Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Linea ferroviaria en la estación de tren de La Puebla de Híjar

El Bajo Aragón apoya la campaña para reclamar a Renfe la recuperación de los servicios previos al estado de alarma

La ha iniciado Caspe y se anuncian nuevas movilizaciones

Los pocos pueblos del Bajo Aragón histórico que todavía conservan linea de ferrocarril apoyarán la campaña de recogida de firmas que ha iniciado el Ayuntamiento de Caspe para recuperar las frecuencias de servicios de viajeros que fueron suspendidas por Renfe como consecuencia de la declaración del estado de alarma y que no han sido repuestas por la compañía ferroviaria con la llegada de la nueva normalidad. 

Los servicios que la compañía ferroviaria española ha repuesto  en la linea Zaragoza-Caspe-Barcelona son los "menos útiles" para los viajeros que quieren realizar un trayecto de ida y vuelta en el día a Barcelona o a Zaragoza, según denuncian desde los municipios afectados. Renfe ha mantenido los servicios de las horas centrales del día, los de media mañana y primera hora de la tarde, pero ha eliminado los de primera y última hora del día, lo que hace inviable para los usuarios utilizar el servicio para viajar hasta las dos capitales y volver a casa en el mismo día.

En Caspe -una estación muy utilizada también por viajeros del Bajo Aragón turolense para desplazarse tanto a Barcelona como a Zaragoza- de los ocho trenes con parada en el territorio aragonés (en Fayón, Nonaspe, Fabara, Caspe, Samper, la Puebla de Híjar, la Zaida-Sástago, Quinto y Fuentes de Ebro) se han suprimido la mitad, eliminando los que más se utilizaban, aseguran desde el Ayuntamiento de Caspe, que ha iniciado una campaña  denominada No queremos perder el tren, con la que recogen firmas a través de la plataforma Change.org. Llevan más de 1.200.

Esta linea, como otras muchas otras en nuestro país, está considerada por la Administración General del Estado como  Obligación de servicio público, es decir, Renfe está obligada a asegurar estas comunicaciones para garantizar los derechos de los ciudadanos de la España rural, enfatizó el concejal de Participación Ciudadana de Caspe, Rafael Lumbreras.

El Ayuntamiento caspolino ha reclamado el apoyo ciudadano y ha recibido el respaldo del Consejo ciudadano del pueblo y del comercio local y también ha iniciado gestiones con las distintas fuerzas políticas para recabar mayor respaldo a esta lucha que lleva años sobre la mesa. No en vano, ahora se trata de la pérdida de servicios ferroviarios, pero años atrás fue la supresión del personal de las estaciones y su sustitución por máquinas expendedoras de billetes y la reducción de otros servicios y frecuencias ferroviarias. 

El tejido asociativo de Caspe ha hecho extensiva la reivindicación a las localidades del Bajo Aragón histórico afectadas por la disminución de servicios bajo la excusa de la pandemia por coronavirus, tanto de la provincia de Zaragoza como de la provincia de Teruel. Caspe pide el apoyo en esta lucha de las distintas organizaciones, colectivos, administraciones y ciudadanos en general de las diferentes localidades de la línea ferroviaria para que se adhieran a la campaña, y su concejal de Participación anuncia que después de la recogida de firmas habrá movilizaciones. “Ahora no hemos podido, porque estamos en Fase 2 restringida” por los brotes de coronavirus que ha sufrido esta comarca, “pero cuando volvamos a la normalidad, convocaremos a la gente a concentraciones de protesta”, planteó.

La Puebla y Samper también

Los ayuntamientos de La Puebla de Híjar y Samper de Calanda  apoyan la iniciativa. El alcalde de Samper, Alfonso Pérez, explicó que “enviamos a Adif una carta manifestando nuestra preocupación y reclamando la reposición del servicio”. Ante la falta de respuesta satisfactoria, se han sumado a la recogida de firmas.

Desde La Puebla, el alcalde, Pedro Bello, recordó que el pleno municipal ya reclamó la recuperación de los servicios ferroviarios anteriores a la declaración del estado de alarma semanas atrás, y también lo hizo la Diputación de Teruel en pleno. 

La institución provincial aprobó el 29 de julio una resolución de apoyo a la restitución de los servicios de tren y solicitó a la empresa ferroviaria el restablecimiento, de manera inmediata, de los trenes regionales en las lineas Mora La Nova-Caspe-Zaragoza y en las del trayecto Sagunto- Teruel y Zaragoza -Teruel- Sagunto. 

Según Bello, en La Puebla, "de los tres viajes que teníamos en dirección Zaragoza y Barcelona al día seguimos sin recuperar los más prácticos, los de primera hora de la mañana y última hora de la tarde, que permitían ir a Zaragoza en el día y volver". Según el regidor, "la única justificación que ha dado Renfe es que se tiene que aumentar la demanda de viajeros para recuperar los itinerarios".

Sin máquinas ni revisores

Pero esta condición es tramposa, apuntó Bello, pues "la realidad es que no hay personal para vender billetes y muchas veces tampoco hay revisores en los trenes que permitan certificar que la demanda de usuarios sube", aunque añadió que "el problema es que si los servicios que son realmente útiles para la gente no están operativos -primera y última hora del día-, difícilmente va a incrementarse la demanda de usuarios".

 Además, las máquinas no funcionan como es debido. La de Caspe, según Bello, "funciona a temporadas, la de La Puebla no funciona nunca y la de Samper está colocada dentro de la estación, de manera que si no hay personal que abra la estación tampoco se puede acceder a los billetes". En este sentido, indicó que "si no hay nadie que vende billetes o máquina que los expenda, el público se sube al tren sin billete, si pasa un revisor, lo compran, pero si no lo hay, el usuario llegará gratuitamente a su destino, como pasa muchas veces".

Nula voluntad

A su juicio, "la voluntad de Renfe es no recuperar los servicios perdidos, por eso la gente está en pie de guerra". Además, insistió, "esto no sólo ocurre en el Bajo Aragón, sino en toda España, donde no se están recuperando los itinerarios de media frecuencia".

Rafael Lumbreras denunció que la supresión de los horarios más demandados en Caspe provocarán un menor uso de las lineas. “Antes teníamos trenes que salían a las siete de la mañana en un sentido y otro y también que volvían a las ocho de la tarde, mientras que ahora, si tienes que ir a Barcelona por la mañana a hacer gestiones resulta imposible volver por la noche y hay que pernoctar".

Renfe alega falta de demanda “pero han suprimido los servicios sin consultara nadie  ni prever la demanda de la gente”, se lamentó el concejal, quien denunció que “las máquinas expendedoras de billetes no funcionan, así que es imposible que se conozca la demanda real que hay”. 

Con todo, dijo, “lo único que queremos es que se revierta la situación, porque somos la España rural y nos están abandonando a nuestra suerte, cuando este es un servicio de obligado cumplimiento y no se pueden quitar unos servicios mínimos como los que teníamos”.

El Ayuntamiento ha recurrido también al departamento de Vertebración del Territorio del Gobierno de Aragón, que les ha apoyado a través de la dirección general de Movilidad. “Pero el director general recibe siempre la misma contestación por parte de Renfe: que no quiere reponer los servicios”, explicó el concejal caspolino.

El consistorio ha optado por la vía política y a través de Compromís se presentará una proposición no de ley en el Congreso de los Diputados sobre la situación de estas lineas.