Síguenos
El Aula de Tecnificación Deportiva del IES Pablo Serrano de Andorra se consolida en su tercera edición El Aula de Tecnificación Deportiva del IES Pablo Serrano de Andorra se consolida en su tercera edición
Fotografía de grupo de los integrantes del Aula de Tecnificación Deportiva. IES

El Aula de Tecnificación Deportiva del IES Pablo Serrano de Andorra se consolida en su tercera edición

Treinta jóvenes de cuatro comarcas compatibilizan la ESO con entrenamientos de alto rendimiento

“Yo quiero llegar hasta las Olimpiadas”, sueña despierta Izarbe López, que asegura estar dispuesta a sacrificarse mientras ensaya una coreografía para el festival de Navidad del IES Pablo Serrano junto a sus compañeras Brenda Gimbert, Ariadna Gil, Julia Serrano y Ainhoa Reguera. Todas ellas pertenecen al nuevo grupo de Gimnasia Rítmica del Aula de Tecnificación Deportiva del IES Pablo Serrano de Andorra, que permite a 30 jóvenes deportistas de la provincia compaginar sus estudios básicos con el entrenamiento de alto rendimiento.

La modalidad de Gimnasia Rítmica ha sido la última en incorporarse al programa que oferta el centro educativo para promesas del deporte, permitiendo a alumnos de entre primero y tercero de ESO continuar con la exigente práctica deportiva sin necesidad de viajar constantemente entre semana a Zaragoza, lo que acaba propiciando el abandono. Desde la primera edición están presentes el Atletismo (cuatro matriculados en la actualidad), el Bádminton (3), el Fútbol Sala (10) y la Natación en su modalidad de Salvamento y Socorrismo (8).

Se trata de la única Aula de Tecnificación Deportiva que existe en la provincia. Es posible gracias a un convenio entre el Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, la Comarca Andorra-Sierra de Arcos y el Ayuntamiento de Andorra, en el que entran recursos humanos e instalaciones. Se suma la Obra Social de La Caixa aportando 10.000 euros para las tres aulas aragonesas en concepto de becas de comedor y transporte. 

Las aulas comenzaron como una experiencia piloto el curso 2016/17 en el IES Goya de Zaragoza. Se trata de adaptar el currículo escolar para permitir el desarrollo del deportista, ajustando los calendarios de exámenes en función de las fechas de competiciones oficiales y reforzando los contenidos educativos cuando los alumnos así lo precisen como consecuencia de sus viajes de competición.

A esta primera experiencia en el centro zaragozano, que oferta plazas de gimnasia rítmica, piragüismo, natación, waterpolo y, desde este curso, tenis de mesa, se sumaron el IES de Andorra y, desde el pasado curso, el IES Pirineos de Jaca, donde ya hay 25 jóvenes practicando deportes de invierno. En total, 133 alumnos a fecha de septiembre de 2018. 

Se trata de un “proyecto innovador muy interesante y con un recorrido que, si se hace bien a largo plazo, puede ayudar a nuestro territorio a trabajar un aspecto singular desde el ámbito educativo, social, económico y con una proyección de futuro importante, por la gran cantidad de instituciones y colectivos que deberán implicarse a corto y medio plazo”, valora el coordinador del programa, Pedro Villanueva. 

Por el momento, los alumnos están muy motivados y año a año crece la demanda del programa, que trata de captar vocaciones entre los que destacan deportivamente. Hay chicos y chicas de Andorra, Albalate del Arzobispo, Alloza, Aliaga, Ejulve, Alcorisa y Utrillas.

Prohibido rendirse

De la capital de Cuencas Mineras y de sus Barriadas acuden cada día Izarbe y Ainhoa, que junto a sus compañeras desbordan motivación. A la exigencia de los horarios (clase de 9 a 11, de 13 a 15 y de 16 a 18 horas; y entrenamiento de 11 a 13 horas), algunas suman hora y media más de desplazamiento hasta el IES. Un taxi lleva a las utrillenses, pues la línea de bus escolar no realiza este trayecto. Comen en el colegio de educación especial Gloria Fuertes.

Sus monitoras, Clara Pellicer y Mari Carmen Villarroya, asumen que las becas de transporte y comedor son importantes y ensalzan la “disciplina” que requiere un deporte tan exigente como este. “En esta etapa inicial, se trata de coger hábitos y acostumbrarse a un ritmo de entrenamiento, porque para llegar a la élite son necesarias cuatro y seis horas de entrenamiento diario”. En este momento no llega a dos diarias, complementadas por las sesiones que realizan en sus clubes, Escuela Deportiva Cuencas Mineras y Rítmica Alcorisa Bajo Aragón.

Izarbe, estudiante de primero de ESO, apuesta por llegar a los Juegos Olímpicos, a sabiendas de que en el trayecto para cumplir su sueño se pueden cruzar todas las tentaciones de la adolescencia. Pero está dispuesta a sacrificarse por este sueño.

Sus monitoras se muestran escépticas, pero ven una gran oportunidad para estas chicas de mantener el nivel de entrenamientos al menos hasta segundo de Bachillerato, desde donde podrían optar a una carrera universitaria “con menos nota de corte por ser deportistas de élite”.

Carmen Alquézar cursa tercero de ESO y practica el bádminton. Valora positivamente que su instituto de referencia le permita compaginar estudios con deporte. Eso sí, “la exigencia es máxima porque si no pasas de curso, te quedas fuera” del programa. 

