Síguenos
El Convenio de Transición Justa se prolongará más allá de las fechas indicadas El Convenio de Transición Justa se prolongará más allá de las fechas indicadas
El ministerio reunió a todos los agentes implicados en febrero en Andorra. M.N.

El Convenio de Transición Justa se prolongará más allá de las fechas indicadas

El ministerio flexibiliza los plazos del proceso participativo previo a la firma del texto

El proceso participativo del Convenio de Transición Justa de Andorra y comarca “se prolongará en el tiempo tanto como sea necesario, más allá de las fechas indicadas” que fijaban mayo como final de las aportaciones y finales de otoño como fecha para que el Gobierno y el territorio tuvieran firmada la hoja de ruta de la reconversión de la zona. 
Así lo anunció esta semana el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico a los actores institucionales, económicos y sociales que participan en el proceso. Algunos de ellos ya han hecho sus aportaciones, que pasan por una extensión en Andorra del futuro Instituto para la Transición Justa, ventajas fiscales y financieras para las empresas, infraestructuras y comunicaciones del siglo XXI, y una adjudicación “responsable” de los 1.050 megavatios (MW) del punto de evacuación de la central térmica que prime la generación de empleo. 
Sin embargo, a otros la expansión del coronavirus les ha pillado con los deberes sin hacer. Por ello, tras la reunión en Andorra del pasado 27 de febrero, que supuso el pistoletazo de salida al proceso de elaboración del Convenio de Transición Justa, el ministerio amplió al 3 de febrero el margen inicial –20 de marzo– que había dado para que los cerca de 90 estamentos que se dieron cita –diferentes niveles de la Administración, sindicatos, empresas y asociaciones de empresarios, agricultores, centros de investigación y de formación– presentaran sus propuestas. 
En una nueva comunicación, el gabinete de la vicepresidenta cuarta del Gobierno de España, Teresa Ribera, informa que, “como no podría ser de otra manera, y en línea con la normativa reguladora del estado de alarma”, los tiempos del proceso de participación “estarán sujetos a la evolución de la situación del país en relación al Covid-19”.
Por ello, indica el asesor ministerial Julio Rivera, el proceso de participación se prolongará tanto como sea necesario “con el fin de asegurar que contamos con todos los agentes del territorio que en estos momentos tengan que atender de manera prioritaria a otros asuntos”.
El ministerio, en cualquier caso, seguirá “adelantando en lo posible todo el trabajo”, pues “seguir avanzando la Transición Justa va a ser algo fundamental ahora más que nunca para muchos territorios”. 
Por otra parte, el Ministerio ha habilitado en su portal web un sitio donde ubicar todos los documentos trabajados hasta la fecha.  
La pandemia se ha llevado por delante ya uno de los hitos del calendario establecido, pues en marzo no se pudo firmar el primer Protocolo de Actuación de los que ha de suscribir la ministra, Teresa Ribera, con 14 zonas con centrales térmicas en proceso de cierre. 
Tampoco se celebrarán las jornadas técnicas previstas para mediados de abril para ordenar las propuestas de los agentes del territorio. 
Todos los plazos marcados en el calendario se va a demorar, mientras que el cierre de la central térmica está previsto inexorablemente para el 30 de junio. No parece que se vaya a alargar su vida útil pese a que las instalaciones de generación son prioritarias dentro del estado de alarma, y menos cuando e consumo eléctrico está bajando al mantenerse la industria prácticamente paralizada. 
Los asesores ministeriales previeron en Andorra que el proceso de confección del Convenio de Transición Justa, liderado por la empresa pública Tragsatec, se alargará hasta “finales de otoño”.