Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Torre del homenaje y capilla románica, primera iglesia de Alcañiz

El Parador de Alcañiz propone regular los accesos a la parte histórica del castillo calatravo

Envía un borrador de convenio para planificar las visitas a la capilla, el claustro y la torre del homenaje

El Parador de Turismo de Alcañiz y el Ayuntamiento negocian un convenio a cuatro años prorrogables otros cuatro más para regular el uso de la capilla románica, el claustro protogótico y la torre del homenaje gótica del castillo de Alcañiz. Las tres forman parte de la parte histórica del castillo, integrado en el Parador Nacional y cedido al Estado a través de un acuerdo plenario del Ayuntamiento el 29 de septiembre de 1966 para su rehabilitación como Parador de Turismo.

El documento trata de regular el uso de la parte histórica del castillo para planificar la utilización de las instalaciones tanto por parte del Parador Nacional como de la Corporación municipal, lo que terminará afectando a las visitas turísticas y guiadas de la Oficina de Turismo y las empresas de servicios turísticos -el castillo, la capilla y la torre del homenaje forman parte del itinerario turístico- así como las que puedan realizar el resto de la población.

No es la primera vez que el Parador intenta regular el uso de este espacio histórico que se encuentra dentro de las instalaciones. Sin embargo, nunca se ha llegado a cerrar un convenio ni a avanzar en las negociaciones.

Para llegar a la torre del homenaje, a la capilla románica y al claustro hay que atravesar los jardines y adentrarse dentro del edificio, lo que genera un trasiego de personas constante. 

El borrador de convenio recibido ahora ha llegado a la Comisión de Cultura, en donde la impresión general ha sido que éste es un texto claramente favorable a los intereses del Parador Nacional, en cuanto la obligación de mantenimiento, limpieza y costes energéticos recaen en el Ayuntamiento de Alcañiz, mientras la planificación y autorización del uso de las instalaciones queda en manos de la empresa.

La Comisión de Cultura y los servicios jurídicos y técnicos del Ayuntamiento estudian tanto el borrador que ha enviado la dirección del Parador para su rúbrica como el documento de cesión del castillo aprobado por el pleno de la Corporación en 1966, según el cual la cesión del inmueble se realizaba en su integridad, “con la salvedad de que se respeten las salas en que existen pinturas, las cuales deben de ser conservadas como museo”. Es decir, los espacios históricos deben de ser de uso público. 

Según la propuesta de Paradores, el Ayuntamiento seguirá asumiendo los gastos de luz del conjunto afectado -de la parte histórica- la limpieza y el mantenimiento del jardín del claustro con el fin de “garantizar un correcto uso del lugar como espacio patrimonial y museístico preferente ”. Asimismo, la limpieza y mantenimiento de las instalaciones irán a costa del consistorio.

Otra de las cláusulas señala como responsabilidad municipal la colocación e instalación de una malla protectora en las ventanas de la parte superior de la torre para evitar la entrada de palomas, así como la limpieza de la Torre de Lanuza, de dos plantas más escalera que se encuentra dentro de la zona histórica del Parador.

Por el contrario, el convenio  deja la potestad exclusiva a Paradores para la planificación del uso de las tres estancias históricas, incluidos los usos que pueda realizar el Ayuntamiento, ya sea mediante eventos en la capilla -convertida en salón de actos tras una rehabilitación décadas atrás- o bien mediante distintas visitas guiadas. El objetivo es que la utilización municipal“no interfiera en la actividad cotidiana del establecimiento”, apunta el documento. 

La disponibilidad de las instalaciones queda bajo la tutela de la empresa, puesto que entre las cláusulas figura que  “para solicitar el uso del espacio, el Ayuntamiento tendrá que ponerse en contacto con la dirección del Parador”, que también tendrá la llave de capilla y torre.  Eso sí, se matiza que el Ayuntamiento podrá usar las instalaciones de forma “gratuita”, es decir, “estarán exentas de tasa”, si bien “para planificar diferentes visitas turísticas y culturales al espacio patrimonial”, el Ayuntamiento tendrá que “coordinarse” con el Parador de Turismo. 

