Síguenos
El confinamiento vacía trasteros de objetos que deben ir al Punto Limpio El confinamiento vacía trasteros de objetos que deben ir al Punto Limpio
Un usuario del Punto Limpio de Alcañiz hace un depósito en uno de los contenedores. Punto Limpio de Alcañiz

El confinamiento vacía trasteros de objetos que deben ir al Punto Limpio

La Agrupación 7 reactiva el servicio en Alcañiz, Andorra y el camión de recogida

Con el inicio de la fase 1 han reabierto al público los Puntos Limpios de Alcañiz y Andorra en su horario habitual (de 9 a 13 y de 16 a 19 horas), así como el servicio de recogida a domicilio. Los vecinos han aprovechado el confinamiento para vaciar trasteros y cocheras de enseres, electrodomésticos antiguos, maderas, aceites y otros residuos variados, a juzgar por las primeras llamadas y visitas recibidas a estos puntos de recogida. 

“Estamos recibiendo muchas televisiones viejas”, resaltó la gestora de los Puntos Limpios y del Vertedero de Alcañiz, María García, que a medida que la ciudadanía se va enterando de la reapertura del servicio dos meses después está planificando las primeras salidas del servicio móvil. “Ya me han llamado para que vayamos a recoger aparatos electrónicos, enseres, maderas, estanterías, camas, somieres… La gente parece que ha aprovechado para poner la casa a punto”. 

En el punto de Alcañiz, situado en la rotonda que da acceso a la variante de Caspe y a la N-232 justo debajo del polígono Las Horcas, se ven con frecuencia estos días filas de dos o tres coches, debido a las medidas de higiene y seguridad que está aplicando el Consorcio.

Para agilizar el trámite, se ha habilitado el teléfono 626 311 216, en el que los usuarios pueden pedir cita previa, bien para que el camión pase por sus domicilios o para darles una hora aproximada de cuándo pueden ir al vertedero sin esperas.

Medidas de seguridad

El Consorcio emitió antes de reabrir una serie de recomendaciones, con tal de extremar las medidas de seguridad.

De esta forma, en los puntos fijos se recomienda el uso de mascarilla y guantes. El ciudadano que deposite residuos o enseres deberá esperar en la puerta, donde hay carteles informativos de todo el procedimiento, guardando la distancia de seguridad de dos metros a la espera de las indicaciones del operario, que desde la caseta indicará dónde debe depositar cada residuo. Para minimizar el contacto, es el ciudadano el que deposita los objetos en el contenedor correspondiente. También debe cumplimentar  los albaranes en una mesa en el exterior de la caseta. 

En cuanto al camión móvil y voluminosos, el chófer encargado atenderá de uno en uno a los usuarios, que guardarán cola tras la valla de seguridad portátil. Se realizarán en primer lugar las recogidas a domicilio. En caso de zonas de acumulación de los diferentes municipios, se recogerá los residuos voluminosos que estén íntegros y registrada correctamente su trazabilidad.

Sin avalanchas

De momento no se están registrando “avalanchas” de depósitos, que sí las hubo “los primeros días que se dijo que estaba cerrado, cuando los ciudadanos lo dejaron todo en la puerta” en una  mala práctica flagrante. “Fuimos a dar vuelta y vimos varios residuos fuera. Ahora sí se están comportando, pues están esperando su turno porque solo puede haber una persona dentro. Entran con el vehículo, van a la báscula, pesan y entonces el operario indica dónde hay que depositar los residuos”, dijo García. 

Una vez llenos, la empresa Urbaser se encarga de la gestión de los contenedores. “Por ejemplo, las maderas las llevamos nosotros” a su punto de tratamiento o aprovechamiento, así como los metales. “La ropa, si es para donar, viene una ONG; el papel y cartón lo gestionamos nosotros y para fluorescentes, bombillas, pilas, aceite, tóner, residuos electrónicos y electrodomésticos llamamos a empresas que vienen y se lo llevan”.