Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Declaran de interés autonómico la planta de pellets de Forestalia en Andorra

El alcalde apunta que el plazo para su entrada en producción, a mitad de 2021, se mantiene

La planta de paletizado de biomasa que promueve en Andorra la empresa Forestalia ha sido declarada inversión de interés autonómico por el Gobierno de Aragón. El Ejecutivo ha considerado la relevancia del proyecto por ser una alternativa empresarial a la minería del carbón en el marco de una Transición energética justa y porque contribuye a mitigar el impacto negativo que tendrá en la zona el cierre de la central térmica de Andorra. La declaración de interés autonómico conlleva la reducción de los trámites administrativos que estén relacionados con la autorización, ejecución y desarrollo del proyecto a la mitad de plazo.

La planta de pellet de Andorra tendrá una doble línea de producción: la de pellets de madera y la de pellets de paja. La capacidad prevista rondará las 140.000 toneladas al año de pellet de madera más unas 70.000 de paja. En total, 200.000 toneladas de producción, lo que la convertirán en la planta de fabricación pellet más grande del país. Según explicó el alcalde de Andorra, Antonio Amador, Forestalia mantiene la fecha prevista para su entrada en producción a mediados del año que viene.

El nuevo centro de producción se ubicará en el polígono Pean, situado al lado de la Central Térmica de Andorra, planta que cesó su actividad el pasado 31 de junio. La empresa promotora ha adquirido allí ya una parcela de 175.000 metros cuadrados y una nave de 45.000 que tuvo otros usos anteriormente. Está previsto que, en plena actividad, esta planta pueda dar empleo directo a 60 personas en la fábrica en tres turnos y a otros 350 trabajadores distribuidos en explotaciones forestales, acopio y transporte del material hasta la fábrica.

Para llegar a la punta de fabricación se estima que la planta será capaz de producir 20 toneladas a la hora de pellet de madera y 10 toneladas más de paja. 

Según el alcalde de Andorra, el Ayuntamiento ha mantenido en los últimos meses “contactos constantes” con la empresa impulsora del proyecto, de la que destacó su “compromiso serio”, puesto que “ya ha comprado las naves, que pueden ir funcionando como almacén mientras se realiza el montaje de la planta”,  apuntó Amador.

El alcalde recordó que en las cuencas mineras las empresas tienen muchas lineas abiertas para poder acogerse a ayudas. En relación a la declaración de interés autonómico, indicó que “hemos solicitado una reunión con la empresa para ver el cronograma que tienen previsto de ahora en adelante y ver cómo podemos ayudarles, una vez se abre la posibilidad de reducir los plazos de la tramitación”. El regidor afirmó que “queremos ponerles facilidades, que no haya retrasos en la puesta en marcha, que se siga el plan previsto y en 2021 empecemos a ver que la fábrica se pone en marcha”. En un principio, añadió “se mantienen todos los plazos abiertos, y éste es un proyecto que miramos con ilusión, como todos los demás, y esperamos que se ponga en marcha lo antes posible”.

El alcalde reconoció que “hay que ser garantistas y vigilar que toda ayuda pública que se da se otorga para proyectos que terminan implantándose y tienen recorrido, pero también pensamos que la administración debe agilizar la puesta en marcha de las inversiones previstas”. No en vano, dijo, “en Andorra hay solicitudes de parques de energías renovables que generarán empleo a corto plazo, son alternativas viables y las administraciones deben hacer todo lo posible para agilizarlos”, reivindicó Amador.

Otras dos plantas 

La compañía cuenta en este momento con la mayor planta de producción de pellets de España en Erla, en la comarca zaragozana de las Cinco Villas, que fabrica 140.000 toneladas anuales (entre madera y paja) y que será superada por la de Andorra en cuanto entre en producción, lo que está previsto para el segundo semestre del año que viene. A la empresa zaragozana, denominada Arapellet, se suma Ribpellet, ubica en la localidad burgalesa de Huerta del Rey, de la que salen unas 40.000 toneladas anuales de pellet.

Industria forestal

La doble línea de producción de pellets que tendrá esta instalación requerirá del suministro de troncos de árboles para la fabricación de pellets de madera pero también de paja. Este tipo de biomasa se utiliza tanto como combustible para calderas especiales como para el alimento de ganado.

Las necesidades de biomasa para la gran fábrica podría revalorizar el sector maderero de la provincia, cuya producción ha caído en picado en los últimos años debido a la falta de demanda. 

Un proyecto de interés estratégico con una importante inversión privada

El interés estratégico del proyecto de biomasa que promueve Forestalia Renovables radica en que ésta es una iniciativa que moviliza un importante monto de inversión privada en una comarca minera afectada por la crisis del carbón.

Es un proyecto privado, además de que está vinculado al impulso de las energías renovables, con los beneficios medioambientales que esto supone. Asimismo, aporta oportunidades de negocio en zonas rurales, fijando población y vertebrando el territorio, ya que precisa de la participación de otros sectores, como la agricultura o el transporte. 

Por otra parte, la generación de puestos de trabajo en un sector al alza como es el de las energías renovables y el hecho de que produzca rentas adicionales en forma de ingresos derivados de la recaudación de tributos locales y regionales son otros aspectos que se han considerado para aprobar su declaración como proyecto de interés autonómico.

Por último, su ubicación en Andorra, tras el cierre de la central térmica, se considera “óptima”, puesto que ofrece una compensación a la pérdida de puestos de trabajo que se deriva del cierre de la planta de Endesa.

Por otro lado, el Ejecutivo autonómico valora las ventajas del proyecto en materia de aprovechamiento de fuentes de energía renovables y por su mejora en la gestión de los recursos forestales de forma ordenada y sostenible.

Facilitar la atracción de inversiones a la localidad

La declaración de inversión de interés autonómico tiene como objetivo último  facilitar la atracción de inversiones empresariales que permitan la renovación del modelo productivo de la economía aragonesa. En este sentido, el proyecto es una alternativa empresarial al impacto negativo que la normativa ambiental europea sobre la actividad de generación de energía a partir del carbón está produciendo en las comarcas mineras aragonesas. Al mismo tiempo, el proyecto supone un impulso al uso de energías renovables para sistemas de calefacción y agua caliente, pues el producto se obtiene a partir de biomasa y no deja de ser biomasa sólida. Los pellets son elaborados a partir de serrín natural seco, sin ningún aditivo, ya que se utiliza la propia lignina que contiene el serrín como aglomerante, comprimiendo el serrín a alta temperatura, lo que les dota de una composición muy densa y dura y, por ende, de un gran poder calorífico.

El proyecto conlleva una fuerte inversión económica privada, favoreciendo la creación de riqueza tanto en el municipio de Andorra como en su entorno próximo. La promotora ha adquirido una parcela dotada con una nave de más de 45.000 metros cuadrados y terreno asfaltado donde se llevará a cabo el almacenamiento de la biomasa al aire libre. Cuando la planta entre en funcionamiento, procesará material procedente de los montes de la zona y subproductos agrícolas, generando 60 puestos de trabajo directos y unos 350 adicionales indirectos por el aprovechamiento de la biomasa forestal.

La planta es un proyecto que se inscribe en el marco definido por el "Paquete de Energía y Cambio Climático 2013-2020" y la "Hoja de Ruta hacia una economía hipocarbónica en 2050" para fomentar la eficiencia energética y el ahorro energético.