Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

El castillo de Valderrobres mantiene un 85% de visitas pese a la Covid-19

Aumentan las familias y desaparece el turista extranjero, jubilado y los grupos

Los buenos datos turísticos que está registrando la comarca del Matarraña en el sector de la hostelería se han notado también en el castillo de Valderrobres, donde el número de visitas está solamente un 15% por debajo de las registradas en las mismas fechas del año pasado. Y todo ello a pesar de la pandemia por coronavirus, que ha reducido a cero el número de turistas extranjeros, el número de grupos que realizan visitas a la fortaleza y que también ha provocado un descenso considerable en el número de turistas mayores de 65 años.

El perfil que más ha crecido en las visitas al castillo es el de familias, que se ha incrementado en un 13%, según los datos aportados por Manuel Siurana, director de la Fundación Valderrobres Patrimonial, entidad que gestiona las visitas a la fortaleza. Según los las estadísticas de los meses de julio y agosto que maneja la Fundación, “el visitante extranjero prácticamente ha desaparecido, cuando teníamos un 9% de visitas de turistas de otros países y ahora esa cifra está al 1%”, informó Siurana.

Lo mismo ha ocurrido con los grupos organizados y con el visitante mayor de 65 años. Siurana indicó que “el descenso es del 13% en el perfil de jubilados, y creemos que es debido a que hay mucho miedo entre las personas mayores a salir de casa por el tema de la Covid”, mientras que han desaparecido por completo las visitas guiadas organizadas para grupos numerosos debido a las restricciones impuestas por la pandemia por coronavirus. 

Con todo, la bajada del turismo extranjero, la de jubilados y la de los grupos organizados se ha visto compensada por el mayor número de visitas guiadas organizadas para familias con hijos. “En este segmento el crecimiento ha sido destacable”, indicó el director de la Fundación Valderrobres Patrimonial, algo que coincide con el crecimiento de este perfil en toda la comarca del Matarraña. 

En cuanto a las instalaciones del castillo, Siurana indicó que “los turistas optan mucho por la audioguía”, aparatos electrónicos que “se desinfectan después de cada uso y se vuelven a entregar dentro de una bolsa cerrada a los siguientes que las utilizan”. Igualmente, la pandemia por coronavirus ha disparado en un 300% las compras de entradas a través de internet o por medios electrónicos. “Pensamos que es porque la gente evita usar dinero y prefiere pagar con tarjeta”, dijo Siurana, quien destacó que la visita al castillo “es cada vez más atractiva; acabamos de incorporar la escalera de caracol y el pasadizo que conecta con la iglesia y es muy interesante”.

Hallan restos de la fortaleza original durante la restauración

Las obras de restauración del castillo de Valderrobres han sacado a la luz vestigios del edificio primitivo, cuya construcción empezó en el siglo XIV. Los trabajos de reconstrucción que financia la Fundación Valderrobres Patrimonial han localizado los desagües del castillo original, una antigua cocina o despensa (está por determinar), un cadalso y una estancia que podría ser el Salón Dorado, esto es, las dependencias personales del Arzobispo de Zaragoza.

Manuel Siurana, director de la Fundación Valderrobres Patrimonial reconoció estar “muy emocionado” con los descubrimientos de las últimas semanas y se mostró convencido de que la sala dorada, que tenía un artesonado y estaba forrada, según consta en algunos documentos del siglo XVI, es una de las estancias que las obras han sacado a la luz en los últimos días. 

“Después de mirar piedra por piedra y tras cotejar los documentos que teníamos en los que se habla de ella nos dimos cuenta de que la habíamos encontrado, porque coinciden muchos aspectos, orificios hechos en la pared con tachas antiguas y en las juntas de las piedras. Todo esto nos indica que podría ser la sala, porque estuvo forrada y tenía el tejado rebajado y un artesonado de madera y lo que se ve en la pared coincide con el encaje de los muros y las vigas”, enfatizó Siurana.

El director de la Fundación recordó que “hay un documento del siglo XVI que describe el Salón Dorado, y sólo nos faltaba la ubicación. Con los elementos que tenemos, estamos convencidos de que hemos dado con ella, y estamos entusiasmados”, reconoció.

Desde que comenzaron las obras de restauración no han hecho más que producirse hallazgos en el castillo. Según Siurana, los vestigios que hemos localizado “nos permiten delimitar dos fases constructivas distintas del edificio en el siglo XIV. Este viernes, además, localizados los desagües del castillo primitivo, lo que nos ha permitido confirmar la existencia de otra cocina o despensa anterior”. Junto a todos estos restos, se ha encontrado la zona de las saeteras del castillo defensivo original

A todo esto hay que añadir  los restos de un cadalso que, en opinión de Siurana, podría ser del siglo  XII, por tanto, uno de los elementos originales y más antiguos conservados. 

“Se han localizado los barrotes de madera y los hemos enviado a analizar a la Facultad de Química de la Universidad de Barcelona para que hagan las pruebas del Carbono 14, porque así conoceremos la cronología de la primera construcción del castillo con mucha exactitud”, añadió el director de la Fundación. 

En definitiva, toda una sorpresa para la entidad que promueve las obras de restauración, que no se esperaba localizar vestigios de esta importancia, según reconoció Manuel Siurana.