Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Documento escrito en un dialecto bereber que forma parte de la colección entregada al Ayuntamiento de Alcañiz

Alcañiz recibe una importante donación de documentos y piezas arqueológicas

Han sido entregadas por el investigador de Mas de las Matas Antonio Martín Costea

El Ayuntamiento de Alcañiz y el Taller de Arqueología han recibido la donación del fondo documental y de las colecciones de arte y arqueología de Antonio Martín Costea, oriundo de Mas de las Matas y que ha decidido entregar toda su colección de libros, su archivo y toda clase de documentos relacionados con sus investigaciones y estudios, piezas de arqueología y obras de arte para que la colección mantenga la unidad en el futuro.

Antonio Martín Costea trabajó como funcionario del Estado durante su vida profesional, fue colaborador del Instituto de Patrimonio Cultural de España durante más de 30 años y ha formado parte del Comité científico del grupo español del Instituto internacional de conservación, etapa de la que guarda documentación tan interesante como una copia de un informe sobre un estudio radiográfico que se realizó de la Tizona, la espada del Cid.

El conjunto donado responde a todo lo que este investigador ha recopilado a lo largo de su vida durante sus numerosos trabajos de arqueometalurgia y también de sus colaboraciones con las distintas instituciones científicas con las que ha trabajado. Igualmente, el material entregado incluye otras donaciones que él mismo recibió de terceros, entre las que se incluye la colección del farmacéutico castelserano Manuel Mestre, farmacéutico que realizó distintos estudios arqueológicos en la zona y recopiló distinto material en sus investigaciones. Un fondo, éste, "muy importante para conocer la historia arqueológica de Castelserás", destacó Martín Costea, que del fondo de Manuel Mestre destacó sus "interesantes investigaciones etnológicas". Los fondos y materiales del castelserano fueron catalogados, clasificados y limpiados tras el fallecimiento del farmacéutico.

La colección que se entrega a Alcañiz se completa con otros estudios sobre yacimientos arqueológicos bajoaragoneses, que están recogidos en más de 100 cajas fruto de los trabajos realizados por Martín Costea en el campo de la arqueología.

Por otra parte, los libros donados suman alrededor de 2.000 volúmenes, varios de ellos obras manuscritas, como la Historia de los cinco primeros siglos o un Tratado de Filosofía. También consta en este apartado un estudio caligráfico de las planchas calcográficas de cartografía nacional, del que solamente existen dos ejemplares actualmente. Uno de ellos se guarda en la sede de Calcografía Nacional y el otro es el que ha donado Antonio Martín al Ayuntamiento de Alcañiz. Este ejemplar fue un regalo de su autor, Eduardo Otero, al investigador masino.

El fondo artístico se compone de distintas obras contemporáneas aragonesas de artistas bajoaragoneses, entre ellos Enrique Trullenque, Vaquero Foz, José Eugenio Margelí, así como de otros pintores de la zona de Mas de las Matas como Feli Andrés. Se trata de obra contemporánea aragonesa que se completa con un conjunto de pinturas de tipo religioso de la Escuela del Cuzco de Perú, de la segunda mitad del siglo XVII.

Igualmente, hay documentación de su trabajo profesional, con informes y estudios entre los que Martín Costea destaca los de un programa de investigación que llevó a cabo sobre materiales metálicos de Bilbilis (la actual Calatayud).Y junto a estos fondos, los de la guerra civil, que se estructura "en 26 cajas de información" adicionales

Documentos bereberes

Previamente, en noviembre pasado, Antonio Martín ya avanzó una parte de su donación entregando dos archivos que contenían cerca de un centenar de documentos bereberes escritos sobre fragmentos de tabla de madera o ramas peladas o secas. Todos ellos "están escritos con grafía árabe aunque el idioma es un dialecto beréber de la zona del Atlas", explicó. 

Piezas arqueológicas

Al Taller de Arqueología de Alcañiz ha entregado piezas arqueológicas que compró en el mercado  “para salvarlas, porque si no corrían peligro de perderse". 

La colección arqueológica incorpora además piezas del "Paleolítico inferior que me llegaron por medio de la familia de Juan Cabré, tras el fallecimiento de su hija Encarnación. Igualmente, se compone esta colección de otras que recogió en una prospección en superficie, cuando realizaba la Carta Arqueológica del río Guadalope". 

Radios históricas

Junto a todo ello, Antonio Martín ha decidido entregar también su colección de aparatos de radiorecepción, con más de 100 unidades de distinto tipo. "Su antigüedad va  desde el origen de la radiodifusión hasta los años 60", explicó el coleccionista, quien valoró que la muestra entregada es ideal "para conocer desde un punto de vista técnico y estético la historia de la radio". Además de los distintos modelos de aparatos de recepción, hay también otros electrónicos de medida y de control de laboratorio. 

-