Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Puerta enrejada colocada por el Ayuntamiento de Beceite la semana pasada. José Puche

El Ayuntamiento de Beceite no quitará la puerta del Parrizal hasta que se lo ordene Medio Ambiente

El alcalde se pregunta quien se hará responsable si se producen en verano concentraciones de visitantes

El alcalde de Beceite, José Enrique Celma, espera instrucciones desde el Servicio provincial de Medio Ambiente en relación a la polémica puerta que el Ayuntamiento colocó la semana pasada en un saliente de rocas del camino del Parrizal para controlar el aforo de visitantes este verano,  en el marco de las medidas por Covid-19, que ha hecho que el consistorio limite, a priori, a 100 coches diarios, el acceso a la zona natural.

La controversia ha llegado a tal punto y las críticas en redes sociales han sido de tal envergadura -la petición de retirada de la puerta lleva más de 4.000 firmas recogidas en la plataforma Change.org- que ayer la dirección general de Turismo del Gobierno de Aragón, a la frente de la cual se encuentra Elena Allué, envió un comunicado al Ayuntamiento instándole a que dejase paso libre por el camino, que forma parte del Pequeño Recorrido (PR) del sendero 153 (Moletes de Arany), promovido en 2018 por la Comarca del Matarraña. 

Según fuentes del departamento de Industria, Competitividad y Desarrollo Empresarial, para la puesta en marcha del sendero, el Ayuntamiento de Beceite realizó la cesión varios tramos en los caminos Marrades y Parrizal, de cuya limpieza, desbroce y mantenimiento se encarga el Gobierno de Aragón. El escrito de la dirección general de Turismo  solicita el mantenimiento del acceso libre al sendero, puesto que el Ayuntamiento no puede limitarlo en el marco del acuerdo alcanzado hace dos años.

Desde el Ayuntamiento de Beceite, el alcalde señaló que no ha recibido ningún escrito del Gobierno de Aragón y que espera el que le remita el departamento de Medio Ambiente “oficialmente y en una carta formal”, matizó el regidor, quien reconoció haber hablado extraoficialmente con fuentes de ese departamento, si bien no quiso pronunciarse sobre el contenido de la conversación. 

No obstante, por las explicaciones dadas, se infiere que Medio Ambiente podría obligar a retirar la polémica reja del camino del Parrizal. En este sentido, José Enrique Celma adelantó que “si nos obligan a quitar la puerta, la retiraremos, pero realizaremos el control de accesos habitual como hemos hecho en los últimos años, pero que luego no nos pidan responsabilidades si allí arriba -en referencia a la zona natural- se meten 200 coches”, enfatizó.

El alcalde no mostró ninguna preocupación por la polémica surgida en redes sociales desde el sábado de esta semana, a pesar de que el sector hostelero de su pueblo y de toda la comarca se ha puesto en pie de guerra contra el Ayuntamiento. “El sector hostelero no es el pueblo de Beceite”,aclaró, “y el Parrizal no es de los hosteleros, sino de los vecinos de Beceite”.

El grupo municipal del Partido Aragonés (PAR) manifestó su “oposición a la puerta del Parrizal”, cuya colocación califican desde este partido como “un sinsentido, no solo limita el paso al Parrizal, sino a otras zonas. Las razones para su instalación no tienen ninguna coherencia, puesto que el espacio natural ya está regulado mediante el estacionamiento de vehículos”.

“Hay gente que se baña en la toma del agua de Beceite”

“Se ha hecho de buena fe, para controlar los accesos por la pandemia por Covid-19 y para evitar que algunas personas, al término del horario de visitas, suban al Parrizal a bañarse en la toma de agua de Beceite”, declaró el alcalde, José Enrique Celma.

El regidor defendió que la medida adoptada ha tenido como objetivo “priorizar la salud de los vecinos”. Recordó que la puerta se ha instalado en un saliente de roca que se encuentra en los alrededores de la toma de agua de boca del pueblo y desveló que “desde hace años tenemos un problema añadido con la gente que sube, fuera del horario de apertura del Parrizal (a partir de las ocho de la tarde) a bañarse allí, algunos incluso con perros, y esto no se puede tolerar”, enfatizó el alcalde. Sobre todo, añadió, “mucho menos ahora, con el problema de la pandemia, porque si ese acceso está abierto puede subir cualquiera a bañarse a la toma de agua del pueblo”. 

Para el regidor, “es inaceptable que nadie se siga bañando allí como ha venido ocurriendo en los últimos años, y la única manera que tenemos para controlar a los que se saltan la normativa es esa puerta”, enfatizó. Recordó que el Ayuntamiento “tiene los medios que tenemos, no más. El año pasado había 16 personas trabajando tanto en la oficina de turismo como en el control de los accesos

Para Celma la puerta intenta resolver “un problema sanitario”, el del baño en la toma de agua y el de la concentración de personas en el entorno natural, y se lamentó de que “en este momento nadie se acuerda de que hasta hace pocas semanas hemos estado confinados en casa por el virus durante dos meses”. 

Se comunicó

Por otro lado, el regidor hizo hincapié en que, a diferencia de lo que se ha dicho en los últimos días, sí puso en conocimiento del departamento de Medio Ambiente y de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) la colocación de la puerta. Aunque es cierto que el Ayuntamiento no esperó a la autorización del Gobierno de Aragón o a recibir respuesta por parte de ambos organismos públicos, a la vista de que han empezado a llegar turistas a la zona.

Chunta preguntará si la CHE ha autorizado

Chunta Aragonesista (CHA) en la Comarca del Matarraña reclamó ayer información sobre la autorización para la colocación de  la puerta. A través de una iniciativa que se presentará en el Senado, el presidente del Ligallo del CHA en el Matarraña, Ignacio Belanche, preguntará si la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ha autorizado la actuación. Según Belanche, “el medio  ambiente, la riqueza paisajística y la biodiversidad son un derecho y  un patrimonio de todos y todas”.

El presidente del Ligallo de CHA en el Matarraña mostró su indignación por la decisión “de dudosa legalidad” tomada  por el Ayuntamiento de Beceite para cerrar con una puerta el acceso al  Parrizal. “Además de no tener legitimidad para hacerlo y la  prepotencia con la que se ha actuado, hay que recordar que el medio  natural no está en venta, ni puede cerrarse con puertas y barreras”,  señaló.

Belanche anunció la presentación de la mencionada iniciativa en el Senado a  través de Carles Mulet, senador de Compromís, para que el Gobierno de  España explique si el organismo de cuenca ha  autorizado esta actuación, y si en caso contrario “va a adoptar alguna  medida para obligar al ayuntamiento a restituir el paraje a la  situación anterior”.

“El medio ambiente, la riqueza paisajística y la biodiversidad son un  derecho y un patrimonio de todos los ciudadanos y ciudadanas”, valoró Belanche, quien ve muy difícil que el cierre de un espacio  tan emblemático como el Parrizal, protegido como Lugar de Importancia  Comunitaria, haya contado con el beneplácito de las administraciones  competentes.

Según CHA, el  aforo ya se controla por dos empleados municipales, que regulan el  acceso durante el periodo estival”.