Síguenos

El Ayuntamiento de Alcañiz da cinco días al establecimiento La Gruta para alegar por la solicitud de cierra hecha por los vecinos

Los afectados exigen la adopción de medidas cautelares

Tras la solicitud de cierre presentada por la Comunidad de propietarios de la calle Alejandre número 11, el Ayuntamiento de Alcañiz ha concedido “un plazo de cinco días de audiencia” a los responsables del bar La Gruta para que presenten alegaciones a la petición cursada por el vecindario para  la clausura inmediata del local por el incumplimiento de la normativa sobre ruidos.

Así consta en una resolución de Alcaldía que tiene fecha del 27 de marzo y en la que se señala que “a la vista de las alegaciones que en su caso pudieran presentarse por los interesados, se resolverá lo que proceda sobre la petición formulada”.

La apertura de un plazo de alegaciones no es lo que esperaban los propietarios, para quienes “a la vista de cómo están las cosas, lo que debería de haber hecho el Ayuntamiento, según la ley de Protección ambiental, es clausurar el establecimiento y requerir a la propiedad para que adopte medidas cautelares”, apuntó la portavoz de la Comunidad de vecinos, María Pilar Gracia.

De la misma manera, el Ayuntamiento de Alcañiz ha remitido al Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (Inaga) el informe de medición acústica en el que constan los niveles de inmisión registrados la madrugada del cuatro de marzo. También el informe redactado por la técnico de Medio Ambiente sobre la medición acústica de aquella noche y otro que incluirá un pronunciamiento en relación a la actividad, así como las respuestas razonadas a las alegaciones presentadas durante el trámite de información pública.

Respecto a la solicitud de cierre del bar, el concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Alcañiz, Nacho Carbó, justificó que “la concesión de una licencia o la clausura de un establecimiento es una decisión que obedece a una cuestión técnica y no política”, apuntó. No obstante,  reconoció que este asunto todavía  “no se ha abordado en la Comisión de Medio Ambiente ni soy yo quien ha de tomar esa decisión”. 

Según Nacho Carbó, el expediente abierto por la técnico “sigue su procedimiento habitual”, y añadió que “si el bar no cumple con la legislación, sus propietarios tendrán que aplicar medidas correctoras para cumplir con la licencia que están solicitando”. En cualquier caso, el concejal reconoció que el cierre del establecimiento no está ahora sobre la mesa: “no se ha planteado por el momento, ni por parte de Alcaldía ni por parte de la técnico de Medio Ambiente”, manifestó.