Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

Alumnos de Alcañiz demuestran en la calle lo sencillo que es hacer Ciencia Alumnos de Alcañiz demuestran en la calle lo sencillo que es hacer Ciencia
Los alumnos experimentaron sobre capilaridad con unos claveles

Alumnos de Alcañiz demuestran en la calle lo sencillo que es hacer Ciencia

Los pequeños científicos realizaron 21 experimentos en la plaza Paola Blasco

Alumnos de quinto y sexto de primaria de los colegios Emilio Díaz y San Valero de Alcañiz protagonizaron una jornada didáctica de Ciencia en la calle, en la que, a través de distintos experimentos, mostraron en vivo, a sus compañeros de cursos inferiores y a todo el público que quiso verlo, cómo funcionan algunos fenómenos físicos y químicos de nuestra vida cotidiana.

En siete mesas, desarrollaron distintas actividades prácticas. En total, 21 experimentos relacionados con temáticas tan dispares como el magnetismo, la densidad, el comportamiento del aire a diferentes temperaturas, las reacciones químicas de algunos elementos o cuáles son las propiedades del agua.

El objetivo: “divulgar la ciencia entre todo tipo de públicos”, explicó Adrián Ponz, coordinador de esta actividad del proyecto CienciaTE3, que ha sido impulsado por el Grupo Beagle de investigación didáctica de las Ciencias Naturales, que está integrado por investigadores de la Universidad de Zaragoza. La de ayer fue la tercera edición.

Todos los materiales con los que los estudiantes de quinto y sexto realizaron los experimentos han sido fabricados por ellos, según apuntó Ponz. No en vano, recordó que “los experimentos científicos que han realizado se pueden hacer con materiales que están al alcance de todos y que se pueden comprar en cualquier supermercado”, dijo, o en una farmacia.

Las 21 pruebas científicas realizadas ayer por la mañana en la plaza Paola Blasco son “conocidas y muy fáciles de hacer”, matizó Ponz, quien hizo hincapié en que “lo más importante no son los experimentos en sí, sino que ellos elijan cuáles quieren hacer en función de su curiosidad, y que busquen respuestas a las preguntas que se hacen”.

Los experimentos

Por ejemplo, para explicar la densidad del agua y la propiedad de flotación se usó alcohol, agua y un cubito de hielo que, sumergido en ambos líquidos, en el primero flota y en el segundo se hunde. La explicación, que el hielo es más denso que el alcohol, pero menos que el agua.

Los pequeños científicos también mostraron cuáles son las reacciones químicas del vinagre y el bicarbonato. Al mezclarlos, se produce una reacción ácido-base que da como resultado el dióxido de carbono, un gas que provoca unas burbujas y un “efecto volcán” en cualquier recipiente.

Otro experimento probado en la calle y ante la mirada de algunos de los padres y abuelos que se aproximaron hasta las mesas consistió en ver cuál es la capilaridad de las plantas. Necesitaron un poco de agua y colorante y unos claveles que se fueron tiñendo de distintos colores. También relacionado con las propiedades del aire, los niños enseñaron cómo éste se comprime al enfriarse y provoca un efecto succión en el agua. Para ello, solamente emplearon un recipiente con agua, una vela y un vaso.

Dos de las actividades más llamativas consistieron en mostrar cómo funciona un termómetro casero, empleando agua caliente, una pajita y algo de colorante para hacer más atractiva la prueba. Junto a éste, otro llamado “lámpara de agua”, en la que usaron un bote cerrado de cristal, aceite de girasol, colorante y una pastilla efervescente. Según explicaron las alumnas que lo realizaron, las moléculas del agua subían por el bote impulsadas por el CO2 de la pastilla efervescente. Y, además, lo hacían lentamente dada la viscosidad del aceite de girasol que habían mezclado previamente con el agua.

CienciaTE forma parte de las tareas de alfabetización científica del Grupo Beagle. Al realizarlas en la calle, el equipo de investigadores intenta mostrar a la sociedad “la importancia que tiene la ciencia para nuestro desarrollo futuro”. No obstante, al mismo tiempo “los alumnos refuerzan sus conocimientos científicos adquiridos en el aula, gracias a la enseñanza entre iguales”, señaló Ponz. En esta tercera edición, el tema central de la actividad de CienciaTE ha versado sobre La importancia del uso de preguntas para el aprendizaje de los contenidos científicos.

Una actividad organizada por el Grupo Beagle de la Universidad de Zaragoza

El Grupo Beagle ha sido el organizador de la actividad CienciaTE, que se desarrolló en la plaza Paola Blasco de Alcañiz, con la participación de alumnos de infantil y primaria de los colegios San Valero y Emilio Díaz. Los alumnos de quinto y sexto de primaria enseñaron a los más pequeños y a los mayores que se aproximaron a verlo distintos tipos de experimentos científicos.