Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Alcañiz, la semana pasada

Alcañiz recupera este viernes el consumo en el interior de la hostelería y el cierre de lo no esencial a las 20 horas de lunes a jueves

Teruel capital se queda como el único municipio de Aragón con las restricciones más duras

El Gobierno de Aragón ha informado que se van a rebajar este viernes las restricciones en la localidad turolense de Alcañiz, hasta el nivel de alerta 3 agravado. Esto siginifica, entre otras cosas, la apertura de la hostelería en el interior hasta el 30% o el cierre de los negocios no esenciales a las 20 horas de lunes a jueves y a las 18 horas de viernes a domingo. Se mantiene el confinamiento perimetral de la ciudad. La incidencia en menos de un mes ha caído hasta los 118 casos por 100.000 habitantes

Sin embargo, en la ciudad de Teruel se mantienen todas las limitaciones en vigor, con hostelería solo en el exterior y cierre de negocios no esenciales a las 18 horas toda la semana. Teruel se queda como el único municipio de Aragón con estas restricciones más severas.

Según la consejera de Sanidad, Sira Repollés, Teruel "va un poco retrasada pero va bajando bien" aunque, de momento, los datos a 7 y 14 días exceden "mucho" de los 250 y 500 casos.

El Gobierno de Aragón ha decidido, además,  levantar a partir de este viernes los confinamientos perimetrales de Zaragoza capital y Calatayud, aunque se mantienen los de Alcañiz y Teruel, así como los provinciales y el de la Comunidad autónoma.

La mejora de los datos de incidencia de la covid-19 en Calatayud llevaron a suavizar las medidas de aforos y horarios el pasado martes, situación a la que ahora se suma Zaragoza, que presenta una tasa de incidencia por debajo de 250 casos a siete días y de 500 a catorce días.

Así lo ha precisado la consejera de Sanidad, Sira Repollés, en una rueda de prensa acompañada del director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo, para detallar las últimas novedades y actualizar algunas de las medidas de la pandemia de covid-19.

Desde el 26 de enero Alcañiz y Teruel estaban sometidos a un nivel de restricciones más elevado ya que presentaban casi 1.500 casos por 100.000 habitantes.

Zaragoza es la única ciudad aragonesa con más de 100.000 habitantes, y es por lo que también se valoran otros indicadores como la hospitalización, que presenta un descenso en las camas convencionales mientras las UCI se mantienen con una ocupación de alrededor de un 35 %, porcentaje en el que sube el nivel de alerta.

No obstante, a nivel general el índice reproductivo se sitúa en el 0,68 y la positividad en el 8,08, y también han descendido las urgencias, los ingresos hospitalarios convencionales, que alcanzan el 12,3 % de ocupación, y los casos sospechosos en Atención Primaria, pero ha insistido en que todavía es elevado el número de camas UCI ocupadas por pacientes covid, con 83 personas.

El resto de indicadores se mantiene en nivel de alerta 3 agravado.

En cuanto a la incidencia global, Aragón presenta una tasa de 135 casos a 7 días y Huesca 71 (nivel 2) motivo por el que tiene unas medidas más laxas.

Por tanto, las limitaciones se mantienen en Aragón hasta el 5 de marzo con el toque de queda a las 22 horas, las agrupaciones a un máximo de 4 personas, y el cierre de las actividades no esenciales a las 20.00 horas de lunes a jueves y a las 18.00 horas los fines de semana, salvo en la provincia de Huesca que el cierre es a las 20.00 horas todos los días de la semana.

Repollés ha recordado que el objetivo de los confinamientos perimetrales es limitar la movilidad, por lo que la intención del Gobierno es mantener la cautela a la espera de tener menos comprometido el sistema hospitalario, dado que el de la UCI se encuentra al 37 %, y a que la incidencia acumulada sea similar entre las provincias.

La flexibilidad, ha explicado, "irá en consonancia con la liberalización de otro tipo de medidas".

Repollés ha reconocido la dificultad de plantear horizontes temporales para levantar los confinamientos y ha precisado que en el mismo sentido que se han ido implementando las medidas restrictivas como el toque de queda o el número de agrupaciones de personas se irán suavizando "si la situación mejora".

Preguntada por la previsión de alargar la situación a pasado el puente del 5 de marzo, fiesta en Zaragoza, la consejera ha advertido de que hay experiencia de lo que ocurrió en el Puente del Pilar, con una "explosión de casos" que provocó una tercera onda "muy explosiva y rápida", por lo que, ha dicho, "cuando se tiene una experiencia previa y dadas las características de movilidad de Aragón hay que ser muy cautos con el puente del 5 de marzo".

Por su parte, Falo ha alertado de que la gente "se mueve adonde puede disfrutar más o vivir más próxima a la normalidad", de ahí la necesidad de prudencia y de que las medidas sean homogéneas entre provincias.