Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

El Matarraña rechaza la orden que decreta nuevas zonas vulnerables a la contaminación por nitratos

Pide las plantas de purines y actualizar los análisis de las aguas

La Comarca del Matarraña ha solicitado al Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente que anule la tramitación del proyecto de orden por la que se designan y modifican las zonas vulnerables a la contaminación de las aguas por nitratos procedentes de fuentes agrarias en Aragón, y por la que se aprueba el V programa de Actuación sobre las Zonas Vulnerables designadas, que incluye la reducción de cartillas ganaderas en territorios con sobre explotación.

El pasado jueves, el Consejo comarcal aprobó un paquete de alegaciones contra la citada orden en la que aprovecha para instar al Gobierno de Aragón a que agilice la puesta en funcionamiento de las plantas de depuración de purines existentes en el Matarraña “con el fin de reducir el nivel de nitratos de las zonas ya declaradas vulnerables”. 

Además, solicita al consejero  Joaquín Olona que amplíe el periodo de exposición pública por el plazo de otro mes para que “los agentes públicos y privados puedan, en condiciones de seguridad jurídica, estudiar convenientemente el texto del proyecto y su programa y, en consecuencia, puedan efectuar las oportunas alegaciones al mismo, dado que su aprobación afecta directamente a los intereses económicos y sociales del territorio”. 

En uno de los puntos de las alegaciones, la comarca asegura que el plazo de exposición pública del documento –un mes– es “insuficiente para el adecuado análisis de los efectos negativos que generaría el proyecto a los intereses públicos comarcales y municipales afectados”, y más cuando se produce en pleno agosto, “mes en que no se dispone de los recursos técnicos para su evaluación y propuesta de alegaciones o sugerencias”. 

Municipios al completo

Pero en el fondo de las alegaciones está que las zonas que se han catalogado en el borrador como vulnerables no se han analizado en los últimos años, según expone el Matarraña, que no entiende cómo más de la mitad de su territorio se puede considerar contaminado.

En concreto, el anexo XIV de la orden indica que son zona vulnerable por aguas superficiales Fuentespalda, Peñarroya de Tastavins, Valdeltormo, Cretas, La Fresneda, Torre del Compte, La Portellada y Ráfales; y por aguas subterráneas Mazaleón, Valdeltormo, La Fresneda, Torre del Compte, La Portellada y Ráfales. 

La comarca asegura que “no existen analíticas de las masas de agua subterráneas” de los municipios referidos en la web de la Confederación Hidrográfica de Ebro, y que las analíticas de niveles de nitratos en aguas superficiales no están actualizadas en dicho portal. Recuerda la comarca que la directiva europea relativa a la protección de las aguas “impone a los Estados miembros la obligación de identificar las aguas que se hallen afectadas por la contaminación de nitratos de esta procedencia”. 

En este sentido, insta a la justificación mediante analíticas y pide al Gobierno de Aragón que vele “por el cumplimiento de los intereses medioambientales y económicos de los habitantes de su territorio, más allá de seguir recomendaciones europeas y garantizando, por seguridad jurídica, la elaboración de un adecuado estudio empírico de la zona”. 

Protesta también la institución comarcal porque el proyecto de orden del Gobierno de Aragón cambia el criterio de designación de zonas vulnerables, considerando “todo el término municipal como zona vulnerable y sin tener en cuenta los diferentes drenajes que puedan existir en su territorio”, recoge el texto alegador. 

Además, el Matarraña asegura que en los anexos III, IV y V se muestra que las necesidades máximas de nitrógeno (N) según producción (kilos por tonelada) y superficie dependen del tipo de cultivo, pero “no se justifica la fijación límite de 170 kg de N/ha y año, de origen orgánico, ni tampoco se contempla el por qué este valor no depende del tipo de cultivo como también la necesidad de nitrógeno total”. Tampoco se justifica, a entender del Consejo comarcal, “el por qué los abonos minerales no presentan limitación superior del mismo modo que los abonos orgánicos”. 

Por último, la Comarca y sus ayuntamientos protestan porque no han sido informados por la Consejería de la ampliación de la designación de zonas vulnerables en el territorio, “lo que supone una vulneración de la autonomía comarcal y municipal”, y recuerda que el acuerdo adoptado fue realizar modificaciones cada cuatro años, “tal y como se ha venido realizando hasta ahora”. 

No quieren reducir cartillas

Si se aprueba la nueva orden tal y como está y en ausencia de plantas de purines en funcionamiento, “mucha granjas tienen que coger muchas más tierras de cultivo o reducir el volumen de ganado”, por lo que “si hacemos reducción de cartilla ganadera dejamos de ser competitivos y cerramos explotaciones”, denunció el consejero comarcal de Medio Ambiente, José Ramón Arrufat. 

“Se les llena la boca para que la España vaciada no se siga vaciando y este tipo de medidas son totalmente contrarias a eso porque contribuyen a que el medio rural se despueble mucho más deprisa”, advirtió.