Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Desembalse de Cueva Foradada, el pasado jueves. Marcos Navarro

Completado el desembalse de 2 hectómetros cúbicos en Cueva Foradada

La crecida de mantenimiento sirve para mejorar la dinámica fluvial del río Martín

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) completó esta semana una maniobra de desembalse de Cueva Foradada (Oliete), como crecida de mantenimiento para la mejora de la dinámica fluvial del río Martín.

El desembalse, que dejó imágenes espectaculares que atrajeron a decenas de curiosos, tiene también el objetivo de mejorar la calidad del agua embalsada renovando las capas más profundas, reduciendo así la presencia de elementos como el hierro y el manganeso, en una maniobra similar a la que se hace en otras infraestructuras de la cuenca.

Renaturalización del caudal

Aprovechando la situación de altas reservas del embalse de Cueva Foradada a final de año hidrológico y casi cierre de campaña (al 89% con 17,7 hectómetros cúbicos) el desembalse liberó 2 hectómetros cúbicos, con una punta máxima de caudal de 20 metros por segundo la tarde del miércoles y de 25 metros por segundo la tarde del jueves, sin efectos negativos aguas abajo. Los desembalses con caudales generadores permiten avanzar en la renaturalización del régimen de caudales de los ríos y en la recuperación de la dinámica fluvial aguas abajo de los embalses.

La situación de reservas sigue siendo positiva en la margen derecha del Ebro. Esta acción se integra en los ejes de gestión de la CHE para un Ebro Sostenible. En concreto responde a los ejes 3 y 4 de mejora del estado ecológico de las masas de agua y en la renovación de la dinámica fluvial.

El resto de los cinco ejes son la mejora del conocimiento, la mejora general de la gestión –con medidas y actuaciones que incrementan la eficiencia de los sistemas– y la garantía de suministro para los usos esenciales.