Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

192_banner-ddt-premioscca-1200x150px.gif banner click 192 banner 192

201_embou-1200x150.gif banner click 201 banner 201

El IES de Valderrobres podría perder un grado medio por falta de demanda El IES de Valderrobres podría perder un grado medio por falta de demanda
Alumnos de los ciclos de grado medio de Restaurante y Bar y Cocina, en una actividad en las instalaciones del IES

El IES de Valderrobres podría perder un grado medio por falta de demanda

El departamento de Hostelería inicia una campaña para captar alumnos

El grado medio de Servicios de restaurante y bar del Instituto Matarraña de Valderrobres vuelve a estar en la cuerda floja. Sólo dos personas han cursado la preinscripción hasta hoy para una oferta de 20 plazas, lo que pone en peligro la continuidad de estos estudios en el centro.

Cada mes de junio pasa “lo mismo”, según reconoció el profesor del departamento de Hostelería del IES, Dabí Latas, quien enfatizó que no sólo es este centro el que se encuentra en esta situación en el mes de junio, “sino que les pasa a todos los grados medios de Servicios de restauración de Aragón. Hace poco hablaba con unos compañeros de Huesca y se encuentran en la misma situación”, apuntó.

El problema de origen está en el escaso interés por la profesión de camarero, y eso que en la Comarca del Matarraña hay una alta demanda de trabajo. Según el docente, “todos los alumnos encuentran trabajo los fines de semana a los pocos meses de ponerse a estudiar el ciclo, y no es una profesión ni mal pagada ni en la que se trabajen muchas horas, sino que los convenios que nosotros tenemos con hosteleros de la zona como por ejemplo el Parador de Alcañiz son acordes a un trabajo de ocho horas laborales. Además, si se hacen extras, se pagan”.

El IES Matarraña se suele encontrar todos los años por estas fechas con esta situación, muy poca demanda para la oferta formativa del ciclo, así que tiene que recurrir a realizar acciones de promoción en las redes sociales o a través de medios de telefonía móvil para llegar a su público objetivo y conseguir que durante el periodo de matrícula haya “al menos ocho o nueve personas interesadas en el ciclo”. En caso de que no se llegara a ese “mínimo”, posiblemente el ciclo desaparecería del IES Matarraña.

Perderlo sería nefasto, porque recuperarlo, en opinión de Latas, resultaría “muy complicado”. El docente explicó que “si se pierde un ciclo un año es muy difícil volver a implantarlo después, porque hay que hacer un proyecto y presentarlo ante la dirección provincial de Educación, pero para que lo concedan debe de haber suficiente demanda que justifique su implantación”, añadió.

Durante el periodo de preinscripción “solamente ha habido dos alumnos que han rellenado el formulario, y sabemos que hay alguno más que ha llamado interesándose, pero hasta que no llegue el periodo de matrícula no sabremos seguro cómo está la demanda real”, reconoció.

Para Latas, “lo más curioso es que hay mucha demanda de empresarios de la zona y de otras comarcas. Nos llaman buscando personal con formación, pero los jóvenes no ven en la de camarero una profesión que les llame la atención, a pesar de que hacen cosas muy interesantes y que luego les enganchan, como pueden ser las coctelerías o las catas de vino”. A Latas le da “rabia que pueda perderse, porque es una profesión con empleo y en la que además el Instituto oferta un Erasmus para que los chavales que están en segundo curso puedan hacer sus prácticas en empresas de hostelería de lujo de París”.

La oferta en Hostelería

El IES Matarraña dispone en la rama de Hostelería de una formación básica de dos años de duración para aquellos alumnos que no han terminado la ESO. En cuanto a los grados medio, dispone del de Servicio de Restaurante y bar -el que tiene menos demanda y del que ya han salido tres promociones consecutivas- y otro de Cocina y Gastronomía, que se llena sin problemas. “En este segundo nunca faltan alumnos”, añadió Latas. En ello ayudan programas de televisión como Mastercheff. Y es que “todos los alumnos tienen sus ídolos y sus referentes y todos quieren ser cocineros estrella”, reconoció el docente.