Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Alcañiz pedirá “unidades especiales” los fines de semana para controlar el cierre perimetral Alcañiz pedirá “unidades especiales” los fines de semana para controlar el cierre perimetral
Reunión de la Junta de Portavoces del Ayuntamiento de Alcañiz, a primera hora de la tarde del viernes

Alcañiz pedirá “unidades especiales” los fines de semana para controlar el cierre perimetral

Equipos de Guardia Civil vigilarán los “vermús y tardeos”, los caminos rurales y la red de masicos

Alcañiz inicia este sábado un cierre perimetral de 30 días -el primero que afronta desde el inicio de la pandemia- que apunta a que será  complicado de controlar, tanto que el Ayuntamiento ha pedido ayuda a la subdelegación del Gobierno para que se envíe al municipio a "algún cuerpo especial" que apoye a la Policía Local en las tareas de vigilancia, según el alcalde, Ignacio Urquizu. El subdelegado del Gobierno en Teruel, José Ramón Morro, confirmó que habrá patrullas de unidades especiales de la Guardia Civil.

La intención es tener efectivos suficientes para poder vigilar que no se produzcan reuniones de grupos de más de cuatro personas, que ningún vecino opte por salir del pueblo a través de una red de caminos rurales que suma más de 1.100 kilómetros y que los posibles vermús de mediodía y la tarde se realicen de acuerdo a las limitaciones establecidas por el nuevo decreto de restricciones. 

Del cierre perimetral de Alcañiz en las entradas y salidas de las carreteras nacionales y autonómicas se encargará la Guardia Civil, mientras que de controlar los caminos y el cumplimiento de los aforos en los establecimientos abiertos al público se hará cargo  la Policía Local hasta el próximo 15 de febrero, pero los medios de los que dispone el Ayuntamiento de Alcañiz son "insuficientes", según reconoció el alcalde. El cierre de Alcañiz se antoja "muy complejo”, según Urquizu, “porque tenemos una red de caminos de más de 1.000 kilómetros y vigilarlos es muy difícil". 

Por otra parte, no hay que olvidar el papel que tiene Alcañiz como centro de servicios de la mitad de la provincia de Teruel y también de una parte de la provincia de Zaragoza cuya población tiene como centro sanitario de referencia el hospital de Alcañiz. Cientos de personas se desplazan a diario al municipio o bien a realizar trámites, acudir al médico o a trabajar, y también muchos trabajadores de las comarcas de alrededor tienen como residencia Alcañiz. En este sentido, el alcalde recordó que “ aquí viene todos los días mucha gente al hospital desde los pueblos del entorno, así que el cierre será difícil de gestionar".

El regidor participó este viernes en una primera reunión de la Junta de Seguridad, en la que se acordó el establecimiento de puntos de control “aleatorios” en las entradas y salidas "para intentar tener todo acotado”.

La vigilancia, según dijo, se intensificará en las horas diurnas con el fin de que haya la menor movilidad posible", informó . 

De la misma manera, en el casco urbano "se establecerán dispositivos para evitar que se produzcan reuniones de más de cuatro personas juntas, especialmente a la hora del mediodía y al principio de la tarde, es decir, para vigilar los vermús y tardeos, que seguro que se adelantan, al haberse acotado el horario de cierre de los servicios no esenciales", añadió Urquizu. 

En este sentido, reconoció que los efectivos con los que cuenta la Policía Local de Alcañiz para controlar todo esto resultan insuficientes para llegar a todo el casco urbano, así que "si fuera posible, intentaremos traer algún cuerpo especial de fuera, para lo cual hablaremos con la subdelegación del Gobierno en Teruel o con el Gobierno de Aragón para que estos efectivos realicen controles durante los fines de semana, sábados y domingos, porque esto sí nos preocupa", reconoció el alcalde.

El regidor no aclaró si el Ayuntamiento tiene previsto solicitar ayuda al Ejército para que realice esas funciones, igual que ocurrió durante la primera quincena posterior a la declaración del estado de alarma, cuando se desplegó la brigada Aragón I del ejército. "No sabemos qué cuerpo especial todavía, pero hemos pedido refuerzos porque los efectivos que nosotros tenemos son pocos", se limitó a señalar.

Por otra parte, para controlar que se produzcan huidas por la extensa red de caminos, otra de las opciones que se barajan pasa por cortar las vías rurales con barreras New Jersey, que ofrecerían algunas empresas locales. Sin embargo, esto tampoco resultaría viable en toda la red de caminos, puesto que el problema es qué ocurriría con los agricultores que tienen que ir a trabajar.

Otra cuestión es la red de masicos rurales que sirven de escapada a los alcañizanos los fines de semana. Vigilar que no se produzcan reuniones de un número de personas superior al permitido será también difícil de vigilar, por lo que el alcalde apeló a la responsabilidad de la población. "La responsabilidad individual es importante, y por ello vamos a poner en marcha una campaña en redes sociales y medios de comunicación para explicarle a la gente que esto va en serio, porque no podemos poner a un guardia civil o a un agente de la Policía Local en cada tienda", añadió.

Urquizu indicó que estaba pendiente "una reunión más técnica con Policía Local y Guardia Civil para establecer las medidas, decidir las posibilidades de colocar barreras y de cómo realizar toda esa vigilancia que, además, ha de ser de 24 horas hasta el 15 de febrero", añadió. 

Apoyo al comercio

Por otro lado, el alcalde de Alcañiz informó de que convocará una reunión de la comisión de Promoción Económica para estudiar qué otras medidas de apoyo al comercio puede implementar el Ayuntamiento de Alcañiz durante las próximas semanas.

No en vano, en el papel de centro de servicios que ejerce el municipio en su entorno más próximo también es muy importante el sector del comercio. "Veremos que más se puede hacer, aunque todavía están en marcha los bonos comerciales que se aprobaron en la campaña de Navidad y que tienen continuidad hasta el 31 de marzo y no se han agotado", dijo. En este sentido, señaló que "en la campaña informativa en redes sociales pondremos el énfasis también en que la gente consuma localmente, porque uno de los sectores más perjudicados con las medidas de confinamiento es el comercio", añadió. La semana que viene, el Ayuntamiento convocará a una reunión a las asociaciones de comerciantes, a Cepyme y a Cámara de Comercio "y les escucharemos para ver qué nos proponen", añadió.