Síguenos
El decreto de ayudas por los ataques del lobo saldrá en verano, pero aún no tiene fecha El decreto de ayudas por los ataques del lobo saldrá en verano, pero aún no tiene fecha
Un lobo, acompañado de otro que no aparece en esta imagen, fotografiado recientemente en un campo de cereal en La Mangranera, en Alcañiz

El decreto de ayudas por los ataques del lobo saldrá en verano, pero aún no tiene fecha

Los ganaderos limitan inversiones hasta ver si la orden incluye medidas con carácter retroactivo
banner click 244 banner 244

Cuando se cumplen seis meses del primer ataque de lobo reconocido oficialmente por el Gobierno de Aragón en la provincia de Teruel, los ganaderos de la provincia esperan todavía la publicación de la orden de ayudas para los términos municipales afectados por ataques del depredador. Según fuentes del Ejecutivo autonómico, la orden que regula estas subvenciones saldrá “en verano”, aunque no se ha precisado la fecha.

En 2022, con varios ataques a ganado que no fueron oficialmente reconocidos, la convocatoria de ayudas para suplir los daños por ataques de lobo y oso se publicó el 17 de agosto en el Boletín Oficial de Aragón (BOA), con un montante de 550.000 euros para aquellas zonas en las que se hubiera detectado la presencia de lobo “de manera continuada”.

En 2023, se espera la adición de los términos municipales de Alcañiz, Andorra y Samper de Calanda, donde este año se han producido sendos ataques del carnívoro al ganado de manera continua y con cierta virulencia. El último fue el pasado fin de semana, con un balance de 16 ovejas muertas y otras 30 heridas, incluido un mastín de dos años.

No obstante, fuentes del Gobierno de Aragón señalaron que el informe del veterinario del centro de La Alfranca, a donde se enviaron dos animales a analizar, señala que los resultados “no son concluyentes”. Es decir, las mordeduras detectadas en la necropsia no permiten señalar de manera fehaciente que sean atribuibles al 100% a un lobo.

Reuniones tensas

Los ganaderos, que en marzo mantuvieron una reunión muy tensa en Alcañiz en la que participaron varios agentes forestales de la zona, la bióloga del servicio provincial de Agricultura y el director general de Calidad y Seguridad Alimentaria, Enrique Nogales, confían en que el decreto  de ayudas recoja, por fin, los términos municipales afectados en la provincia de Teruel. Sin embargo, mientras la orden no se publique, la incertidumbre sigue.

“En marzo, Enrique Novales nos dijo que el decreto de ayudas ya estaba preparado, que iba a salir en breve, pero sigue sin publicarse”, se quejó Carlos Egea, presidente de la ADS Bajo Aragón Sección 2. Tampoco tienen claro que las medidas solicitadas en aquella reunión de marzo vayan a ser atendidas. “Reclamamos que en el decreto se incluyeran los términos municipales que se encontraban a 25 kilómetros a la redonda de donde se habían producido los distintos ataques de lobo, pero, a día de hoy, desconocemos si esa petición, como tantas otras que se realizamos, van a caer en saco roto”, enfatizó el presidente de la ADS. Los lobos, apostilló Egea, “no conocen de términos municipales, y los ataques que se han producido en La Mangranera, que es término municipal de Alcañiz están mucho más cerca de Andorra que de Alcañiz”, puntualizó Egea.

Para los ganaderos, precisar términos municipales para señalar dónde atacan los lobos -hay dos con total seguridad, porque han sido captados caminando juntos por las distintas cámaras de fototrampeo- “no tiene ningún sentido, porque los lobos no entienden de límites territoriales”, opinó el ganadero.

Inversiones paralizadas

Aunque algunos afectados han realizado ya inversiones para proteger las zonas de pastos, como es el caso de Simón Peguero, ganadero de Samper, que empezó a colocarlas el pasado domingo, después de sufrir un segundo ataque a su rebaño en lo que llevamos de año.

Otros, sin embargo, han decidido esperar a que se publique la orden de ayudas. “Muchos tenemos la inversión paralizada, porque estamos esperando a que se publique la convocatoria de ayudas para comprobar si, efectivamente como nos dijeron, se convoca el decreto con carácter retroactivo y realmente quedamos incluidos en el decreto aquellos que estamos en los términos municipales donde el lobo ha aparecido”, manifestó Egea.

“Hay gente que compró el vallado y lo instaló, porque para funcionar con el ganado lo necesitan”, señaló Egea. Se trata de un pastor eléctrico de 1,80 metros que se supone que el lobo no salta, pero que “es complicado de manejar y que requiere de una importante inversión”, apostilló el presidente de la ADS-2.

Se trata de rollos de 50 metros que, dependiendo de la marca que lo venda, puede costar entre 180 y 240 euros. Para proteger una zona de pastos de manera adecuada y “que el ganado esté suficientemente ancho, se necesitan entre seis y ocho rollos”, explicó. Egea, por ejemplo, los tiene solicitados y reservados en OviAragón, pero “todavía no los he comprado ni pagado, porque estoy esperando a que salga el decreto y pueda sufragar el coste con las ayudas que otorguen”, explicó. En su caso, puede esperar a realizar la inversión, “porque tengo los pastos cerca de la paridera, y solo tengo el problema para entrar las ovejas y sacarlas, pero hay gente que se mueve mucho y que necesita invertir necesariamente”.

Desde las ADS de la provincia hay malestar por la “falta de información” que tienen con respecto a la presencia de lobo: “no nos dan resultados de las analíticas que realizan”. Tampoco han solicitado nuevas reuniones con responsables del Gobierno de Aragón “ahora con las elecciones no veíamos sentido pedir reuniones con los responsables del departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, porque no sabíamos qué color iba a tener el gobierno, así que, hasta que este punto no esté claro, vamos a esperar”, añadió.

Orden de 2022

La última orden de ayudas para los ganaderos con explotaciones donde se ha evidenciado la presencia del oso y el lobo de forma continuada salió publicada en agosto del año pasado. En aquella convocatoria no se incluyó el término municipal de Alcañiz, a pesar de que desde enero de ese mismo año se había registrado un primer ataque de lobo que fue certificado como tal. Sin embargo, en esa orden de ayudas sí quedaron incluidos nuevos municipios con respecto a la orden anterior: Bailo, Canal de Berdún, Puente la Reina de Jaca, Santa Cilia y Torralba de Aragón, en la provincia de Huesca, y Sigües en la de Zaragoza. Ningún municipio de la provincia de Teruel por 31 de la provincia oscense y 7 de la de Zaragoza.

A la linea de subvenciones por ataques de oso y lobo pueden acogerse los ganaderos que hayan sufrido o no un ataque. No en vano, las ayudas están dirigidas a sufragar los daños por cada ejemplar muerto y por los materiales ocasionados, sino también por el número total de cabezas de ganado de la explotación. Además, se otorgan subvenciones por aquellas medidas de autoprotección que se hayan aplicado en cada explotación, ya que la linea está dirigida a las explotaciones donde se ha detectado la presencia del depredador.

La última orden de ayudas intentaba compensar sobrecostes ocasionados como consecuencia de la presencia del carnívoro. En el año 2021, se beneficiaron de esta ayuda 130 ganaderos, pero con el nuevo decreto, si finalmente reconoce las zonas afectadas en la provincia de Teruel, el número de beneficiarios podría incrementarse considerablemente, por ser el  Bajo Aragón -la zona más afectada en lo que llevamos de 2023 en el conjunto de la Comunidad Autónoma- un área con la más importante cabaña de ganado ovino de toda la región.