Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

La hija y la nieta de Francisco Serrano, ante los restos del guerrillero el pasado mes de diciembre

El maqui de Castellote será enterrado en su pueblo

La familia confirma que trasladará los restos cuando pueda

La familia de Francisco Serrano, el maqui de Castellote cuyos restos han sido identificados esta semana como los que se localizaron en el cementerio de Els Reguers, quiere enterrarlo en el cementerio del pueblo, aunque esperará a que se levanten las limitaciones de movilidad interprovincial.

La nieta de Francisco Serrano, Ángeles Castel Serrano, confirmó que la intención es dar sepultura a los restos de su abuelo en cuanto se pueda. Fuentes del departamento de Justifica de la Generalitat de Cataluña señalaron que está por decidir si la familia acudirá a Tortosa a recoger los restos del familiar o si éstos se trasladarán directamente a Castellote. Según la nieta de Serrano, los trámites administrativos podrían retrasar el traslado de los restos más de un mes.

Ángeles Castel se mostró “agradecida a todas las personas que han hecho posible que hayamos recuperado los restos de mi abuelo”, desde el departamento de Justicia de la Generalitat hasta el diputado de Ciudadanos en el Parlamento aragonés Ramiro Domínguez, que fue quien apoyó a la familia en la búsqueda de su antepasado.

Según Ángeles Castel, su madre, Lidia Serrano, hija de Francisco, que tenía 18 años cuando su padre murió tras recibir un disparo, “está muy contenta por haber podido recuperar” los restos de su progenitor. 

Madre e hija asistieron el pasado mes de diciembre a la exhumación de los restos encontrados en una sepultura del cementerio de Els Reguers, donde un testigo afirmó haber visto cómo enterraban a Francisco Serrano. “Había muchos indicios que apuntaban a que era él; no sólo el testimonio de esta persona, que estaba seguro del lugar donde lo habían enterrado, sino también el disparo en la parte trasera de la cadera. Estábamos convencidas de que nos confirmarían que era mi abuelo y así ha sido”. La familia fue avisada este miércoles de que las pruebas de ADN a los restos coincidían con los de Lidia.

Con La Pastora

El maqui actuó entre las comarcas del Maestrazgo, Els Ports de Castellón y la Terra Alta junto al guerrillero Florencio Plà, conocido como La Pastora. Ambos asaltaron una masía cerca de Tortosa en agosto de 1954 e intentaron secuestrar a la hija de los masoveros para obtener dinero y comida. Uno de los hijos, oficial de milicias, tenía una pistola escondida y aprovechó una distracción para disparar a Serrano. Los dos guerrilleros huyeron, pero Serrano no pudo continuar debido a las heridas y murió en las proximidades del lugar del asalto. Un alguacil y un sereno trasladaron a Serrano hasta el cementerio de Els Reguers y lo enterraron.