Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Docentes, alumnos-trabajadores y autoridades posan con los certificados en la plaza de Aguaviva. Ayto. de Aguaviva

El molino harinero de Aguaviva, restaurado con un taller de empleo

Nueve alumnos-trabajadores han obtenido certificados en albañilería

El molino harinero de Aguaviva luce restaurado después de un año de taller de empleo destinado a su recuperación. Ha formado a nueve alumnos que han obtenido los certificados de profesionalidad de auxiliares de albañilería de fábricas y cubiertas, y revestimientos con pastas y morteros en construcción.

La acción formativa se dio por finalizada el pasado viernes con el acto de entrega de diplomas en el salón de actos de la casa de cultura de la localidad bajoaragonesa, con presencia del alcalde del municipio, Aitor Clemente, y la agente de desarrollo local de la Comarca del Bajo Aragón, Yolanda Rallo.

El primer edil transmitió el agradecimiento de la Corporación municipal a la directora, al docente y a todos los alumnos por el esfuerzo y el trabajo realizado para la restauración de este importante elemento del patrimonio cultural de la localidad con las labores que han desarrollado durante los doce meses que ha durado el taller.

El proyecto ha contado con una financiación de 213.614,37 euros por parte del Inaem, y 16.276,26 euros adicionales procedentes de fondos municipales, a los que se han sumado los gastos en los materiales empleados en la obra y otros trabajos auxiliares, que han sido sufragados también por el Ayuntamiento.

Debido a la situación sanitaria por la Covid-19, durante la primera fase del proyecto los nueve alumnos –cinco hombres y cuatro mujeres– recibieron casi toda la formación teórica de manera telemática, lo que implicó un doble esfuerzo tanto del alumnado como del equipo docente para salvar las barreras informáticas.

En el momento en que la situación sanitaria ya permitió el trabajo presencial se comenzaron prácticas por distintas zonas del pueblo, como el acceso al cementerio, la captación de agua de la Balsa Nueva o un pequeño jardín situado en el camino de Calanda, que permitieron a los alumnos comenzar a aplicar los distintos conocimientos teóricos adquiridos.

La segunda fase del taller de empleo fue empleada en su mayoría para realizar las prácticas en alternancia en el molino harinero de la localidad. Durante este tiempo se desarrollaron tareas, tales como trabajos previos de limpieza, desbroce y demolición, levantamiento de fábricas con diversos materiales (ladrillo cerámico, bloque de hormigón, piedra) y saneado de muros de piedra, lo que implicó la limpieza completa de ellos y el posterior rejuntado.

En las últimas semanas se llevaron a cabo los trabajos de preparación de soportes y su posterior realización de enfoscados y guarnecidos “a buena vista”. Se ejecutó casi por completo una cubierta plana transitable en el edificio anexo (elaboración de forjado, formación de pendientes, realización de antepechos) y se realizó el lucido con mortero de cemento de grandes superficies en las fachadas del edificio, detalla el consistorio.

No está acabado

Cabe reseñar que actualmente el Ayuntamiento de Aguaviva está preparando toda la documentación necesaria para solicitar al Inaem la ejecución de una segunda fase del proyecto con la que se puedan continuar los trabajos necesarios para rehabilitar este emblemático inmueble, además de seguir apostando por ofrecer una alternativa laboral y formativa a los vecinos del municipio que se puedan encontrar en situación de desempleo.