Síguenos

Durísimas escenas de dolor, emoción y vivas a la Guardia Civil en el funeral de los dos agentes asesinados el jueves

Víctor Romero ha recibido sepultura en Alcañiz y los restos de Víctor Caballero viajan a Cádiz, su tierra natal

Entre durísimas escenas de dolor, los familiares esta mañana se ha celebrado el funeral en memoria de los guardias civiles de la Compañía de Alcañiz Víctor Caballero y Víctor Romero, asesinados este jueves, presuntamente por un exmilitar serbio que fue detenido la madrugada del viernes y sobre el que pesa una orden internacional de busca y captura por la comisión de otros tres asesinados en Italia. Los féretros de los dos agentes han llegado a la iglesia de Santa María La Mayor procedentes del Ayuntamiento de Alcañiz, donde durante toda la noche ha permanecido abierta la capilla ardiente.

Ell Obispo de Teruel, Antonio Gómez, presidió el funeral, al que asistieron representantes de diferentes cuerpos policiales del Estado, entre ellos la Policía Nacional, los Mossos dEsquadra, la Policía Local, así como de las Fuerzas Armadas, de la Academia General Militar y de la Gendarmería francesa, cuerpo que mantiene en Aragón una importante colaboración tanto con la Guardia Civil como por la Policía Nacional.

Con los agentes en formación en homenaje a los dos agentes, los féretros, cubiertos con la bandera de España, fueron recibidos con la marcha fúnebre y el Himno nacional, interpretados por la banda de la Guardia Civil a los pies de la iglesia de Santa María. Tras la celebración religiosa, el Himno de la Guardia Civil les despidió a la salida, donde las personas que aguardaban en silencio, rompieron en un aplauso cuando los féretros fueron introducidos en el coche fúnebre y las familias abandonaron la plaza.

Los restos mortales de Víctor Serrano descansan en el cementerio de Alcañiz, mientras que los de Víctor Caballero viajan hacia Cádiz, de donde era natural este guardia civil.

Ambos formaban parte del equipo ROCA de la Guardia Civil, un equipo desplegado en el Bajo Aragón hace unos años para luchar contra los robos en explotaciones agrícolas. Los dos agentes fueron asesinados cuando iban detrás de la pista de Norbert Feher, un exmilitar de origen serbio al que se considera también el autor de los disparos que el día cinco hirieron de gravedad a dos vecinos de Albalate del Arzobispo, cuyo estado ha mejorado en los últimos días y están fuera de peligro. El presunto criminal, sobre el que pesa una orden internacional de busca y captura, fue detenido ocho horas después de emprender la huída tras asesinar a los dos agentes y al agricultor de Andorra, José Luis Iranzo, cuyo funeral se celebrará esta tarde en la villa minera.