Síguenos
El animal que ha atacado en el Bajo Aragón Histórico: una loba ibérica solitaria que busca alimento en los corrales de ganado El animal que ha atacado en el Bajo Aragón Histórico: una loba ibérica solitaria que busca alimento en los corrales de ganado
Imagen extraída de un video realizado por un agricultor en un campo próximo al Canal Calanda-Alcañiz

El animal que ha atacado en el Bajo Aragón Histórico: una loba ibérica solitaria que busca alimento en los corrales de ganado

Carnívoro en expansión en un mundo rural asilvestrado y deshabitado

Es una loba ibérica joven que ronda por la zona de Alcañiz desde 2020, cuando se la vio por primera vez. Se acaban de cumplir dos años de su primer ataque a un ganado en la zona de El Plano de Alcañiz, el 15 de enero de 2021. Entonces mató, en días consecutivos, a ocho ovejas de una explotación ganadera, a la que regresó la semana pasada, matando a nueve y dejando  otras cuatro malheridas.

Ha sido avistada saliendo de lo maizales, donde encuentra resguardo y comida, pues allí van a parir a sus crías las hembras de jabalí, una especie que se multiplica en la provincia, al igual que el corzo, y que sirve de alimento al lobo, el principal depredador de la pirámide alimenticia, después del ser humano.

Primero hubo imágenes borrosas que circularon por redes sociales, pero en las que no podía corroborarse si lo que se veía era un lobo o un perro checo salvaje. Pero se intuía. No es normal que en una jornada de caza en noviembre del año pasado, una jauría de perros no se atreviera a entrar en un pinar porque olían algo que les provocaba temor, y al jabalí los perros de caza lo atacan, no le temen.

No hubo completa seguridad de que el lobo estaba en el entorno de Alcañiz hasta que se analizaron varias muestras de heces que los Agentes de Protección de la Naturaleza (APN) recogieron, tras realizar una paciente y continua labor de observación. Las analíticas confirmaron que se trataba de una loba ibérica y, al parecer, con un perfil genético calcado al de las dos hembras hermanas que fueron avistadas por Fuendetodos y Cariñena en 2019, por lo que podría tratarse de una de ellas.

Pero la confirmación definitiva llegó con las imágenes obtenidas por los APN gracias a las distintas cámaras-trampa colocadas en lugares estratégicos donde los agentes del departamento de Medio Ambiente intuían que podía pasar la loba: caminos, entornos de corrales de ganado ovino, pinares.., y así fue como, finalmente  la vieron, esta vez sí, con total nitidez.

Pese a las evidencias que había desde 2020, el departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón no confirmó la presencia del lobo en Alcañiz hasta el jueves 19 de enero de 2023, un día después de que la loba decidiera darse un festín de carne saltando el cercado de un pasto de Alcañiz en el que las ovejas descansaban, matando a nueve y devorando una ingente cantidad de carne, tanta que se está indagando si hay más de un depredador.

Esta fue la segunda embestida del depredador en tres semanas, después de que los días 25 y 27 de diciembre devorara a otras dos ovejas en una explotación de ovino también de Alcañiz. Los ataques coinciden con el final de la cosecha del maiz, que se recogió hace unas tres semanas.

Tres días después de la confirmación oficial, aparecieron otras cuatro ovejas muertas (dos de ellas devoradas) en una explotación ganadera de Andorra. Esta vez, cuatro ejemplares que se habían quedado rezagados y no habían entrado en la paridera tras la retirada del rebaño por la tarde. La necropsia tendrá que confirmar si se trata de un nuevo ataque de la loba o de algún perro salvaje, aunque los indicios apuntan a ello. Si fue obra de la depredadora, no tuvo necesidad esta vez de saltar la cerca ni el pastor eléctrico como hizo en los dos ataques más recientes, porque encontró a las ovejas fuera de la paridera. Solo tuvo que matar y devorar, escogiendo  las vísceras y el hígado, que le aportan proteína y energía.

Otras necropsias pendientes de realizar son las de los animales muertos la semana pasada. Ese ataque, con mordiscos compatibles con ataque de lobo, sorprendió a los APN por el volumen de animales atacados (13, nueve muertas y el resto heridas) y la cantidad de carne comida (unos siete kilos). Se está estudiando si la loba podría haber actuado acompañada, aunque no hay ninguna constatación

En busca de territorio

Habrá que ver si esta loba ha venido para quedarse. Inicialmente, se pensó que era un animal en expansión, que pasaría el invierno de 2020-2021 y se marcharía en verano de Alcañiz, donde durante el estío se registran altas temperaturas. De hecho, ha permanecido muchos meses sin atacar ganado, pues el invierno pasado no actuó como sí está haciendo éste, con tres ataques en menos de un mes en los que ha llegado a saltar un pastor eléctrico de 90 centímetros de altura.

No obstante, quienes han seguido la evolución del animal señalan que “estar, ha estado”. Otra cosa es que se la haya visto poco.  Quienes la han avistado son agricultores y cazadores, y lo han hecho en distintas puntos del término municipal, lo que demuestra su gran capacidad de desplazamiento a diario.

Estas mismas fuentes recordaron que el lobo es un animal en expansión que avanza en un medio rural que ha cambiado mucho en los últimos años, con unas zonas rurales  cada vez más silvestres, porque la población tiende a concentrarse en zonas urbanas. Además, es un animal protegido al que no se puede cazar y que es muy difícil de capturar, porque es muy complicado aproximarse a él. Eso sí, enfatizan que, a diferencia de lo que sostienen algunos cazadores y ganaderos, al lobo no se le ha soltado a propósito, sino que ha llegado por su propio pie. En este caso se trata de una loba ibérica que, por el motivo que fuera, se fue o fue expulsada de su manada y ahora ha encontrado un medio de supervivencia en la provincia.