“Buscamos darle calidad a los entrenamientos y metas a largo plazo, no resultados a corto. Pero sobre todo, lo más importante son los resultados académicos: si no apruebas, sales”, apostilló Villanueva, quien informó de que dos chicos han sido expulsados por malas notas.

Alquézar ha logrado llegar al Campeonato de España. Quedó la decimoctava en individual y duodécima por equipos. En 2018 recibió el premio a la mejor deportista femenina de Andorra.

“Son muchas horas al día pero tiene su recompensa”, admiten Joel Amador y Jorge Mora. Los domingos, los chavales suelen participar en los Juegos Escolares y los sábados, “no todos, tenemos torneos territoriales”.

Los triunfos mundialistas de Carolina Marín son su principal estímulo. Aspiran a llegar a su nivel, pero son conscientes de que requiere mucho esfuerzo.

En Atletismo, la crack es Sara García, que ha participado en el Campeonato de España de Cross enrolada en las filas del Club Tragamillas de Alcañiz. Sonia Cortés valora como “muy buena” la oportunidad que tiene para progresar. Su entrenador, el coordinador de Deportes de la Comarca Andorra-Sierra de Arcos José Ángel Alloza, la ve como lanzadora a partir de ahora.

Adrián Ginés acaba el día agotado porque las dos horas lectivas que pierden por la mañana para entrenar las tienen que suplir por la tarde. La recompensa es una continua mejora de marcas y posiciones en el medio fondo, su especialidad. Carlos Bernad también corre.

En fútbol sala –la modalidad más nutrida– Villanueva y Francisco Moreno entrenan a Víctor Alquézar, Alberto Sauras, Cristian Luna, Darío Benítez, Adrián García, Álex González, Damián Gutiérrez, Iker Navarro, Jorge Tomás y Nacho Villanueva. Casi todos ellos compiten las categorías inferiores del Polideportivo Andorra. 

Salvamento y Socorrismo lleva el nombre de Andorra a lo más alto

Si hay una sección del Aula de Tecnificación Deportiva que destaca, esa es la de Salvamento y Socorrismo, de la que Carlos González es el principal exponente. Con tres medallas de plata y una de bronce en la Copa de España del pasado mayo, este fin de semana ha participado en Valladolid en una concentración de la Selección Española de su modalidad, en la que se han reunido los 10 mejores juveniles del país para entrenar y seguir mejorando cuestiones técnicas.

González piensa que poder compaginar deporte y estudios es muy positivo para sus avances y su objetivo es “intentar llegar lo más lejos posible”. Vive para el deporte. Cuando no está viajando el fin de semana para competir está entrenando, como hará estas Navidades. 

Entre semana, además de nadar, va al gimnasio con su padre y también practica baloncesto, lo que le mantiene en perfecto estado de forma. 

Tampoco se quedan atrás las chicas –Laia García, Julia Miguel, Celia García, Irene del Pino, Lara Martín, María Gracia y Aiman Harrak–, que en 2018 quedaron campeonas de España en tres relevos y bronce en otro. Todo ello de la mano de un magnífico entrenador como es Carlos Bielsa. 

Andorra pide paso como residencia para todo Aragón

El objetivo a medio plazo del IES Pablo Serrano es que deportistas que cursan secundaria que destaquen en bádminton, fútbol sala, atletismo y salvamento y socorrismo puedan residir en Andorra entre semana, utilizando para ello la residencia del CEA Ítaca-José Luis Iranzo.

El hándicap está en encontrar y formar especialistas deportivos, pues en Zaragoza y Huesca son las federaciones deportivas las que ofrecen los entrenamientos de las aulas de tecnificación, mientras que en Andorra son profesores del instituto con titulación, el coordinador de Deportes de la Comarca e incluso algún profesor jubilado los que imparten los entrenamientos.

“Tenemos buenas infraestructuras” como el pabellón, la pista de atletismo o la piscina, valoró el técnico de bádminton, Julián Díaz, quien no obstante echa de menos más aporte y formación de técnicos porque él colabora encantado pese a que está jubilado. Lleva 30 años en el mundo del bádminton y lidera la escuela municipal.

No obstante, todos los técnicos son especialistas en su deporte. “Ha costado encontrarlos, pero ahora hemos mejorado la organización, puso en valor la directora del IES, Milagros Mateo, quien explicó que antes los adolescentes hacían tres horas de clase, tres de entrenamiento y otras tres de clase, y con el tiempo se ha modificado a dos de clase, dos de entrenamiento y cuatro de clase, esta última franja separada por una hora para comer. 

El programa, explicó Mateo, no despierta recelos en otros estudiantes porque el centro también cuenta, desde hace años, con otra sección de bilingüismo en francés en la que hay intercambios y estancias trimestrales. Participan 99 alumnos sobre un total de 582.

José Ángel Alloza, coordinador de Deportes de la Comarca, hace un llamamiento a los niños y a las familias a ser “conscientes de que están metidos en un programa de alto rendimiento” y valoren las ventajas y las obligaciones que ello conlleva. Requiere disciplina –no faltar a clase- y hábitos, también alimentarios, para que el resultado sea óptimo tanto académica como deportivamente.

Alloza aspira a organizar algún tipo de concentración con las otras dos aulas de tecnificación de Aragón para dar a conocer Andorra como el epicentro formativo en fútbol sala, bádminton y atletismo, así como salvamento y socorrismo, con tal de dinamizar la provincia también en lo deportivo.