Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

José Antonio Mora, Miguel Tolosa, Lola Oriol, Paola Carreras y Javier Cantalapiedra, en el Gloria Fuertes. M. N.

Atadi y Gloria Fuertes de Andorra mejoran la inclusión sociolaboral de personas con discapacidad

Paola Carreras se suma a Pablo Lahoz en las labores de limpieza del centro de educación especial

El colegio público de educación especial Gloria Fuertes de Andorra y Atadi Empleo lo han vuelto a hacer. Una segunda alumna se acaba de incorporar a la vida laboral para limpiar su propio centro educativo gracias a la formación dual del Programa de cualificación en tareas domésticas y limpieza de edificios que ofrece la escuela, y al contrato de trabajo que ha firmado con el centro especial de empleo de la asociación para la inclusión de personas con discapacidad intelectual.

La formación dual del Gloria Fuertes continúa ofreciendo excelentes resultados de integración. A Pablo Lahoz se suma desde hace unos días Paola Carreras, otra alumna con discapacidad intelectual natural de Alcorisa que, como el alcañizano, desarrolla tareas de limpieza en el colegio con un contrato de media jornada de lunes a viernes.

La limpieza del centro educativo la desarrollan dos empresas. Una de ellas es Atadi Empleo, el centro especial de empleo de la asociación turolense que se ha encargado de la contratación. Lahoz y Carreras estudian por la mañana en el Gloria Fuertes y, tras la comida, se ponen manos a la obra durante cuatro horas con la limpieza de aulas, baños y otras estancias del centro de la mano de su monitora, Rosa Sanz.

“La contratación de Paola vuelve a poner en valor la importancia de la inserción laboral del alumnado del centro y consolida uno de los principales objetivos del colegio: educar personas para la vida”, aseguró en una rueda de prensa a las puertas del colegio la directora del Gloria Fuertes, Lola Oriol.

Desde hace 12 años

El Programa de cualificación de tareas domésticas y limpieza de edificios se desarrolla en el centro de educación especial desde hace 12 años. El currículo consta de dos cursos que pueden realizarse en cuatro, en los que el alumnado adquiere habilidades laborales y competencias que le habilitan para ejercer profesiones relacionadas con la limpieza.

Este programa es de formación dual, por lo que el alumno compagina las horas lectivas con el trabajo. Carreras está en segundo curso. “Para toda la comunidad educativa del Gloria Fuertes es un motivo de orgullo saber que cada día dos alumnos del colegio, al concluir su jornada lectiva, dedican cuatro horas a trabajar en la limpieza de las instalaciones. Esa es la verdadera inclusión”, apuntó Oriol, que valoró ir de la mano en este proyecto innovador con Atadi, “institución hermana con la que compartimos proyectos y la firme creencia de que, estimulando las capacidades de las personas con discapacidad y no magnificando las carencias, podemos lograr una sociedad más justa e igualitaria en derechos".

El director de Atadi Empleo, Javier Cantalapiedra, mostró también su satisfacción por haber alcanzado este “paso importante para todos”, pues todavía “es muy complejo” tanto que las personas con discapacidad “encuentren oportunidades” como para la entidad abrirse “mercado”. Es por ello que conviene consolidar estos puestos de trabajo y que sirvan de trampolín para que el alumnado pueda optar a otros empleos en empresas y administraciones.

José Antonio Mora, director administrativo de Atadi, destacó que este acuerdo de colaboración cierra “la sinergia perfecta”, pues “por un lado está el empleo protegido de Atadi” y se suma “la capacitación laboral que da el colegio”. Además, destacó que esta segunda persona contratada sea una mujer. “El Informe Olivenza muestra que la contratación de hombres con discapacidad supera en más de 23 puntos a la de mujeres con discapacidad, situación que se ha agravado debido a la pandemia. Es un reto que debemos abordar”, reflexionó.

Que cubran los cupos

El reto ahora está en que esta experiencia de inserción laboral pueda extenderse a otros espacios públicos y privados, ya que todavía “queda mucho camino por recorrer en cuanto a igualdad de oportunidades para personas con discapacidad en la empresa ordinaria”, destacó Mora.

De hecho, los centros especiales de empleo siguen siendo la principal vía de inserción laboral para la mayoría de las personas con discapacidad. Es por ello que Atadi hace un llamamiento, especialmente a la administración pública y a las empresas, para que cumplan el ratio de plazas dirigidas a personas no solo con discapacidad física, sino también intelectual. “Nos ponen el listón más alto que al resto”, afeó Mora, cuando estos chicos y chicas, bien formados, “son igual o más profesionales que cualquier trabajador ordinario”.

Atadi Empleo cuenta con 51 trabajadores. Además de la contratación de Carreras, recientemente se han creado dos puestos de trabajo más derivados de la adjudicación de un contrato de mantenimiento de bienes e instalaciones municipales por parte del Ayuntamiento de Andorra.

Los responsables del Gloria Fuertes y de Atadi agradecieron el apoyo del Servicio Provincial de Educación, representado por su secretario provincial, Miguel Tolosa, quien destacó que el programa “ha costado mucho sacrificio y ha habido que sortear muchas piedras en el camino, pero ha salido adelante gracias al empeño persistente del centro”.

“Una vez empezado el camino, vamos a continuarlo”, se comprometió Tolosa.
 

Paola Carreras (a la derecha)

Una alumna aplicada que quiere vivir independizada

El sueño de Paola Carreras es vivir independizada de sus padres en el futuro y para ello piensa ahorrar todo lo que pueda el sueldo que gana con su trabajo de limpiadora en su propio colegio.

Así lo explicó la joven de 19 años en una rueda de prensa en la que fue protagonista junto a su compañero Pablo Lahoz, de 18 años, al que acabará sustituyendo cuando él se vaya a estudiar repostería en septiembre a Zaragoza.

“Estoy muy contenta de estar trabajando con Pablo y con Rosa. Me enseñan mucho, son muy buenos compañeros y me lo paso muy bien trabajando”, destacó la limpiadora.

“Pablo me hace reír mucho y Rosa es muy buena, me enseña todo lo posible y si me equivoco corrige los fallos”, admitió la joven.

Carreras también tuvo palabras de agradecimiento al centro, en la figura de su directora y tutora Lola Oriol, así como a sus padres, que se encargan de recogerla cada tarde al final de su jornada laboral para llevarla de vuelta a Alcorisa, donde reside la familia.

“Gracias a mis padres por enseñarme a comprometerme en el trabajo y a ser yo misma”, dijo para concluir unas emotivas palabras.

 

 

El redactor recomienda