Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

El capitán de la Guardia Civil de Alcañiz afirma que siguió el protocolo y que Feher emboscó a los ROCA El capitán de la Guardia Civil de Alcañiz afirma que siguió el protocolo y que Feher emboscó a los ROCA
El capitán de Alcañiz sale del juzgado tras prestar declaración el viernes durante más de tres horas

El capitán de la Guardia Civil de Alcañiz afirma que siguió el protocolo y que Feher emboscó a los ROCA

La investigación de los hechos de Albalate correspondía a la Policía Judicial, según su declaración ante la juez

Los dos jefes del operativo desplegado el 14 de diciembre en Andorra tras el asesinato de José Luis Iranzo y de los dos guardias civiles del equipo ROCA de Alcañiz, Víctor Romero y Víctor Jesús Caballero, testificaron este viernes ante la juez del juzgado número dos de la capital bajoaragonesa que instruye las diligencias del triple crimen. Ambos explicaron que se siguió el procedimiento de acuerdo a la información disponible, que la investigación de los hechos de Albalate correspondía a la Policía Judicial y que Feher tendió en el Mas de Zumino una emboscada a los dos agentes aprovechando su posición ventajosa (pudo esconderse y sorprenderles) y la oscuridad (eran entre las seis y media y las siete de la tarde).

El alférez y al capitán de la Compañía de Alcañiz declararon que localizaron a los dos agentes  tiroteados en el Mas de Zumino tras regresar del Mas de El Saso, donde se habían producido los primeros disparos aquella tarde, que al encontrar a los dos guardias civiles abatidos los introdujeron rápidamente en los vehículos sin pararse a valorar si estaban todavía vivos y que huyeron de allí porque eran un blanco fácil al estar la zona en completa oscuridad, sólo iluminada con las luces de los coches. Asimismo, por la colocación del vehículo del equipo ROCA, tanto el capital como el alférez dedujeron que los dos agentes fallecidos se quedaron en clara desventaja con respecto a su atacante.

Los dos mandos son los testigos más importantes del caso, por ser los responsables del operativo y por ser, junto a otros cuatro agentes de la Guardia Civil del puesto de Andorra, los que encontraron a sus compañeros después de que Feher les atacara.

Como señalaron los letrados de todas las partes al finalizar el interrogatorio, los dos mandos dieron detalles exhaustivos de la operación desplegada esa tarde para localizar al autor del tiroteo, cuya identidad desconocían. Según el capitán de la Compañía de Alcañiz, el operativo era proporcional a la información de que disponían. 

En su declaración, los dos agentes detallaron que el COC avisó a la patrulla uniformada de Andorra de la llamada realizada por el padre de José Luis Iranzo en la que advertía de que había escuchado dos disparos y que ellos -cuatro agentes en un vehículo y el equipo ROCA en otro- decidieron ir también hacia allí .

En relación a los civiles que habían apoyado a la Guardia Civil ese día, indicaron que tanto el fallecido José Luis Iranzo como Víctor Miguel Gracia, el vecino de Andorra que les guió para localizar la zona del Mas de El Saso, se prestaron voluntarios a ayudar. El primero lo hizo para guiar a los agentes por la tarde para identificar las zonas que se batirían al día siguiente en un dispositivo mayor, mientras que al segundo se le preguntó por cómo llegar a la zona donde se habían escuchado los tiros y se prestó a guiarles.

En el interrogatorio al capitán de Alcañiz, que duró tres horas, éste se ratificó en que siguió el procedimiento habitual y que se usaron las armas que tiene de dotación la Guardia Civil porque no hay otras, es decir, en los cuarteles no suele haber armas largas.

La declaración del alférez de la Compañía se prolongó durante dos horas y media más, terminando los interrogatorios en torno a las cuatro de la tarde, lo que llevó a la instructora a posponer la declaración de los dos agentes del puesto de Andorra que viajaban con los dos mandos en el todoterreno la tarde del día 14. 

Según los letrados que representan a las partes personadas, las declaraciones de este viernes ayudan a comprender las razones de por qué se utilizaron unos medios y no otros. En relación al operativo, según apuntó el abogado Mariano Tafalla, que representa a la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) y a la viuda de Víctor Jesús Caballero, “nuestra conclusión es que el operativo que se montó la noche del día 14 -para localizar a Feher- no es el mismo que el que hubo entre los días 5 y 14 de diciembre”.

En relación a esta cuestión, la magistrada fue muy tajante e impidió a los letrados que buscan la responsabilidad civil del Estado ahondar en preguntas relacionadas con los robos de los días 6 a13 de diciembre y en el doble intento de homicidio de Albalate del Arzobispo, cometido presuntamente también por el exmilitar serbio. La magistrada se opone a acumular las dos causas en un mismo procedimiento, lo que ha sido recurrido por la Fiscalía y por algunas de las partes de la acusación particular ante la Audiencia Provincial de Teruel. 

En las que aceptó la instructora dirigidas al capitán de Alcañiz relacionadas con el operativo de los días 5 a 13, éste respondió que la investigación de esos hechos la llevaba la Policía Judicial y que no era su competencia ordenar un mayor dispositivo.

La mayor parte de los abogados personados en la causa valoraron las explicaciones aportadas por los dos mandos y señalaron que han sido “esclarecedoras”, según manifestó el letrado Javier Notivoli, que representa a la familia de José Luis Iranzo. Este letrado reconoció que el capitán había “contestado con amplitud, dando detalles de por qué se había montado así” la operación para ‘cazar’ a Feher.

Por su parte, el letrado que representa a la viuda de Víctor Romero y a la Asociación Española de la Guardia Civil (AEGC), Jorge Piedrafita, afirmó que “ha quedado acreditado que los agentes actuaron de forma correcta, que fueron emboscados y no tuvieron posibilidad de defensa” y que el presunto asesino “se valió de esa posición de ventaja”. De la declaración de los dos mandos dijo que “hay matices que confirman que fue así y pruebas de que no fue defensa propia y que los agentes no tuvieron posibilidad de defensa”. En opinión de esta parte sus “objetivos han quedado acreditados con las manifestaciones del capitán y del alférez, esto es, que la actuación de la Guardia Civil fue correcta, conforme a la información de que disponía, que sufrieron una emboscada y que no tuvieron posibilidades de defensa” frente a Norbert Feher.

Todos los abogados se mostraron muy prudentes a la hora de realizar manifestaciones sobre los detalles del interrogatorio, sobre todo después de las advertencias que les manifestó la magistrada instructora. 

Para Tafalla, las declaraciones  fueron “fructíferas”, aunque reconoció que “en un día no se aclara todo, aunque sí apunta a la profundidad que el procedimiento puede llevar”. Sí se refirió a que esta parte aboga por la acumulación de las dos causas, ya que “hay relativa conexidad entre ambas”, como demostraría “que se han hecho preguntas” relacionadas con los hechos del día 5 y posteriores. Según esta parte, “en las dos causas hay las mismas pruebas, hay hechos en los que algunos no somos parte, hay un delito de tentativa de homicidio, con las mismas armas y las mismas balas”, así que la acumulación, defendió, “es coherente, porque es la misma persona, el mismo autor, mismo espacio temporal, de lugar...”.