiar el material acumulado en la barandilla y pasarela ya que, así, se podrán visualizar los listones de madera que fueron arrastrados por la corriente y el estado en el que se encuentran las barandillas. En este caso, se deben recomponer los muros de cemento que hay de protección, y también será necesario rellenar con áridos el hueco que hay entre estos y el camino. De la misma manera, la obra contempla la reparación de  una zona del camino de baldosas en la que se ha levantado la piedra en el lateral cercano al río. 

En el tramo de debajo del puente de la carretera N-211 el arrastre fue importante, por ello se tendrá que rellenar y repavimentar.

Finalmente, el camino junto al colegio Emilio Díaz sufrió daños importantes y para su acondicionamiento será necesario rellenar el camino y repavimentar con áridos. Se prolongará el muro de presa de 20 metros lineales para proteger el camino de futuras crecidas del Guadalope.

Por otro lado, el circuito de alumbrado que parte desde el cuadro de mando del molino harinero hasta el acceso a la urbanización Santa María no funciona. El proyecto de reparación estima que habrá que reponer 100 metros de canalización.

Presupuesto

Según el proyecto, el presupuesto necesario para que las riberas vuelvan a lucir en buen estado es de 61.078 euros. De ese presupuesto 42.418 euros irán destinados a la ejecución material, la cual incluye la limpieza de cauces y movimiento de tierras, acondicionamiento de caminos, reparación de azudes, pasarelas y vallado, alumbrado y seguridad y salud. Unos 8.000 euros servirán para cubrir los gastos generales y el beneficio industrial. Y los 10.600,40 restantes corresponden al IVA. 

14 de agosto

En el momento en el que la obra se adjudique -todavía está en periodo de licitación- el contratista tendrá 15 días para empezar los trabajos y dos meses para terminar las actuaciones. El Ayuntamiento contempla que la obra de reparación de las riberas pueda estar terminada antes de que termine este año. En este sentido, según consta en el pliego de la convocatoria, las constructoras que presenten ofertas a la licitación tienen de plazo hasta el 14 de agosto para presentar sus propuestas. Según el mismo documento técnico, la obra tendrá que estar adjudicada de manera definitiva antes del uno de octubre de este año.