Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

Alcañiz suspende primero de confinamiento: la Policía Local comenzará a sancionar hoy tras el “cachondeo” de salidas de casa Alcañiz suspende primero de confinamiento: la Policía Local comenzará a sancionar hoy tras el “cachondeo” de salidas de casa
Un agente de la Policía Local llama la atención a un conductor por recorrer la ciudad con su coche reiteradamente. M. N.

Alcañiz suspende primero de confinamiento: la Policía Local comenzará a sancionar hoy tras el “cachondeo” de salidas de casa

La lucha contra el coronavirus

Primer día de confinamiento. Siete de la tarde, plaza de España de Alcañiz. Una patrulla de la Policía Local formada por dos agentes llama la atención, esta vez ya en serio, a un vecino después de varias advertencias a lo largo de la jornada y lo vuelve a enviar para casa. Como él, muchos alcañizanos frivolizaron ayer con el estado de alarma decretado por el Gobierno ante la crisis del Covid-19. Ahora un viaje a echarles a los animales, ahora a por una barra de pan, ahora un viaje a la farmacia y vuelvo a la gasolinera a por un refresco. “La gente se ha tomado este primer día un poco a cachondeo, cuando es una cosa bastante seria. Vamos a dar un margen pero tenemos orden de ejecutar una sanción de entre 600 y 30.000 euros a quien incumpla el decreto”, advirtió el jefe de la guardia urbana, Pedro Obón.

La filosofía de la Policía Local no es multar a las primeras de cambio, pero en esta ocasión la paciencia parece estar agotándose por la flexibilidad con la que una parte importante de la ciudadanía está interpretando el decreto.

“No se ha notado demasiado el estado de alarma, sobre todo esta mañana”, dijo Pilar, trabajadora de la gasolinera Cepsa, donde se han colocado mamparas en el mostrador para proteger a los empleados de la propagación de coronavirus. Pan, tabaco y gasolina eran los artículos que, como cualquier otro domingo y con similar ritmo, se despacharon ayer.

Sí notó un descenso de las ventas dominicales el Payti de la avenida de Aragón, un establecimiento de venta de pan, bollería, aperitivos, golosinas y refrescos.  “Un domingo cualquiera esto estaría inundado de niños, pero en todo el fin de semana no ha venido ninguno”, subrayaron las dependientas, Vega y Alba.

No se suspendió la venta de golosinas pese a que están dispuestas en cajas de autoservicio. No obstante, la empresa ha dado órdenes de no reponer más. El cliente debe ponerse guantes de un solo uso para servirse y después tirarlos. Ellas llevan guantes también, que cambian después de cada tarea realizada.

Con todo, no parece razonable que ir a comprar una barra de pan, y de paso unas gominolas, unas cajetillas de tabaco y unos refrescos a la gasolinera o a la tienda de la avenida de Aragón sean desplazamientos por causa de fuerza mayor, situación de necesidad o cualquier otra actividad debidamente justificada. Y mucho menos si estas compras secundarias se dividen en varios viajes.

Los desplazamientos y salidas de casa para nimiedades fueron constantes ayer en Alcañiz, por lo que los que sí cumplieron con su deber ciudadano de quedarse en casa echaron de menos más contundencia policial. Dos patrullas de la Policía Local, junto a algunas de la Guardia Civil, recorrieron la localidad para advertir a la gente de que sus comportamientos no eran los adecuados.

La Policía Local precintará el área de autocaravanas, que ayer tuvo que ser desalojada ante la presencia de varios vehículos cuyos propietarios eran turistas. 

Los agentes disgregaron también varios grupos de jóvenes que se congregaron en locales privados de ocio –peñas–, y mandaron para casa a grupos de gente que paseaban por la ronda de Caspe o la avenida de Aragón. “Hay mucha gente que ha hecho caso, pero también otros muchos que parece que no se lo toman en serio”, dijo Obón, quien recordó que la orden es que la gente evite salir de su domicilio.

La Policía Local llamó también la atención a varios grupos de ciclistas y practicantes de motocross. “No se puede salir, el estado de alarma así lo prohíbe. Es una cosa tan reciente que la gente no es consciente, pero hay que tomarlo en serio”, insistió el jefe de la Policía Local, que no obstante prefirió ser didáctico y no sancionar de primeras. “Hacerlo directamente es la norma, pero no es lo ético, por lo que vamos a dar un pequeño margen”.

No obstante, la orden de servicio que tenían ayer los agentes era clara: “En caso de reiteración y sin causa justificada, se procederá con la sanción correspondiente”.

Tras el fin de semana, hoy llegará el momento de volver al trabajo para los sectores privados, por lo que se teme que el clima de normalidad se instale en Alcañiz.