Gestión y conservación

En relación a la gestión, conservación y puesta en valor del espacio, el borrador de convenio señala que el Ayuntamiento “ayudará en la limpieza, restauración y posible rehabilitación del espacio, bien con medios propios o bien como entidad intermediaria ante instituciones terceras que tienen como fin desarrollar obras y proyecto de rehabilitación patrimonial”. Igualmente,. se apunta a la creación de una comisión de evaluación del convenio “para garantizar su correcto desarrollo y aplicación”. En este sentido, “se creará una comisión de trabajo Ayuntamiento de Alcañiz- Parador de Turismo en la que se evaluarán proyectos, iniciativas y mejoras”. En este sentido, el borrador llega a plantear una última cláusula según la cual el Ayuntamiento deberá de atender “en especial, las quejas (si las hubiera) por parte de clientes de Paradores referentes a la atención turística municipal, intentando mejorar la calidad turística del espacio”.

El concejal de Cultura, Jorge Abril, declaró que el texto “está en negociación” y no tiene por que ser el definitivo. Según su punto de vista, “nos ha tocado a nosotros firmar este acuerdo, cuando otras Corporaciones no dieron el paso”. El edil desveló que “el Parador redactó un convenio hace tiempo, pero no se firmó, así que se está buscando un acuerdo beneficioso para todos”.

El concejal recordó que “es bueno tener un Parador en Alcañiz, que puede hacer un uso legítimo de las instalaciones, porque se cedieron en su momento y es un espacio privado”. No obstante, hay una cláusula que deja claro el uso público de la parte patrimonial e histórica. 

En cualquier caso, aunque no figuran en el borrador, Abril informó de que la empresa ha propuesto “unos horarios, con unas fechas concretas para que cuando haya visitas y grupos que realicen visita, los servicios turísticos puedan recoger las llaves en recepción”.

Por otro lado, el concejal recordó que el Ayuntamiento de Alcañiz ya se hace cargo de los costes de luz que genera la parte histórica del castillo y del mantenimiento de los jardines. Añadió que “buscaremos algunas contraprestación”, aunque no quiso adelantarla “porque forma parte de la negociación”. Además, añadió, el borrador “está en fase de estudio”.

El Parador

Por parte del Parador Nacional de Turismo, su director, Alberto Hernández, informó de que el documento que se ha llevado a la Comisión de Hacienda “es un borrador que puede cambiar”. En cualquier caso, consideró que “la parte histórica y monumental es parte integrante del Parador y lo lógico es que sea el propietario el que tenga a bien regular sus usos”. En este sentido, Hernández subrayó que “se están redactando unas condiciones para normalizar la situación y regular la relación entre el Ayuntamiento de Alcañiz y el Parador en cuanto al cuidado de los espacios y promoción turística de la zona monumental”.

Inversión pública

La cesión de 1966 realizada por el Ayuntamiento de Alcañiz al Estado fue de todas las instalaciones sin excepción, aunque con una cláusula que señalaba que las pinturas debían ser musealizadas, es decir, ser de acceso público.

Aunque el Parador es el propietario del edificio, tal y como señala su director, no hay que obviar que en la parte histórica del Castillo no sólo se ha realizado un mantenimiento costeado con dinero público, sino que se han invertido cientos de miles de euros en distintas restauraciones. Así ocurrió cuando se rehabilitó el sepulcro de los Lanuza, que se encuentra a la izquierda del acceso a la capilla románica, momento en el que se aprovechó para intervenir en una grieta de la iglesia románica de Santa María Magdalena y convertirla en salón de actos. Igualmente, Patrimonio de Aragón financió la recuperación y limpieza de las pinturas murales.