Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Pinar en Valmuel, árboles de grandes dimensiones y muy próximos a las viviendas

Alcañiz talará 140 pinos en Puigmoreno y Valmuel por razones de seguridad

Hay ejemplares que tienen más de 60 años y han alcanzado una altura de casi 30 metros

Al menos 140 pinos se talarán en los próximos 30 días en las pedanías de Valmuel y Puigmoreno. La mayoría de ellos -130 ejemplares- se encuentran en Puigmoreno y representan un problema de seguridad para las personas. Con más de 60 años algunos de ellos y entre 25 y 30 metros de altura, la falta de mantenimiento durante todo este tiempo ha hecho que el pinar que se encuentra dentro de los dos cascos urbanos represente un problema real.

En lo que va de año se han caído ramas de algunos de estos árboles en al menos tres casas de Puigmoreno, según explicó Eva Sancho, alcaldesa pedánea de Puigmoreno, “y el año pasado también tuvimos algún incidente, aunque sin daños personales, solamente materiales que afectaron a los tejados de varias casas”, añadió.

Según detalló Sancho, el último árbol que se retiró en el pueblo era especialmente peligroso. De grandes dimensiones, ya había provocado daños en los tejados de dos viviendas. Así que esta medida es “necesaria, y tendrá que continuar”, advirtió, porque “hay más árboles que tienen que retirarse, pero hay que hacerlo de manera paulatina, todo de una vez no se puede”. Ahora se retiran, dijo la regidora, “los más peligrosos”.

El departamento de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Alcañiz invertirá en esta primera tala masiva 15.000 euros, un coste considerable que obedece a lo complicado del trabajo. 

"En otras circunstancias, la empresa simplemente realizaría la tala del arbolado a cambio del aprovechamiento de la madera, pero en este caso es más difícil, porque los árboles que los vecinos han seleccionado para retirar  están entre las viviendas, dentro del casco urbano, y hay una peligrosidad añadida, se tiene que invertir mucho tiempo, utilizar mucha maquinaria y personal, camiones grúa de grandes dimensiones, etc", detalló el concejal delegado del área, Ramón Panadés. 

No en vano, el arbolado cerca de las casas y las copas sobrevuelan los tejados, así que hay que sujetar las ramas bien para evitar que se caigan sobre los tejados. El personal debe trabajar en plataformas elevadoras, lo cual es un coste añadido. Tal y como comentó Panadés, "algunos troncos están a muy pocos metros de las casas y algunas copas sobrevuelan los tejados, y ahí es donde está el peligro. Se tiene que evitar que se rompan o se caigan sobre las viviendas y causen males mayores", añadió el concejal.

El Ayuntamiento de Alcañiz ha adjudicado las tareas de retirada y limpieza del pinar a una empresa especializada que ayer empezó a trasladar la maquinaria con la que hará el trabajo. 

El contrato estipula que hay que talar los 140 árboles en un plazo de 30 días "siempre que sea posible y no surjan inconvenientes", matizó el concejal delegado del área de Medio Ambiente del Ayuntamiento. La intención es talarlos "antes de que llegue el otoño, aparezca algún temporal de lluvias o de viento que impida llevar a cabo lo que está previsto", indicó Panadés.

Los 140 ejemplares que se tienen que suprimir se encuentran circundando o dentro del casco urbano de las dos pedanías, algunos de ellos a escasos metros de las viviendas y con unas copas de grandes dimensiones. Según Panadés, algunos de estos árboles "han alcanzado alturas de entre 28 y 30 metros y son una amenaza".

Los ejemplares que van a talarse han sido seleccionados "a propuesta de los alcaldes pedáneos, con la aprobación de la Junta vecinal y en general de todo el vecindario, porque lo cierto es que se va a retirar la mitad del arbolado que tienen Valmuel y Puigmoreno", reconoció el delegado del área. Son pinos que se plantaron en los años 60, cuando se constituyeron los dos barrios y se repoblaron y han alcanzado unas dimensiones que representan "un verdadero problema". 

El año pasado sin ir más lejos, una enorme rama de un pino situado en un terreno propiedad del Arzobispado de Zaragoza se cayó sobre una vivienda en Puigmoreno provocando daños en el tejado. Por suerte, no había ninguna persona en el interior del inmueble cuando sucedieron los hechos. Casos como éste ha habido ya varios.

Para compensar la pérdida de zona verde que supondrá la tala de todos estos ejemplares, el Ayuntamiento de Alcañiz plantará "el año que viene" distintas especies arbóreas. Según Panadés, "se elegirá un arbolado que proporcione sombra suficiente a los vecinos para que pueda haber buenos paseos como hasta ahora pero que tengan un crecimiento más limitado y no terminen representando un problema de seguridad como ha ocurrido con el pinar", enfatizó.

La tala la ejecutará el departamento de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Alcañiz con sus propios medios. "Contamos con la colaboración de los agentes forestales del Gobierno de Aragón, pero no hemos tenido que pedir ninguna autorización, ya que todos los árboles se encuentran en parcelas que son propiedad municipal". 

Según la alcaldesa de Puigmoreno, “el pinar es muy bonito, pero requiere un mantenimiento, hay que podar cada dos o tres años, y no se le puede dejar crecer así como se ha hecho, porque luego representa un problema serio”. Según comentó, los árboles retirados se sustituirán por otros ejemplares de otras especies arbóreas.