Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

La era empedrada del Santuario de la Virgen de Arcos luce restaurada gracias al taller de empleo

El entorno del Santuario de Arcos luce restaurado gracias a un taller de empleo en Albalate

Ocho alumnos aprenden albañilería y jardinería mientras realizan obras “de interés social”

El taller de empleo que rehabilita el entorno del Santuario de la Virgen de Arcos, en Albalate del Arzobispo, encara su recta final cumpliendo sus principales objetivos: proporcionar una cualificación laboral de jardinería y albañilería a ocho alumnos-trabajadores y adecentar un espacio del que disfrutan los vecinos en sus romerías y fines de semana.

El taller de empleo, que ha contado con un presupuesto de más de 200.000 euros –189.000 a cargo del Inaem y el resto del Ayuntamiento de Albalate–, comenzó en febrero y tiene una duración de un año. Está compuesto por ocho alumnos-trabajadores, además de un profesor y la directora docente.

Según detalló esta última, Marta Almaraz, una de las finalidades de la acción formativa es “proporcionar una cualificación laboral específica a los alumnos”, lo cual “se consigue con la impartición de dos certificados de profesionalidad, uno de jardinería y otro de albañilería”.

Las actuaciones

Una primera etapa teórica dio paso al trabajo en el exterior, primero en el casco urbano de Albalate y después en el entorno del Santuario de Arcos. Y con ello se cumple el segundo objetivo, que es “realizar obras de interés social en el municipio”, explicó la directora. 

Entre ellas, se ha recuperado la era empedrada, para lo que se ha eliminado el aterramiento que sufría y se han realizado obras de protección y de adecuación turística. Además, se ha limpiado la Cueva de Natalio, se ha construido una barbacoa y se ha mejorado el mobiliario. También se ha mejorado el paisaje, con la creación de nuevas zonas ajardinadas, desbrozado general y arreglo de caminos. Por último, se han recuperado los aparcamientos.

“A pesar de las dificultades impuestas por la situación de pandemia, el taller se ha desarrollado con satisfacción, siempre contando con el apoyo incondicional tanto del Consistorio como del Gobierno de Aragón”, destacó Almaraz.

De la misma opinión es la alcaldesa de Albalate, Isabel Arnas, quien lamentó que este 2020 no se hayan podido ver los avances realizados en el entorno porque no hubo romería, y la de 2021 “está en el aire” por la situación sanitaria. Y es que el lunes de Cuasimodo, una semana después del Lunes de Pascua, visitan la talla de la virgen de Arcos centenares de vecinos de Albalate y Ariño.

En todo caso, el paraje “está quedando muy bien”, especialmente “la era empedrada, que es un poco el centro de unión de la romería”, donde se realiza la misma de campaña y se comen las tradicionales judías. “Ha quedado preciosa, y también han aprovechado allí para hacer un banco para que se pueda sentar la gente, que a su vez hace de barrera natural para que no vuelva a llenarse de tierra la era”. También se sulfató y se quitaron hierbas para adecentar el epicentro de la fiesta.

Arnas también subrayó la remodelación de la barbacoa, edificada “conforme a la nueva normativa” de incendios forestales. 

Por otra parte, “están repoblando” masa arbórea con especies autóctonas, “que es muy necesario para que se vea bonito”.

Con todo, “quedará un entorno muy chulo” al que se le puede sacar aún más partido. Por ello, “la intención es poder continuar cuando salga de nuevo otra convocatoria de taller de empleo”.

Un año de trabajo

En el aspecto social, Arnas destacó que durante todo un año ocho alumnos-trabajadores, “siete mujeres y un hombre”, han estado trabajando. “Llevaban tiempo buscando empleo y no lo habían conseguido, y aquí aprenden albañilería y jardinería, que de cara al mundo laboral les va a ir muy bien”. Se trata de albalatinos o nuevos pobladores que ya llevan un tiempo viviendo en el pueblo.