Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Trabajo de campo llevado a cabo por el grupo de cooperación GM-EMAECAS dentro del proyecto Ecosdir en Albalate del Arzobispo

El cultivo ecológico aumenta los ingresos de las explotaciones cerealistas un 30%

Los resultados de Ecosdir en Albalate del Arzobispo se pueden extrapolar a otras zonas áridas

El grupo de cooperación de la iniciativa GM-EMAECAS ha demostrado la mejora productiva, ambiental y económica del cultivo de cereal ecológico en siembra directa a través de proyecto Ecosdir desarrollado en dos parcelas, una en secano y otra en regadío, de Albalate del Arzobispo.

El estudio ha demostrado que el sistema de siembra directa puede reducir los gastos en las explotaciones cerealistas en un 20% frente al laboreo convencional y que el sistema de cultivo ecológico puede aumentar los ingresos de las mismas en un 30% frente al convencional, según una nota de prensa remitida por la consultoría Soluciones Agrícolas Cultívate SL (Agrocultívate), con sede en Andorra.

Además, la combinación de estos sistemas en el llamado método Ecosdir estudiado, puede triplicar el beneficio neto de las explotaciones cerealistas de Aragón además que mejora la calidad de los suelos y el valor nutricional de los alimentos. 

El Grupo de cooperación de la iniciativa GC-EMAECAS está financiado al 80% por FEADER y el Gobierno de Aragón a través de los Grupos de Cooperación de agentes del sector agrario. Está integrado por la Estación Experimental de Aula Dei (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), Fundación Parque Científico Tecnológico de Aula Dei (PCTAD), Soluciones Agrícolas Cultívate SL (Agrocultívate) y la Sociedad Cooperativa Arento.

Este proyecto, que puede beneficiar a 903.800 hectáreas de cultivos herbáceos extensivos en Aragón, se ha llevado a cabo en dos zonas áridas representativas de la Comunidad Autónoma, una en un secano y otra en un regadío y ambas en Albalate del Arzobispo, aunque los resultados obtenidos podrán extrapolarse a todas las explotaciones dedicadas al cultivo de cereal en condiciones áridas, semiáridas y regadíos, pudiendo ser aplicado igualmente en explotaciones de cereal cultivado en convencional. 

Gracias a la aplicación de los conocimientos derivados del trabajo de este grupo de cooperación, se podría producir trigo duro apto para consumo humano, beneficioso para el medio ambiente y saludable para las personas. 

Los resultados de este proyecto pueden encontrar aplicación en toda la superficie de cereales cultivada en Aragón, más allá de las producciones en ecológico, y van dirigidos tanto a los agricultores como al consumidor final. 

A día de hoy, el sector cerealista de producción en ecológico en Aragón cuenta con escasas herramientas para el control de malezas y producción de cereal. Se ha investigado y trabajado en la mejora de la fertilidad del suelo, el uso del agua, así como en el impacto ambiental y el económico del sistema de siembra directa. Los resultados del proyecto Ecosdir pueden implementar las mejoras conseguidas hasta el momento y asegurar que el sistema de producción beneficiaría a agricultores, consumidores y al medio ambiente. 

La superficie total ocupada por el cultivo del cereal ecológico en Aragón supera las 22.000 hectáreas (según los datos del CAAE Aragón en 2019). De forma directa, el proyecto Ecosdir puede llegar a repercutir de manera favorable en la mejora de rentabilidad de las más de 16.000 explotaciones productoras de cereal en Aragón. Teniendo en cuenta estos datos, la aplicación de los resultados de este proyecto puede tener un impacto de gran magnitud en el sector agrario aragonés debido a la relevancia que tiene el cereal como cultivo en la comunidad. 

 

Objetivos

El proyecto Ecosdir tiene como objetivos principales promover, impulsar y divulgar sistemas de siembra directa en producción ecológica de cereales, sin el uso de productos de síntesis química, y bajo los estándares de producción del reglamento Europeo de Agricultura Ecológica y la Decisión (UE) 2018/813 de la Comisión relativa a las mejores prácticas de gestión medioambiental. 

Para ello, las parcelas objeto de estudio han sido inscritas en agricultura ecológica y supervisadas por el Comité de Aragonés de Agricultura Ecológica, certificando así, el correcto cumplimiento de la normativa.

A su vez, el proyecto plantea los siguientes objetivos específicos: incrementar el rendimiento y calidad del cereal ecológico en sistemas de secano árido/semiárido y regadío de Aragón; mejorar la rentabilidad económica de la explotación de cereal en ecológico mediante una mayor productividad y/o reducción de costes, mediante sistemas de siembra directa; y evaluar la capacidad de mitigación del cambio climático del cultivo de cereal en Aragón mediante la adopción de técnicas de manejo del suelo en siembra directa y en condiciones de cultivo ecológico.

A través de la implantación del sistema de siembra directa, el proyecto Ecosdir garantiza una disminución de gastos en las explotaciones, mayor eficiencia energética y de materias primas, mayor conservación de los recursos suelo y agua, y la mitigación del cambio climático. 

Por tanto, el ahorro en los costes de producción ofrecerá oportunidades para la mejora competitiva y la diversificación de las explotaciones extensivas en ecológico de las zonas de secano árido y semiárido de Aragón. “Hay que tener en cuenta que las explotaciones de cereal en ecológico en Aragón se ubican principalmente en zonas muy desfavorecidas. Por tanto, la implementación de este proyecto tendrá un especial interés de cara a la sostenibilidad económica y ambiental de estas zonas”, destacaron.  

Agrocultívate es una empresa creada en Andorra en 2016 por técnicos con una dilatada experiencia agrícola con el fin de solucionar los problemas técnicos a los agricultores en sus explotaciones. Mediante un sistema de asesoramiento continuo durante todo el ciclo de cultivo, se controlan los parámetros bióticos y abióticos para que el agricultor obtenga el mayor rendimiento económico en su explotación con el menor impacto ambiental posible. 

Con las investigaciones científicas y experiencias propias que se van adquiriendo mediante el trabajo continuo de campo también se realizan formaciones a los agricultores para maximizar el porcentaje de éxito de estos con sus cultivos. 

Con estos fines, actualmente se está trabajando en explotaciones muy variadas y con más de 6.000 hectáreas de cultivo, entre Aragón, Cataluña y las Islas Baleares.