Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

El Bosque Endesa Teruel restaura 20 hectáreas forestales del incendio de Ejulve El Bosque Endesa Teruel restaura 20 hectáreas forestales del incendio de Ejulve
Dos mujeres, durante el proceso de plantación del Bosque Endesa. Endesa

El Bosque Endesa Teruel restaura 20 hectáreas forestales del incendio de Ejulve

La compañía reforesta terrenos arrasados por el fuego con especies autóctonas que reducen CO2

Este domingo, 21 de marzo, se celebra el Día Internacional de los Bosques y el lema elegido este año por la Asamblea General de Naciones Unidas es Restauración forestal: un camino a la recuperación y el bienestar. Coincide con el objetivo del Bosque Endesa, una iniciativa medioambiental corporativa pionera en el sector energético que arrancó hace cinco años y que supone “dar un paso más” en el ámbito de la mitigación y adaptación al cambio climático y en la mejora de la biodiversidad en terrenos ubicados en el entorno de actividad de la compañía. Es el caso de la zona del incendio forestal que en 2009 devastó 7.200 hectáreas forestales en Aliaga-Ejulve, donde la eléctrica ha contribuido a reforestar 20 hectáreas de monte.

El proyecto del Bosque Endesa Teruel es uno de los cuatro implementados por la compañía, que tiene otros en Doñana (Huelva), La Atalaya (Madrid) y Oso Pardo (Pirineo catalán), explica Endesa en una nota de prensa. La iniciativa suma, de forma agregada, 90 hectáreas restauradas y 40.000 árboles introducidos.

La iniciativa turolense se puso en marcha en 2019. Comprende una inversión total de 98.958 euros en tres años, que ayudará a recuperar ambientalmente espacios de la Red Natura 2000 como ZEC (Zona de Especial Conservación), ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) e IBA (De importancia para la Conservación de Aves y Biodiversidad).

Para ello, se ha llevado a cabo la restauración forestal de una superficie aproximada 20 hectáreas, mediante la introducción de 10.000 plantas forestales autóctonas, formando una masa mixta de encina, quejigo, mostajo, pino carrasco, pino laricio, majuelo, guillomo, endrino, serval y latonero. Se estima que todo ello capture 2.477 toneladas de CO2 equivalentes en la vida útil del proyecto, esto es, 50 años.

Durante unas semanas, el Bosque Endesa Teruel ha fomentado el empleo en el medio rural, dando prioridad en la contratación a desempleados de larga duración, jóvenes, mujeres, mayores de 45 años o personas en riesgo de exclusión de municipios aledaños que entre todos no hacen 5.000 habitantes. Concretamente, 29 de las 30 personas contratadas a nivel local cumplen los requisitos anteriores.

En concreto, en Aliaga se han restaurado 2,5 hectáreas en la Partida Baja. Se han introducido 1.972 plantas, con una masa mixta de especies autóctonas, frugales y resilientes frente al cambio climático. En Ejulve, la restauración en La Umbría se ha extendido por 15,4 hectáreas, con un total de 6.156 plantas introducidas. Por último, en La Zoma se han restaurado 1,4 hectáreas en la Solana de la Sierra, con 1.872 plantas. 

Según explica Endesa, todo el proyecto se ha diseñado e implementado siguiendo los requisitos contemplados en el real decreto 163/2014 de 14 de marzo, por el que se crea el registro de huella de carbono, compensación y proyectos de absorción de dióxido de carbono.

La eléctrica defiende que la iniciativa, además de contribuir a la restauración, también colabora en el “proceso de transición justa en un territorio donde Endesa tiene un profundo arraigo”.

Los beneficios

Como resultado de la actuación, la multinacional indica que se obtiene un importante impacto ambiental positivo ya que la restauración forestal permite recuperar un entorno devastado por el fuego, contribuyendo a la mitigación y adaptación del cambio climático, en la medida que los árboles son capaces de retener el CO2 de la atmósfera y contribuir a la regulación del clima local, respectivamente.

Además, el diseño de la actuación –que contempla una futura masa forestal con menor riesgo de incendio– va a permitir recuperar el capital natural y la biodiversidad perdidos, así como los servicios ecosistémicos que aportan a la sociedad, contribuyendo al mismo tiempo a mejorar el ciclo del agua local, evitando la pérdida de suelos por escorrentía y mitigando el avance de la desertificación. 

En el capítulo económico, se contribuye a dinamizar la economía local, dado que la recuperación de un bosque a menudo contribuye a generar actividad adicional asociada al aprovechamiento de los recursos y servicios que éste proporciona.

En el ámbito social, los proyectos de la iniciativa contribuyen a fomentan el empleo local, ya que, en la contratación de personal tanto para la obra de plantación como de mantenimiento y reposición de marras futuro, se da prioridad a personas desempleadas, jóvenes, mujeres, mayores de 45 años o bien con riesgo de exclusión social en el entorno del proyecto.  

Endesa destaca el potencial del proyecto como vector de sensibilización, educación y/o voluntariado ambiental, en la medida en que permite organizar visitas y/o convocatorias ciudadanas o escolares relacionadas con el mismo. 

COP 25

Endesa recuerda que participó activamente como socio principal en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático celebrada en Madrid a finales del año 2019 (COP 25).

La eléctrica invitó a todos los asistentes a su expositor a solicitar voluntariamente y de forma gratuita la plantación de un árbol en su nombre dentro del proyecto Bosque Endesa Teruel, pudiendo contribuir de esta forma a combatir el cambio climático y recuperar el capital natural, la biodiversidad y los servicios que aportan a la sociedad.