Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Buscan extramuros del cementerio de Andorra a un fusilado en 1939 Buscan extramuros del cementerio de Andorra a un fusilado en 1939
Trabajos de búsqueda iniciados este lunes

Buscan extramuros del cementerio de Andorra a un fusilado en 1939

Los trabajos comenzaron el lunes y se hallaron restos de tres personas

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) inició este lunes la búsqueda de los restos del andorrano Sebastián Blasco Aznar en un pequeño tramo de terreno situado extramuros del cementerio municipal. Se trata de una zona conocida como El Corralico, ubicada junto a la tapia del cementerio y destinada durante algunos años a enterrar a personas no católicas, entre otros. Actualmente en la zona se guardan herramientas y escombros del cementerio.

May Borraz, nieta de Sebastián Blasco Aznar, es quien reclamó su exhumación en su momento y asistió a las primeras tareas de búsqueda, según informó Marco González, vicepresidente de la asociación. 

Según González, el área a prospectar son unos 50 metros cuadrados y el  procedimiento de búsqueda consiste en la apertura de catas mediante pala de excavadora para retirar una primera capa de terreno superficial. 

En la primera jornada fueron localizados restos de tres personas, según informó González, dos de ellas enterrados con ataud y una sin. Según el vicepresidente de la entidad que promueve y se ha hecho cargo de la búsqueda, se buscan restos que no estén sepultados en un ataud, ya que existe el convencimiento de que a Sebastián Blasco Aznar lo enterraron directamente en la tierra.

En relación a los restos encontrados, “entran dentro de lo esperado”, indicó el vicepresidente de la ARMH. La búsqueda continuará durante esta semana, “al menos durante dos o tres días más”, apostilló González, quien manifestó que “ante todo trabajamos con mucha cautela”. No en vano, enfatizó que “hasta que la antropóloga no nos haga un perfil biológico fiable y completo de los restos que hemos hallado esta mañana, no podremos sacar conclusiones”.

Los investigadores han realizado el trabajo de investigación y decidido centrarse en esta zona en concreto “por los testimonios que señalarían que podía estar enterrado aquí. Todo el mundo sabía que éste era un recinco donde se enterraba a distintos tipos de personas, los suicidados, niños no bautizados...”, comentó. El equipo cuenta, además, con fotografías aéreas de la zona que fueron tomadas en los años 40 y 50 del siglo XX.

Sebastián Blasco Aznar fue labrador, sastre y sereno. En la versión oficial de su muerte, redactada por las autoridades franquistas, se asegura que se trató de un suicidio, cuando iba a ser detenido por la Guardia Civil., “pero su viuda y sus hijas siempre han sabido que fue brutalmente asesinado por un grupo de vecinos a los que se sumaron dos guardias civiles”, dijo González.

Su nieta ha estado tres años investigando la localización del lugar donde pudo ser enterrado su abuelo, añadió.