Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

El nuevo hospital de Alcañiz tendrá unidad del dolor y un box de pediatría en urgencias El nuevo hospital de Alcañiz tendrá unidad del dolor y un box de pediatría en urgencias
Las dos consejeras, junto al alcalde de Alcañiz, el presidente de la Diputación y el gerente del Salud, entre otros

El nuevo hospital de Alcañiz tendrá unidad del dolor y un box de pediatría en urgencias

La titular de Sanidad también confirma que se incorpora un hospital de día oncológico

El proyecto del nuevo hospital de Alcañiz que se encuentra en licitación contará con algunos servicios nuevos que no fueron incluidos en el proyecto aprobado en 2015 y que resultó fallido con la resolución del contrato a la UTE OHL-Dragados por incumplimiento de los plazos de obra. Las unidades que ha incorporado el nuevo proyecto son un box de pediatría en urgencias con su sala de espera, un hospital de día oncológico y una unidad del dolor o quirófano de cuidados paliativos y convalecencias. 

De estas tres mejoras informó ayer por la mañana la consejera de Sanidad de Aragón, Sira Repollés, durante la visita que realizó ayer a Alcañiz, en la que estuvo acompañada por la consejera de Presidencia, Mayte Pérez. Ambas se reunieron por la mañana con la Corporación municipal para informar de la continuación de las obras del nuevo centro sanitario, que se encuentran en licitación hasta el próximo 12 de enero. Ambas también mantuvieron un encuentro con responsables sanitarios del hospital. Por la tarde, Repollés participó en el Consejo de Ciudad de Alcañiz que se celebró en el Teatro Municipal. También lo hizo el director de Obras del Salud, que explicó cuál será la dotación del futuro hospital en cartera de servicios y el estado de ejecución en que se encuentra la obra tras la fallida licitación de la UTE anterior. Durante el Consejo de Ciudad, la consejera respondió a las preguntas que le formularon las asociaciones locales y la ciudadanía sobre la obra.

El hospital estará dotado de 162 habitaciones, que serán individuales en las unidades de obstetricia y pediatría, mientras que el resto serán habitaciones polivalentes. El centro sanitario tendrá posibilidad de llegar hasta la 266 habitaciones, ya que las dos primeras plantas quedarán construidas y planificadas y la tercera será diáfana para prever la posibilidad de ampliar si fuera necesario. Según Repollés, “esto es muy importante en un hospital, porque supone flexibilidad y capacidad de ampliación si es necesario”.

En respuesta a algunas de las preguntas realizadas en el Consejo de Ciudad, Repollés calculó que a finales de marzo o principios de abril, la obra podría volver a estar adjudicada, de manera que “en abril o mayo podrían reanudarse las obras”, añadió la consejera. Repollés quiso en este punto destacar el trabajo que han realizado los servicios técnicos del Gobierno de Aragón, que “no han podido ser más rápidos tras haber recepcionado las obras de un hospital de este calado y haber desdoblado toda la obra en lotes, actualizando el presupuesto en el tiempo en que lo han hecho”. No en vano, recordó que desde el anuncio de resolución hace justo un año, el Gobierno de Aragón consiguió recepcionar la obra en junio y sacarla a licitación el pasado mes de noviembre.

“Las vicisitudes que ha tenido esta obra se han podido subsanar y en tiempo récord hemos podido licitar la obra. La voluntad es que se acabe a tiempo, que sea un hospital del siglo XXI, moderno, flexible y respetuosos con el medio ambiente", declaró la consejera.

En cuanto a la finalización de la obra, la consejera indicó que estará acabada en la “primavera de 2023”, aunque a continuación habrá que dotar al centro sanitario de la “infraestructura tecnológica y de los equipamientos sanitarios” necesarios. En este sentido, reiteró que la ocupación del hospital será paulatina, de manera que los servicios asistenciales se irán trasladando de manera ordenada, de acuerdo a un plan funcional que se acordará con el personal sanitario. Durante un tiempo, por tanto, los dos hospitales “coexistirán”, ya que debe garantizarse que ningún servicio indispensable deja de funcionar, añadió.

Durante la ronda de preguntas también se cuestionó por cómo accederán los ciudadanos procedentes del Bajo Aragón a las instalaciones. En ese sentido, el alcalde de Alcañiz, Ignacio Urquizu, recordó que el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) contempla la conexión de las carreteras nacionales 211 y 232 con una carretera de titularidad provincial pendiente de construir y cuyo trazado enlazará con la carretera de Puigmoreno-Valmuel TE-730 y con el nuevo vial de acceso. La construcción de esta vía de conexión, según el alcalde, podría estar terminada en un plazo de dos años. “Nuestra aspiración es que la licitación salga este año y podamos ver su apertura en dos años”, añadió. De este asunto, dijo, habló ayer con el presidente de la Diputación de Teruel (DPT).

También se refirió Urquizu al vial que conectará el hospital con el resto de vías de comunicación y cuyo último presupuesto rondaba los nueve millones de euros. Según el alcalde, previsiblemente esta vía de conexión, que revertirá en el Ayuntamiento de Alcañiz para su mantenimiento posterior, se financiará con fondos de otras administraciones, en concreto del Fondo de Inversiones de Teruel (Fite).

Para no repetir errores

La consejera también se refirió a las medidas adoptadas por el Salud para impedir que la nueva adjudicación del contrato termine con un fiasco como pasó con la anterior. Según aseguró Repollés, el troceamiento de la obra en cinco lotes y la creación de la figura especial del gestor de los lotes que supervisará la ejecución son las dos más importantes para impedir otro parón en los trabajos. Por otra parte, insistió en que este presupuesto (87 millones de euros) es “más realista”.

El edificio tendrá 37 habitaciones más que el actual y 8 puestos de UCI

 

El futuro hospital contará con una planta baja y tres plantas alzadas, la última de las cuales quedará diáfana para un potencial crecimiento del hospital. Habrá 162 camas de hospitalización, frente a las 125 actuales, además de servicio de UCI, con 8 puestos individuales, cerrados y acristalados. A la UCI se accederá por tres zonas diferenciadas para el personal, los suministros y retirada de residuos y los familiares de las personas que se encuentren ingresadas.

El área de Urgencias contará con dos puestos de reanimación, dos consultas de triaje, sietes boxes, tres salas de curas y once puestos de observación; un bloque quirúrgico con seis quirófanos y seis puestos de URPA; bloque obstétrico con cuatro paritorios; zona de Rehabilitación; 13 salas para Radiodiagnóstico; y área de Servicios ambulatorios. Esta última tendrá 62 consultas externas, 20 puestos de hemodiálisis, 5 puestos para extracción de muestras, y hospitales de día Oncológico (11 puestos), Médico (6 puestos) y Quirúrgico (8 puestos). A todo ello hay que sumar los laboratorios de Análisis clínicos, Microbiología y Anatomía Patológica; Farmacia; Medicina Preventiva; Atención al usuario y Documentación; Docencia e Investigación –con salón de actos y biblioteca-; y áreas de servicios generales, personal y gerencia.

El inmueble se ha diseñado para aprovechar la energía solar, con paneles solares y fotovoltaicos. Además, contará con espacios ajardinados interiores para crear microclimas intermedios entre el exterior y el interior y favoreciendo la ventilación natural.

Asimismo, el centro hospitalario contará con un aparcamiento en superficie de unas 600 plazas.