Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Imagen de ordenador de los paseos que se proyectan en el cerro

El cerro de Pui Pinos tendrá que rebajarse más en cota para construir el nuevo vial

Los redactores del proyecto de restauración paisajística no descartan en el Consejo de Ciudad nuevos desalojos

El Consejo de Ciudad de Alcañiz convocó anoche a las asociaciones vecinales y a los residentes en el barrio de Pui Pinos para explicarles en qué consiste el proyecto de restauración paisajística del cabezo y el nuevo vial que atravesará el cerro hasta el barrio de Santiago. Según explicaron los redactores del proyecto en su exposición, la calle de nueva apertura aprovechará las plataformas realizadas en el cabezo durante las obras de emergencia, en las que se retiraron toneladas de tierra y rocas para incrementar la seguridad en el entorno. No obstante, según expuso el responsable de la empresa adjudicataria, todavía queda hacer escalones y rebajar la cota de altura. Se trata de una zona complicada”, añadió. 

El estudio de arquitectura Territorio Aranea, especializado en proyectos paisajísticos, ha sido el adjudicatario del proyecto, que tendrá un coste de 2,2 millones de euros, según la estimación inicial. Ese es el importe de la primera fase de las obras, para las que el Ayuntamiento cuenta con una financiación de un millón de euros del Fondo de Inversiones de Teruel (Fite). Una segunda fase para la conexión de este nuevo vial con el cuartelillo a través de un ascensor está valorada en 5,5 millones de euros, por lo que se trataría de una obra de largo plazo que no sólo requerirá de una importante inversión pública sino de una larga tramitación administrativa. No en vano, tal y como explicó el alcalde, Ignacio Urquizu, la segunda fase necesita la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU).

El regidor calificó el proyecto de “difícil y complicado”, a la vez que consideró que “es un reto que merece la pena, porque Alcañiz va a cambiar en muchos aspectos y hay que hacer este esfuerzo inversor”.

El proyecto de restauración adecuará paseos que recorrerán el cabezo y los integrará en el paisaje, incorporando, además, elementos del patrimonio como es el lienzo de la muralla bajomedieval y el sexto torreón, tal y como explicó el arquitecto alcañizano José Ángel Gil, que forma parte del equipo redactor. Del lienzo queda solamente una parte, ya que un tramo fue literalmente arrasado por el deslizamiento del 17 de abril de 2018 y por las obras de emergencia que se llevaron a cabo los días posteriores a los hechos. Con todo, los restos que han podido salvarse y recuperarse se integrarán en el paisaje.

El vial

El vial arrancaría desde la travesía de la carretera nacional 232, por detrás del número 73 -aceites Gaibar- y entraría hacia el barrio de Santiago, hasta llegar a la plaza en la que confluyen las calles Trinidad, San Jaime y Luna. Hasta ahí llegaría y terminaría la primera fase.

La segunda fase consistiría en en el tronque del nuevo vial desde el barrio de Santiago con un ascensor que permitiría conectar con el parque del Cuartelillo. 

El arquitecto José Ángel Gil comentó que el proyecto “aprovechará las plataformas de emergencia que se llevaron a cabo de manera intermedia en el cerro para incorporar los viales de conexión con la travesía de la N-232 y la parte alta del barrio de Santiago, donde confluyen las calles Trinidad, Luna y San Jaime”. Con la calle de nueva apertura  “se da conexión de entrada y salida a esas tres calles, que ahora tienen un ancho escaso y que mueren en un fondo de saco”, explicó. Habrá “una circulación de entrada y salida, aunque no será por el mismo sitio, es decir, el vial será de entrada por la Ronda de Teruel y de salida por el barrio de Santiago para incorporarse a la N-232”. 

Gil consideró que el proyecto reviste “complejidad desde el punto de vista técnico por el entronque con la carretera nacional y el sistema de pasarelas y plataformas que se proyectarán”. En relación a la conexión con la N-232, recordó que queda pendiente un desmonte del terreno, esto es, descender más en la cota del cerro de lo que ya se rebajó durante las obras de emergencia. “Hay que continuar con lo que ya se hizo durante las labores de emergencia”, comentó Gil.

A Patrimonio

La propuesta de intervención inicial se ha trasladado a la comisión provincial de Patrimonio para que de su visto bueno a la incorporación de todos elementos patrimoniales mencionados, pero también porque toda esta intervención se encuentra dentro del perímetro de protección del castillo calatravo.

La intención del Ayuntamiento de Alcañiz es empezar la obra en el año 2021, según enfatizó el alcalde durante una de sus intervenciones en el Consejo, en el que el público pudo formular preguntas a la empresa adjudicataria. A los vecinos les preocupa, por ejemplo, si va a haber desalojos de nuevo durante las obras, algo que no se descarta. Igualmente, el público preguntó si habrá rotonda para entrar al nuevo vial y cómo se realizará el entronque de salida del barrio de Santiago con la N-232. Según Gil, “no habrá rotonda, porque la dirección general de Carreteras no lo ve viable”. En cuanto a la segunda cuestión, dijo que “las ingenieras de caminos que trabajan en el proyecto están realizando consultas para ver cómo se hace la incorporación desde esta calle a la vía nacional.

La segunda fase de las obras quedará para un futuro. Aparte de su coste -5,5 millones- reviste complejidad, tal y como reconoció el alcalde, quien afirmó que “toda la ejecución reviste dificultades”, sobre todo la segunda, que requiere de una modificación del PGOU que, como poco puede demorarse ocho meses y como mucho un año en trámites administrativos.