Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Dos turistas italianos salen del Parrizal, el viernes por la tarde, con la puerta enrejada ya instalada. José Puche

Beceite coloca una puerta enrejada para impedir el paso al Parrizal

Desde este viernes solo se puede entrar en la zona natural con pase y autorización

Una puerta de forja enrejada impide desde este viernes el paso al Parrizal de Beceite. La portería, ubicada en los aledaños de la zona natural -algo más arriba del último parquin de acceso-, se puede abrir desde dentro, pero está bloqueada para su apertura desde el exterior. Su colocación es una decisión del Ayuntamiento, en el marco de las medidas adoptadas para restringir el aforo a sus zonas naturales, de acuerdo con la normativa de lucha contra el coronavirus.

La puerta de acceso se ha instalado en el entorno de la minipresa que tiene la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) para derivar caudales al embalse de Pena. Se ha aprovechado un saliente de rocas que estrecha el camino para instalarla y controlar la única entrada al Parrizal en llano’ (hay otros accesos por sendas a través del monte), que es la más conocida y utilizada por turistas y visitantes que recalan en la comarca del Matarraña.

El alcalde, José Enrique Celma, justificó la colocación de esta “reja” como una de las medidas de “control del aforo, que hemos reducido en un 50% con respecto al año anterior”, informó. La puerta, según explicó Celma, está abierta durante las horas en las que se autoriza la entrada al Parrizal, esto es, de 09.00 a 20.00 horas, pero solamente puede abrirse desde el interior, es decir, por aquellos que salen del entorno. Según el alcalde, esta medida “nos permitirá controlar la entrada”, aunque habrá siempre una persona de control.

Las restricciones de acceso en el Parrizal entraron en vigor el viernes. En esta zona ha quedado habilitado el parquin número 3 únicamente. A continuación, hay una cadena que impide el paso de vehículos y esta reja para los peatones. En el caso de La Pesquera, más habitual como zona de baño por sus pozas naturales, las limitaciones de paso entrarán en vigor el viernes de la semana que viene, 19 de junio, según confirmó el regidor. 

Aforos limitados

En El Parrizal se ha establecido un aforo máximo de 100 coches en todo el día, la mitad en el horario de mañana (de 9.00 a 14.00 horas) y la otra mitad en horario de tarde (de 15.00 a 20.00h). 

El Ayuntamiento ha reservado cinco plazas para vehículos dados de alta en Beceite en cada turno. En el caso de La Pesquera, desde el 19 de junio se establecerá una reducción de acceso, con un máximo de 150 vehículos diarios, 75 en el horario de mañana y otro tanto en el horario de tarde.  Se reservarán 10 vehículos en cada turno para vecinos de Beceite que paguen el impuesto de vehículos en el pueblo y otros 10 en cada turno para para vecinos que tengan fijada su segunda residencia en el pueblo y cuenten con la tarjeta de residente. 

Los precios para el aparcamiento de vehículos serán de 10 euros por coche y 4 euros por moto.

Igualmente, se ha establecido un sistema de reservas a través del Ayuntamiento diferenciando los vecinos residentes de los que tienen fijada la segunda residencia. Para los primeros el pase será gratuito. La gestión de las reserva para vehículos de segunda residencia se realizará a través de la oficina de Turismo.

La piscina natural, cerrada

De la misma manera, el Ayuntamiento ha optado finalmente por no habilitar para el baño la piscina natural de lAssut este verano "ante la imposibilidad de garantizar las medidas sanitarias y de distanciamiento social en dicho espacio y en cumplimiento del aforo" mínimo establecido para este espacio. 

La zona permanece sin embalsar -se embalsaba para creación de vaso natural- y así continuará durante todo el resto del verano, salvo que cambien las circunstancias. 

El consistorio consultó a la subdelegación del Gobierno en Teruel, pero de momento no han recibido ninguna respuesta “clarificadora que nos indique si el baño es o no recomendable en agua dulce”, según dijo Celma, así que han decidido no abrir este verano la piscina en el río Matarraña, siguiendo las conclusiones de un informe sobre transmisión de Sars-Cov-2 en playas y piscinas del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Según este documento, el agua de ríos, lagos y pozas, aguas remansadas de agua dulce y no tratada la supervivencia del Covid-19 puede ser superior a la que se produce en piscinas y en agua salada. 

“Nos guiamos por ese informe que recomienda extremar las precauciones para evitar aglomeraciones, ante la sospecha de que estos medios acuáticos son los más desaconsejables en relación a otras alternativas”, comentó el alcalde, especialmente las pequeñas pozas donde la dilución es menos efectiva.

El documento del CSIC se basa en estudios centrados en otros coronavirus de características similares al Sars Cov-2 que han demostrado que los virus siguen siendo temporalmente infecciosos en ambientes naturales de agua dulce, incluidos lagos y arroyos.

Para garantizar que no se usa la piscina natural, el Ayuntamiento dejará la zona tal y como está, sin embalsar.

Se resuelven, por tanto, de manera restrictiva las dudas que trasladó días atrás el alcalde de Beceite, José Enrique Celma, sobre la posibilidad de abrir la piscina natural del pueblo, la única que tiene el municipio y que siempre ha contado con autorizaciones por parte del departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón para el baño. 

Tanto el Ayuntamiento de Beceite como el de Aguaviva -donde se encuentran las zonas de baño del río Bergantes- habían trasladado sus dudas a la delegación del Gobierno y al departamento de Sanidad ante la oleada de visitantes que esperan este verano en cuanto se avance en la desescalada y se autorice el tránsito entre provincias.