Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

El Bajo Aragón camina hacia la ecología y el consumo sostenible El Bajo Aragón camina hacia la ecología y el consumo sostenible
Panel de experiencias vía Zoom. Zoom Unaquí

El Bajo Aragón camina hacia la ecología y el consumo sostenible

Un panel de experiencias transformadoras cierra las jornadas de Unaquí y el CEA Ítaca

Un panel de variadas experiencias ambientales y decisiones de compra con protagonistas del Bajo Aragón sirvió para cerrar las jornadas online Sostenibilidad medioambiental y consumo responsable: experiencias transformadoras desde y para la educación. Durante tres jueves seguidos, han sido organizadas por el Espacio de Educación para el Desarrollo y la Ciudadanía Global (Unaquí) de la Federación Aragonesa de Solidaridad (FAS), en colaboración del CEA Ítaca-Jose Luis Iranzo de Andorra y el apoyo del Gobierno de Aragón.
En la charla de ayer intervinieron la directora del colegio de educación especial Gloria Fuertes de Andorra, Lola Oriol; la maestra rural jubilada de Olba, Delfi Ruiz; el director del ciclo FP de Hostelería del IES Pablo Serrano de Andorra, Pablo Lorao; la activista alcorisana de Juventud por el Clima Zilia Pérez; la directora del centro de educación de adultos de  Alcorisa, María Pilar Espada; y la coordinadora del CEA Ítaca, Olga Estrada.
Oriol habló acerca de cómo se trabaja el medio ambiente desde un colegio destinado a personas con discapacidad intelectual. Explicó que forman parte de la Red de Escuelas Asociadas a la Unesco, que permite fomentar la cooperación y la paz internacionales a través de la educación escolar. En el centro hacen calendarios temáticos, tienen un invernadero, veneran a los árboles –uno de ellos preside el vestíbulo–, tienen huerto ecológico e incluso mantienen una compostadora. Partiendo de “ideas globales”, buscan “soluciones locales, enraizando el futuro”, explicó Oriol, quien destacó que los alumnos aprenden a reciclar, reutilizar y reducir residuos.

Kilómetro 0
La materia prima local es la base de las prácticas de cocina del IES Pablo Serrano de Andorra. El objetivo principal es buscar alimentos de Kilómetro 0, lo que permite “que el gasto lo realicemos en nuestra comarca” a la vez que se reduce la huella de carbono. 
El centro participa activamente en el mercado agroecológico norteTeruel. “Me resulta importante que estemos en contacto con los productores, que sepamos quién trae los alimentos y cómo los han producido, qué huella ambiental han generado, que los alumnos sepan la diferencia entre comprar en Andorra o hacerlo en Zaragoza”, manifestó Lorao. El IES tiene una cafetería didáctica que utiliza café de comercio justo. Todo el arroz, legumbre y pasta que utiliza es ecológico y proviene de Lécera.
Además, desde el curso anterior se han propuesto reducir plástico y trabajan el consumo responsable para no desperdiciar. “Aunque todas estas medidas parezcan granos de arena en el desierto, estamos satisfechos porque el cambio ha hecho mella en la actitud de los alumnos. No hay que malgastar comida, agua ni recursos energéticos”, concluyó el responsable. 
El huerto ecológico de la escuela de Olba fue mediático en su día, acaparando la atención de televisiones nacionales. Fruto de un proyecto en el que Agujama y Pon Aragón en tu Mesa entraron de lleno, niños de entre 8 y 10 años comenzaron a potenciar las semillas de la zona y aprendieron a cultivar con delicadeza alimentos que después llevaban a sus casas. “Una madre hizo un libro de recetas y otra lo ilustró”, dijo Ruiz, para dejar constancia del grado de implicación de la comunidad educativa en el proyecto, algo “complicado porque siempre hay diferencias de criterio”. 
La sección de Juventud por el Clima de Alcorisa recibió los aplausos del resto de ponentes con su proyecto de concienciación sobre el medio ambiente. “Nos entristece no actuar en la calle” debido al Covid-19 “pero seguiremos luchando mientras haga falta”, dijo Pérez. Dan charlas periódicas en centros educativos en las que ponen ejemplos desde lo local para concienciar sobre el calentamiento global. Los alumnos “lo han transmitido en casa y ha cambiado la visión” ciudadana, dijo la activista, quien pidió al profesorado que tome el testigo y aplique la ecología “de forma transversal” en todo el currículo educativo porque “todo el mundo tiene derecho a saber lo que está pasando para actuar en consecuencia”. 
También en Alcorisa destaca un proyecto atractivo relacionado con la sostenibilidad, en esta ocasión en forma de apuesta por el comercio justo. El municipio acaba de ser premiado en el primer Concurso Estatal de Ciudades y Pueblos por el Comercio Justo, Ético y Sostenible en la categoría de Iniciativas de apoyo a la producción y comercio local, ecológico y justo.
Una de sus impulsoras, María Pilar Espada, dijo que hay más de 30 ciudades españolas en la red –en Aragón solo Zaragoza y Alcorisa, que todavía no es miembro de pleno derecho hasta que libre algunas trabas burocráticas–. Apoyan el comercio que respete el medio ambiente, con prácticas comerciales justas, buenas condiciones de trabajo, no discriminación ni trabajos infantiles ni forzosos. El proyecto, que partió de Chocolates Isabel, tiene réplica en otros locales.
Cerró la intervención Olga Estrada, que destacó la cantidad de proyectos de sostenibilidad que tiene la provincia y la “motivación” de sus actores, por lo que abogó por seguir dándolos a conocer en jornadas como esta.