Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Terrazas vacías en la plaza de España de Alcañiz este domingo a las 12 del mediodía, una estampa inusual

Cierra una empresa de Calanda por tres positivos relacionados con el brote de Alcañiz

El foco de la capital bajoaragonesa continúa con 40 casos

El brote de coronavirus registrado a principios de esta semana pasada en el área sanitaria de Alcañiz y que suma 40 casos positivos en Covid-19 -la mayoría en la capital bajoaragonesa- ha llegado a Calanda. En este área sanitaria se han detectado ya tres positivos en las últimas 24 horas, según fuentes bien informadas, todos procedentes del mismo foco de contagio.

Los tres casos son trabajadores de la empresa Teide Refractarios, que permanece cerrada después de que el gerente de la compañía -residente en Alcañiz- diera positivo en Covid-19 el pasado miércoles.  Esto obligó a realizar pruebas PCR a toda la plantilla  de la fábrica, tres de los cuáles habrían dado positivo. Otros trabajadores ha dado negativo, aunque tendrán que permanecer en cuarentena 10 días como medida de prevención, y hay un tercer grupo que está a la espera de resultados.

Este brote de coronavirus podría tener su origen en uno de los cuatro focos registrados en Alcañiz y que se originaron entre los días 10, 11 y 12 de julio. 

El alcalde de Calanda, Alberto Herrero, explicó que “se espera que a lo largo del lunes lleguen los resultados de las pruebas que faltan por conocer”. Según indicó, la empresa “está cerrada desde el viernes y continuará así al menos hasta el lunes”.

Desde que se conoció el positivo en esta empresa, el personal de atención primaria del centro de salud de Calanda ha doblado turnos para realizar tareas de rastreo de los contactos del primer infectado y después de los otros tres casos que han aparecido vinculados al primero, todos ellos empleados de la compañía. Según fuentes consultadas por este periódico, a los trabajadores se les realizaron las pruebas entre  el viernes y el sábado. Algunos son residentes en Calanda, pero también los hay que proceden de Zaragoza, Alcañiz y otras localidades de la comarca del Bajo Aragón.

El alcalde de Calanda pidió “tranquilidad” a los vecinos, ya que explicó que, “cuando se conoció que había algún infectado en esta empresa, en el centro de salud recibieron 10 o 12 llamadas de personas que decían que podían ser contactos de los infectados”. Según Herrero, “hay que mantener la calma, esperar a los resultados de los PCR y después seguir las recomendaciones de los sanitarios”.

Valjunquera

En relación al foco detectado en Valjunquera, se mantiene con dos positivos, a la espera de que se conozcan los resultados de las pruebas realizadas a seis de las 10 personas que estuvieron en contacto de la pareja que el martes de la semana pasada dio positivo en Covid-19. Según explicó la alcaldesa, Susana Traver, “solamente sabemos que de las 10 pruebas PCR que se han realizado, cuatro han salido ya negativas y nos queda saber de otras seis”, añadió. El bar del pueblo cerró 24 horas en prevención y volvió a abrir el sábado.

Hay que recordar que el aluvión de pruebas realizadas en el área sanitaria de Alcañiz -llegaron a hacerse más de 50 en un solo día- ha saturado el laboratorio de Microbiología del hospital comarcal de Alcañiz, que no da abasto para realizar todas las analíticas. Algunas se han enviado a laboratorios de Zaragoza para agilizar la obtención de resultados.

Junta de Portavoces

El Ayuntamiento de Alcañiz ha convocado para este lunes una Junta de Portavoces para analizar la situación provocada por el brote de coronavirus. El viernes pasado, el alcalde, Ignacio Urquizu, ordenó el cierre de todos los locales de ocio privado, esto es, de las peñas, como medida de prevención, una vez que la expansión de la infección empezó a ser preocupante, al duplicarse en apenas 48 horas el número de infectados. Actualmente hay más de 40 infectados confirmados y más de un centenar de personas en aislamiento domiciliario.

Terrazas vacías

Terrazas vacías o semivacías y muy poca gente en la calle. Ese ha sido el panorama del sector hostelero de Alcañiz este fin de semana, desde el viernes pasado a este domingo, una imagen que contrasta con las terrazas llenas a rebosar de otros viernes o sábados por la noche. A esto se suman las cancelaciones en alojamientos turísticos que han llegado en los últimos días tras darse a conocer el brote de Covid-19 de Alcañiz y las restricciones aplicadas en algunas zonas de Aragón.

La expansión del brote -con más de 40 positivos en el área sanitaria- ha repercutido directamente en el sector hostelero. Muchos empresarios notaron un descenso de clientes el viernes pasado, aunque este fue especialmente acusado el sábado por la noche y el domingo a mediodía, con las terrazas de los bares a medio ocupar.

Los rebrotes que han surgido en Aragón también han provocado cancelaciones de última hora en el sector turístico de toda la comarca del Bajo Aragón, tal y como reconoció la gerente de la Asociación Turismo Bajo Aragón, Nieves Ballestero, quien habló de “un aumento puntual de las cancelaciones, tanto en restauración como en alojamientos”. Los clientes, según Ballestero, “aluden motivos como que se les ha aconsejado no desplazarse desde su lugar de origen: Cataluña, Zaragoza...”.

Por otra parte, indicó que los empresarios turísticos han tenido que “intensificar la atención telefónica con los clientes, porque hay llamadas de manera constante para ver la situación sanitaria en destino y porque quieren conocer la política de cancelación, en caso de que haya que hacerlo”. Y en este mismo sentido, también han “aumentado las reservas telefónicas en detrimento de las que entran por correo electrónico y por los portales de internet”, explicó.

Por su parte, el presidente de Teruel Empresarios Turísticos, Juan Ciércoles, también señaló al brote como el causante de una “bajada de consumo” en el sector, que “está trabajando al 60% con respecto al año pasado y no se ha recuperado ni de los Ertes ni de las cancelaciones”, añadió.

Ciércoles comprende la reducción de consumo registrada en Alcañiz: “Donde hay un rebrote latente se suele tender a prevenir, hasta el punto de no ir a las terrazas, de no ir a los restaurantes y de no hacer celebraciones, cuando el virus no se coge en las terrazas o en los bares, sino en otros sitios como en los botellones”, añadió.

Las cancelaciones en el sector turístico están llegando “a nivel nacional y en todo Aragón, porque el hecho de que Zaragoza vuelva a fase 2 está provocando una oleada de llamadas de clientes que quieren cancelar reservas”, enfatizó.